Lunes 18 de Octubre de 2021       •      Dólar= $816,97      •      UF=$30.228,94       •      UTM=$52.631

George Lever, Gerente de Estudios y Director del Centro de Economía Digital, CCS:
“El Blockchain, como tecnología, ganará un protagonismo inusitado”

El surgimiento de las criptomonedas como medio de pago y como activo de inversión provocó que hoy el Blockchain, la tecnología detrás de estas divisas, gane relevancia por la seguridad y eficacia detrás de su modelo. Conversamos sobre la evolución de las criptodivisas y el futuro del Blockchain, con el ejecutivo.

¿Por qué gana relevancia el Blockchain?
El Blockchain (o “cadena de bloques”) es un modelo cuya principal característica es ser una red distribuida en la que todos los actos que ocurren en su interior quedan establecidos como eslabones de esta cadena, y que otorga total seguridad a quienes participan en la red sobre los actos que tienen lugar. Se trata de una red que permite la participación de cualquiera, siempre y cuando se acepten y sigan determinados protocolos, los cuales varían según con el tipo de función que cumple esa red.

Además, el Blockchain se considera como una red altamente segura, ya que independientemente de quién participe, los acuerdos que se establecen entre partes (por ejemplo, los contratos inteligentes o “smart contracts”) quedan protegidos por el “timestamping” (o sellado de tiempo) que ocurre cuando todos los demás nodos de la red contribuyen a formar ese bloque de información. Y es precisamente por su seguridad que será una tecnología relevante en formatos como medios de pago, o en autenticación de personas para efectos de establecer un contrato, por ejemplo.

Uno de sus principales usos es crear criptomonedas, ¿cómo es ese proceso?
Existe un mercado en que los actores se dedican a hacer minería de datos para resolver problemas basados en algoritmos que permiten finalmente “desenterrar” (o crear) bitcoins, la criptomoneda más conocida. En otras palabras, al dar solución a un problema matemático, surge una recompensa, la que es en forma de criptomoneda.

En este mercado, habrá una cantidad limitada de monedas; los bitcoins que finalmente estarán en circulación serán siempre los mismos en cantidad, y esa lógica es responsable de gran parte de la volatilidad que se está viendo en su valor.

¿Qué le otorga valor a la criptomoneda?
Si hay actores en el mercado dispuestos a aceptar un bitcoin como medio de cambio (por un bien o servicio, por ejemplo), se valida el valor que tiene la moneda, pero si nadie está dispuesto a aceptarla, no vale nada. La criptomoneda no tiene un respaldo en otro tipo de activo, se respalda solo por la aceptación que le entregan los distintos actores y su valor depende exclusivamente de la fuerza de la oferta y demanda y de la velocidad con las que estas crecen o se contraen.

Bajo este escenario y con este tipo de activo, aparece la fuerza de la especulación que lleva a que hoy la criptomoneda concentre gran interés como activo de inversión. Eso ocurre en la especulación de commodities, monedas tradicionales o acciones de una empresa y lo que está pasando nos remite a recordar el proceso de valorización de grandes empresas nuevas de la economía digital. Son alternativas de inversión que en su momento generan grandes expectativas de retornos.

¿Qué pasa con las regulaciones en esta materia?
En la medida en que ciertos actos no se topen con actividades que están reguladas, el uso de la criptomoneda es, en teoría, totalmente válido. Si alguien está dispuesto a dar algo a cambio de recibir una criptomoneda, ya sea bitcoin o cualquiera de las más de 1.000 que existen en el mundo, hasta ahí no se ha violado ninguna regulación conocida en la generalidad de los mercados.

De hecho, yo puedo estar dispuesto a aceptar que me paguen en paltas por la compra de un celular, como ocurrió en el último CyberDay. En la medida en que el comprador y el vendedor están de acuerdo con aceptarla como medio de cambio, no hay problemas regulatorios. Estos surgen a través de los usos “derivados”, como podría ser el lavado de activos, que es uno de los principales argumentos de las autoridades a nivel mundial para limitar su validez como instrumento. Existe mucho temor por el uso de la criptomoneda para el lavado de activos, más aún si suben tanto de precio. En vez de tener la necesidad de transformar la renta de una actividad ilícita en una forma trazable de dinero, eventualmente podría convertirse a esta forma intrazable, protegida por todos los elementos de seguridad de los que hablábamos. Ahora bien, si existiera un banco central emitiendo monedas a través de un modelo Blockchain, con todos los elementos que tiene hoy el modelo de emisión de dinero, sería perfectamente válido y estaría en concordancia con la regulación. Entonces, la regulación no es un problema intrínseco de la criptomoneda, sino del tipo de uso que se le da como medio de intercambio.

¿Qué viene ahora en relación con las criptomonedas?
Creo que probablemente en el corto plazo viene una serie de regulaciones nuevas para limitar su uso en actividades que eventualmente no están reguladas, por ejemplo, limitar la posibilidad de que inversionistas regulados, como los institucionales, inviertan en criptomonedas. Hay una avanzada a nivel global de este tipo de decisiones regulatorias y eso puede afectar su desarrollo y el impulso que ha mostrado la demanda. En el mediano plazo esperaría que, como toda innovación, disminuyan en forma importante los temores que su potencial uso ha generado y se integre en forma mucho más fluida a los sistemas económicos.

¿Y qué se espera en materia de Blockchain?
Creo que el foco de la atención trascenderá hacia la tecnología que facilitó el bitcoin, que es el Blockchain, entonces probablemente las criptomonedas perderán preponderancia y el Blockchain, como tecnología, ganará un protagonismo inusitado. Estamos en el proceso de identificar sus usos, qué es lo que sí funciona en la práctica, porque en la teoría funciona para todo.

Donde conceptualmente entra muy fácil el Blockchain es en aquellos mercados o actividades en los que se requiere un agente de confianza, un ministro de fe o un notario que certifique y valide ciertos actos, poderes o personalidades. Pero también hay otros usos, como la seguridad digital del sistema financiero. A raíz del caso reciente de un banco de la plaza, se propuso volver al sistema de transacciones de fondos por Internet que no fueran instantáneas, sino que fueran verificadas antes de autorizarse. A mi juicio, en la actualidad, algo así sería un enorme retroceso, y sería mucho más eficiente dotar al modelo transaccional de elementos de seguridad avanzada basados en herramientas como Blockchain. Contratos inteligentes, constitución de empresas, medios electrónicos de pago e incluso todo el sistema registral de un país podría estar, en teoría, basado en Blockchain. No sabemos si eso va a ocurrir o no, pero sí sabemos que la tecnología Blockchain podría estar en todas partes, en el tracking de un proceso logístico, en la firma digital o la factura electrónica, entre otros.

¿Qué falta para pasar de la teoría a la práctica?
Lo que viene ahora es descartar aquellos casos en los que el Blockchain todavía no es eficiente (o nunca lo será), y eso tiene mucho que ver con el costo del desarrollo de las redes sobre las que opera esta cadena de bloques, y tiene que ver con la eficiencia con la que se están resolviendo los problemas en la actualidad. Luego hay que identificar áreas de incorporación atractivas y viables en el corto y mediano plazo. Seguramente, Blockchain entrará primero en aquellas áreas donde tiene una ventaja de costo y eficiencia importante frente a una forma de hacer las cosas que hoy presenta gaps de eficiencias muy grande.

Por ejemplo, el mundo de la salud es un área de la modernización del Estado donde Blockchain tiene mucho que aportar si se revela como una metodología y tecnología de bajo costo y alta eficiencia.

El punto de partida en este caso presenta una brecha de eficiencia muy alta, lo que hace atractivo explorar nuevas tecnologías habilitadoras de eficiencia. En otras áreas es probable que el tema esté actualmente razonablemente resuelto, como la autenticación por biometría y, en esos casos, aun siendo potencialmente eficiente, es posible que no se justifique introducir modelos basados en bitcoin en el corto plazo. Pero estamos en el proceso de pasar de la especulación teórica al diseño viable y de ahí a la implementación práctica.

Julio 2018
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos Tecnológicos
SERVICIOS GESTIONADOS DE IMPRESIÓN: Cubriendo las necesidades del cliente esté donde esté
INDUSTRIA TI: ¿Cuáles serán las tendencias y retos 2021?
LA TRANSFORMACIÓN DE LOS PROVEEDORES DE TI: El nuevo perfil de los integradores
Contáctenos
Dirección: José Manuel Infante 919, Of. 203
Providencia, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.