Miércoles 20 de Octubre de 2021       •      Dólar= $819,11      •      UF=$30.252,21       •      UTM=$52.631

¿Cómo impulsar una estrategia cloud?

De acuerdo al último estudio de Cisco, Global Cloud Index, para 2019 el 83% del tráfico de data centers será generado por servicios y aplicaciones cloud, una cifra que refleja una tendencia que crece cada día y que también plantea la pregunta: ¿están las empresas listas para la nube?

Cuando estamos acostumbrados a una cierta forma de operar, enfrentar un nuevo modelo no siempre es un proceso simple. Es sabido ya que muchos proyectos TI no llegan siempre a buen puerto. Embarcarse en el camino a la nube, además de la decisión, implica también un importante reto. Llegar a la meta, en este caso, requiere de una estrategia adecuada, que permita estar preparado para iniciar esta transformación, pues hay todo un ecosistema que enfrentar, que involucra proveedores, niveles de servicio, continuidad, seguridad y más.

El nivel de fracaso en este tipo de proyectos, coinciden los expertos, es similar en Chile y en la Región, y ha ido en descenso: “Las empresas en América Latina se preparan cada vez mejor para ejecutar proyectos de tecnología en la nube; si comparamos el nivel de fracaso actual v/s hace 5 años, este ha disminuido drásticamente. Ya no ven a la nube como algo desconocido o temido; saben que es un nuevo paradigma que las puede beneficiar desde un punto de vista técnico, económico y cultural, generando ventajas competitivas”, señala Ricardo Payán, Engineering & Innovation Manager de Google for Work.

Esencial para Carlos Busso, Presidente Ejecutivo de Adexus, “es la necesidad de tener clara la administración de los servicios, un buen dimensionamiento de los requerimientos de infraestructura y el ítem seguridad; no considerar estos factores puede hacer que se generen problemas serios en la implementación y el posterior proyecto”.

Ricardo Payán, GOOGLE.
Carlos Busso, ADEXUS.
Pedro Vignola, VMWARE.
Freddy Saavedra, EMC.
Pablo Sandoval, IBM.

Si bien a juicio de Pedro Vignola, SOLA Sales Director de VMware, en proyectos cloud no existe un nivel real de fracaso. “Sí podemos encontrar empresas que han recorrido un camino mayor o menor en el proceso de adopción de este modelo de gestión de recursos de TI”, indica.

Importante es, a su juicio, tener claro que la adopción de este paradigma tecnológico, como la de cualquiera, requiere de una estrategia de implementación iterativa e incremental y advierte que “las estrategias del tipo ‘big bang’ limitarán las ventajas que podamos obtener”.


Los errores más comunes

Al enfrentar un proyecto cloud, suele enfocarse como un proyecto solamente de tecnología, lo que es errado. “La mayoría de los clientes abordan su camino de transformación desde el eje tecnológico, sin desarrollar antes una cultura orientada a servicios que permita su adopción en forma exitosa”, comenta Freddy Saavedra, Country Manager de EMC Chile. Para el ejecutivo, transformarse con éxito para entregar “IT as a Service”, requiere que las organizaciones de TI deban también modernizar sus procesos y habilidades. Por lo mismo, la gestión del cambio tiene un rol esencial y para eso es vital tener una estrategia cloud integral claramente definida.

Como el lenguaje es fundamental, muchas veces al afrontar una nueva tecnología pueden generarse desde un inicio problemas o errores conceptuales. Si bien el concepto de cloud es antiguo, “su definición actual de ‘capacidad de cómputo con facturación variable y on demand’ es contemporánea y ha sido malinterpretada en algunas ocasiones, lo cual puede conducir a algún error en proyectos”, explica Pablo Sandoval, IBM Softlayer Cloud Engineer.

Hay un error conceptual, por ejemplo, cuando una organización confunde cloud con el uso de nubes públicas como Amazon, Azure u otras. Y claro, se pude usar este tipo de nubes, sin embargo es importante que se haga por las razones correctas, como una carga de trabajo efímera o una sobrecarga de demanda temporal que no amerita la compra de infraestructura propia, etc. “Sin embargo, ocurre a menudo que los usuarios finales, ante la lentitud de las organizaciones de las áreas de TI para gestionar entornos completos donde ejecutar cargas de trabajo, deciden costear y crear rápidamente entornos en estas nubes públicas, generando lo que se conoce como ‘shadow IT’, o una estructura de TI paralela, fuera del control de TI y que no garantiza adherencia a políticas de operación, seguridad y estándares corporativos”, precisa el ejecutivo de VMware.

Otro error común es aferrarse a paradigmas que se han venido construyendo durante años en proyectos tradicionales de tecnología. “Por ejemplo, muchos analistas de seguridad consideran que la información de su empresa está más segura localmente pues pueden ver y tocar los servidores; y no están abiertos a entender por qué el modelo de seguridad en la nube puede llegar a ser mucho más robusto que el convencional”, explica el profesional de Google.

Añade que “otro error común que cometen las empresas en América Latina es cargar el costo de modernización de la red al primer proyecto cloud, cuando en realidad se trata de una actualización tecnológica general”. Para el ejecutivo de Adexus, cuando se toman servicios cloud en el exterior, es relevante considerar la latencia que puede haber en estos y cómo, ante un problema, este entra en una mesa de ayuda (quién responderá y en qué plazo), porque por ejemplo si se debe entrar a un call center general puede demorar bastante tiempo; todo dependerá de la criticidad de la aplicación.


Una estrategia cloud

Según estimaciones de Cisco, la adopción de servicios de nube se ha incrementado en forma drástica en el último año. Si años atrás se discutía si la empresa debía o no tener sitio web, hoy esto es un ‘must’; “de la misma forma se debe comenzar un camino hacia cloud, el que puede no ser fácil, pero contar con un plan de acción y el apoyo de quienes ya han cursado ese camino con otras compañías, es indispensable. Sabemos el ‘dónde’ debemos llegar, pero detallar y planificar el ‘cómo’ separa el éxito del aprendizaje”, explica el profesional de IBM.

Para el ejecutivo de Google, la pregunta que se deben hacer hoy los CIOs no es si van o no a ir a la nube, sino que: ¿Cuándo? ¿Qué aplicación deben migrar? y ¿Quién es la mejor opción para acompañar este salto? “Responder estas tres preguntas solo se puede hacer de modo responsable si se cuenta con una estrategia cloud; solo se puede medir el éxito de la implementación si se tiene claro qué se quiere lograr en un tiempo determinado”, agrega.

Una estrategia cloud es fundamental para avanzar de forma consistente, señala Freddy Saavedra, “ya que permite trazar objetivos cumplibles en el tiempo, indica un camino evolutivo e integral de los distintos ejes a desarrollar: tecnología, procesos y organización”. Pedro Vignola coincide con esto y agrega que “una estrategia iterativa incremental, que vaya incrementando el nivel de madurez de la organización en la adopción es fundamental”.

“Si bien el cloud tienen enormes ventajas respecto a la estructura tradicional, para formular la estrategia se deben tener claros los recursos a necesitar y cómo se aprobarán estos de forma expedita, es decir cuán flexible puedo reaccionar a los cambios en mi negocio y mercado”, aconseja el ejecutivo de Adexus.


Cloud para todos, no para todo

En esta estrategia cloud, en cada etapa de madurez, explica el ejecutivo de VMware, “se debe trabajar no solo en cuestiones tecnológicas, sino que, como paradigma corporativo, cloud impacta en diferentes áreas y todas deben ser tenidas en cuenta: la alineación al negocio, arquitectura, gestión de proyectos, organización y procesos, además de los cambios tecnológicos que soportan este modelo”.

Construir un roadmap es clave, considerando allí cómo debe alinearse el área de TI con la visión de la organización, asevera Ricardo Payán. Algo que para el ejecutivo de EMC implica incluir la evolución de los tres ejes: tecnología, procesos y organización de manera integral, permitiendo la adopción de nuevas tecnologías considerando un nuevo modelo operativo y organizacional que permita su gestión y evolución de manera eficiente. “Se debe evaluar la cultura existente en la organización para identificar cómo se debe manejar la gestión de cambio para los usuarios”, añade el profesional de Google.

En este camino, para Pablo Sandoval, es esencial definir que “cloud es para todos, pero no es para todo”, es decir, qué sistemas están preparados para la nube, ya que no se puede forzar a funcionar en esa modalidad. Una estrategia cloud exitosa debe partir por una evaluación real y objetiva de los sistemas existentes en la organización para definir cuáles se pueden implementar en la nube, agrega Ricardo Payán. Por lo mismo, tiene sentido partir con proyectos probados y planear para fases posteriores proyectos más complejos y extensos.


La relevancia de la seguridad y un partner adecuado

Sin duda, en todo proyecto cloud la seguridad tiene un rol relevante, y plantea nuevos desafíos, considerando que además se suma la movilidad de los usuarios. A juicio del Ingeniero de IBM, se debe derribar el paradigma de que la nube es invencible: “simplemente porque el servidor está en un proveedor cloud, no genera por sí solo múltiples copias en cientos de centros de datos alrededor del mundo”, indica. “En este sentido, afortunadamente, la virtualización de redes permite crear modelos de microsegmentación que aseguran la protección total de cada entorno de carga de trabajo, impidiendo la movilidad lateral de un atacante dentro del centro de datos”, detalla Pedro Vignola.

“Para entrar en cloud es esencial contar con profesionales que conozcan muy bien de este aspecto, pues la seguridad requiere un análisis previo, durante y posterior”, detalla Carlos Busso y agrega que muchas veces los datos pueden estar en varios países y, por ejemplo, en caso de un desastre se debe saber claramente dónde están para recuperarlos; es posible también tener un storage físico de respaldo, pero todas estas son definiciones que hay que hacer previamente.

“Si bien es cierto que con cloud buscamos la mayor automatización posible y esto se logra por medio de estandarizar procesos, la personalización de estos componentes y capacidades, junto con el conocimiento de la empresa, es lo que determinará el éxito en una adopción de la nube”, agrega el profesional de IBM. Para transitar exitosamente el camino hacia el cloud, por el tipo de impacto generado a todo nivel, “es clave contar con el apoyo y guía de un socio tecnológico que provea experiencia y metodología consultiva para implementar exitosamente la estrategia definida”, explica Freddy Saavedra. De acuerdo a los especialistas, se deben buscar proveedores que garanticen consistencia e interoperabilidad entre nubes publicas y privadas y, siempre, evaluar aspectos como servicios y SLAs ofrecidos, flexibilidad para habilitar y deshabilitar nuevos servicios, elasticidad para acompañar el crecimiento de la demanda, alta disponibilidad, etc. Finalmente, es importante recordar que la estrategia debe ser evaluada constantemente de manera que se puedan introducir los ajustes que sean necesarios, a fin de mantenerse alineado con los requerimientos de los usuarios.

Marzo 2016
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos Tecnológicos
SERVICIOS GESTIONADOS DE IMPRESIÓN: Cubriendo las necesidades del cliente esté donde esté
INDUSTRIA TI: ¿Cuáles serán las tendencias y retos 2021?
LA TRANSFORMACIÓN DE LOS PROVEEDORES DE TI: El nuevo perfil de los integradores
Contáctenos
Dirección: José Manuel Infante 919, Of. 203
Providencia, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.