Jueves 21 de Octubre de 2021       •      Dólar= $812,16      •      UF=$30.263,85       •      UTM=$52.631
bannerbig.gif (7260 bytes)
En la era del BIG DATA
Control total sobre la información
d1000.jpg (19899 bytes)

Mucha información es sinónimo de gran caos, sobre todo si se trata de datos no estructurados, de distinta naturaleza, que surgen a alta velocidad y desde distintos frentes. La solución a esta problemática está en manos de big data, la nueva tendencia de la que todos hablan, capaz de vincular la información proveniente de múltiples canales, analizar su importancia y ponerla al servicio del negocio, para avanzar en la toma de decisiones más acertadas y oportunas. Acerca de su impacto en el mercado local y mundial, conversamos con proveedores expertos en esta tecnología, en el desayuno organizado por Revista Gerencia.

En todo el mundo aseguran que la explosión de big data se produjo a partir de las redes sociales. Y desde ese momento no ha parado. Este nuevo concepto TI, según la definición de los expertos, es una propuesta que por primera vez toma todos los datos que conciernen a una empresa -sin excluir ningún canal- los almacena, los procesa, los analiza de acuerdo a criterios queo de marketing, y los pone a disposición de las áreas de toma de decisiones de las compañías. Es, como indica Gonzalo Herrero, Regional Executive Director de Focus BS Chile, un paso más allá que Business Intelligence, porque se centra en el análisis de información, en minería de texto, buscando datos relevantes para el negocio del cliente. “Ese es el punto crítico que toca big data, porque analiza información que aunque estaba disponible, no era utilizada, y que se está volviendo cada vez más relevante”, precisa.

Como explica Nicolás Gallo, Consultor Senior de Nexper, “técnicamente big data agrupa tecnología de hardware para el almacenamiento de información, herramientas de software para el análisis de los datos y aplicaciones específicas para el estudio de distintas variables del negocio”. De acuerdo a la opinión de los entendidos, se resume en las “4V”: volumen, variedad, velocidad y viscosidad de datos. Porque la información se genera en grandes cantidades, es de características diversas, surge más rápidamente que nunca antes y al ser tan distinto su origen y naturaleza, es compleja de clasificar.

 

Más información, desde distintas fuentes

Con la irrupción de Facebook y Twitter, sumada al sentido crítico que comenzaron a tener los call y contact centers y los sitios web de las empresas, la información a disposición de éstas creció más allá de la data tradicional que acostumbraban a manejar. Como señala Marcelo Sukni, Gerente General de SAS, las compañías se dieron cuenta de que aparte de la data estructurada, que está en los sistemas de información operacionales y transaccionales, existen muchos otros datos no estructurados, contenidos en los e-mail, en las cartas, en los box-mail y en los call centers, que no están físicamente almacenados en una única base de datos, y que necesitan ser llevados a un repositorio de gestión para hacer análisis de información, de la voz y del texto, y complementarse con el resto de la data.

Sólo así -asegura el ejecutivo de SAS- es posible realizar un análisis integral de la compañía, entender qué están diciendo los clientes desde los distintos canales y en base a eso tomar mejores decisiones y aumentar los KPIs. “Hoy existe más información, proveniente de distintas fuentes, eso es una realidad y, al mismo tiempo, una gran oportunidad para ordenarla y sistematizarla en el formato y velocidad que se requiera, para tomar mejores decisiones en el área del servicio al cliente, fraude, riesgos y optimización de los procesos”, asevera.

Prácticamente al mismo ritmo que crece la información, se han desarrollado herramientas de análisis de datos capaces de informar a las empresas qué están diciendo las personas respecto de su marca en Twitter, en tiempo real. La variedad de alternativas es vasta. A juicio de Fabián Terán, Business Critical System Manager, Enterprise Business, de HP, “big data está tomando distintos enfoques, utilizándose para hacer análisis sobre grandes volúmenes de datos, estudiar su comportamiento en el pasado, predecir tendencias futuras y basarse en éstos para tomar decisiones en línea”.

Las grandes empresas ya están utilizando big data para avanzar en el conocimiento de sus datos y tomar mejores decisiones. De acuerdo a Cristián Rodríguez, Consultor Senior de KR Consulting, “numerosos clientes están invirtiendo en sistemas de información en tiempo real y sacando grandes provechos de ésta; sorprendidos positivamente porque hasta hace poco no sabían qué hacer con esos datos que a simple vista no eran relevantes”. A partir de éstos es posible hacer optimizaciones muy importantes para el negocio, y ésa es la razón, según este profesional, de por qué cada vez big data se vuelve una tendencia más importante.

 

Big data en acción

Así como los grandes descubrimientos impactan en el desarrollo de la humanidad, big data está haciendo lo suyo en el mundo de los datos. Su eficacia es tal, que se está implementando en todo tipo de negocios, con resultados robustos. Es lo que a juicio del ejecutivo de Focus BS Chile, sucedió con una importante productora de vinos, que hasta hace un tiempo invertía muchos recursos en campañas de degustación en grupos de influencia importantes, pero que finalmente cambió su modelo de masificación gracias al análisis de datos que le proporcionó big data. “Se dieron cuenta de que para dar a conocer un nuevo vino era mejor el boca a boca y los comentarios en las redes sociales, y que era importante conocer la información que nacía en Facebook o Twitter, y estructurarla y analizarla en función de su negocio”, expresa.

Pero el marketing es sólo un arista de lo que puede llegar a hacer una empresa con big data. Leonardo González, Latin America Data Warehouse Sales Leader de IBM, explica cómo haciendo análisis de datos desestructurados es posible optimizar los indicadores productivos. Es el caso de una empresa de generación de energía eólica, que a través de distintas herramientas analíticas estudió data no estructurada de clima en distintos países, que le permitió determinar las ubicaciones geográficas donde se genera mayor cantidad de energía. “A partir del análisis de ésta también lograron medir en línea la energía generada en cada aspa de sus torres eólicas e identificar los momentos de peak en generación”, comenta. Big data también está revolucionando el mundo de la medicina. La Universidad de Ontario, en Canadá, junto con IBM, llevó adelante un proyecto de monitoreo de bebés prematuros, almacenando la información de su comportamiento y evolución, y analizando esos datos en línea para desarrollar nuevos tratamientos. El mercado de la minería también está explorando los beneficios de big data. Como indica Luis Aburto, Director Comercial de Eficiencia Operacional de Penta Analytics, “los datos generados en los distintos procesos que se llevan a cabo en la faena minera son posibles de ser revisados por herramientas analíticas, y obtener mejoras en áreas como rendimiento de material y optimización de procesos productivos”.

Lo mismo ocurre en industrias como el retail. A juicio de Stephen Cressall, Country Manager de SPSS, “las compañías pueden utilizar aplicaciones de análisis de datos para medir de manera profunda y detallada toda la información proveniente del trabajo del recurso humano en los supermercados, y a partir de ella implementar programas de mejoramiento de atención al cliente, entre otros”. También es posible analizar la demanda en línea, para corroborar si una tienda está entregando el mejor servicio posible o si es necesario mejorarlo.

 

El avance de los datos

Aunque paso a paso, big data ya está posicionándose como la nueva tendencia en análisis de información. De acuerdo a Pedro Arrieta, Arquitecto de Soluciones de Teradata para Chile y Perú, “en especial las grandes empresas quieren saber cómo hacerse cargo de la información no estructurada que generan, de manera de que sea útil para la toma de decisiones”. Y, afortunadamente, las herramientas disponibles son variadas, adaptables a múltiples industrias y con la posibilidad del desarrollo de soluciones verticales para cada negocio en particular, para sacar aún un mejor provecho.

Definitivamente, como indica Marcelo Sukni, otro factor que anima el crecimiento de big data es la posibilidad de conocer cada vez mejor a los clientes. Gracias a la información contenida en los e-mails, y el call center, además de la que proporcionan las redes sociales, las compañías pueden tener modelos de segmentación de clientes más exactos. “Esta nueva información puede utilizarse tanto en marketing como en finanzas y operaciones, y ése es otro gran valor de big data”, aclara.

Los puntos de venta son algunas de las tecnologías que requieren un rápido recambio. Según el ejecutivo de Epson, muchos emulan sistemas que permiten recepcionar distintos medios de pago, pero datan de hace 15 años y constituyen integraciones a medias que retrasan las plataformas, que definitivamente cuentan con un hardware y software antiguos, y que no están completamente en línea.

De la mano del cloud computing, big data puede potenciar todavía más su crecimiento. El ejecutivo de IBM asegura que las empresas no necesariamente tienen que tener una gran infraestructura para montar aplicaciones de análisis de datos, “porque la posibilidad de acceder a big data ya es una realidad”, afirma. Hasta ahora, Mauricio Benítez, Gerente de Cuentas de Inys, señala que no existe una tecnología más certera que big data. “Por eso se hace necesario generar habilidades dentro de las organizaciones para mejorar la toma de decisiones. Ese es nuestro rol como proveedores: entregar las herramientas y la tecnología para detectar qué es relevante para el negocio, qué opinan los clientes, y cómo eso cambia dinámicamente en el tiempo”, expresa.

El único freno de esta nueva tecnología es la insuficiente cantidad de profesionales para llevarla adelante e implementarla, sobre todo considerando, como indica el ejecutivo de Teradata, que junto a big data surge la figura del cientista de datos, distinto al tradicional analista; muy conectado a las directrices del negocio, y que valiéndose de ciertas herramientas puede buscar la información que necesita dentro de un gran volumen de datos no estructurados.

Big data es una tendencia con un desarrollo exponencial, es cierto, pero según datos manejados por el representante de SAS, de aquí al año 2018 en Estados Unidos habrá una escasez de analistas de este tipo de datos cercana a los 190 mil, y existirá cerca de 1 millón y medio de gerentes de nivel medio que no contarán con el conocimiento necesario para una adecuada toma de decisiones. Es la tarea que queda pendiente por resolver, y recae tanto en los clientes como en los proveedores.

d1.jpg (5088 bytes)
Gonzalo Herrero,
FOCUS BS.
d1.jpg (5088 bytes)
Nicolás Gallo,
NEXPER
d1.jpg (5088 bytes)
Marcelo Sukni,
SAS.
d1.jpg (5088 bytes)
Fabián Terán,
HP
d1.jpg (5088 bytes)
Cristián Rodríguez,
KR CONSULTING.
d1.jpg (5088 bytes)
Leonardo González,
IBM.
d1.jpg (5088 bytes)
Stephen Cressall,
SPSS.
d1.jpg (5088 bytes)
Pedro Arrieta,
TERADATA.
d1.jpg (5088 bytes)
Mauricio Benítez,
INYS.
d1.jpg (5088 bytes)
Luis Aburto,
PENTA ANALYTICS.
d1.jpg (5088 bytes)
Daniela Clavería,
S&B CONSULTORES.

Numerosos clientes están invirtiendo en sistemas de información en tiempo real y sacando grandes provechos de ésta; sorprendidos positivamente porque hasta hace poco no sabían qué hacer con esos datos que a simple vista no eran relevantes. A partir de éstos es posible hacer optimizaciones muy importantes para el negocio, y ésa es la razón de por qué cada vez big data se vuelve una tendencia más importante

El único freno de esta nueva tecnología es la insuficiente cantidad de profesionales para llevarla adelante e implementarla, sobre todo considerando que, de aquí al año 2018 en Estados Unidos, habrá una escasez de analistas de este tipo de datos cercana a los 190 mil, y existirá cerca de 1 millón y medio de gerentes de nivel medio que no contarán con el conocimiento necesario para una adecuada toma de decisiones

banner2.gif (14140 bytes)
Visite otras páginas de este especial.
En la era del big data: Control total sobre la
   información
NETAPP - ACSYS > Tecnología de storage para los
   retos del mañana
Billones y billones de información: Las colosales
   cifras de big data
Abril 2012
Abril 2012
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Desayunos Tecnológicos
SERVICIOS GESTIONADOS DE IMPRESIÓN: Cubriendo las necesidades del cliente esté donde esté
INDUSTRIA TI: ¿Cuáles serán las tendencias y retos 2021?
LA TRANSFORMACIÓN DE LOS PROVEEDORES DE TI: El nuevo perfil de los integradores
Contáctenos
Dirección: José Manuel Infante 919, Of. 203
Providencia, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.