Viernes 21 de Enero de 2022       •      Dólar= $799,76      •      UF=$31.132,53       •      UTM=$54.442

Vanessa Álvarez, Prysmian Group:
“Hoy somos más eficientes y también somos más humanos”

Formada como Ingeniera Eléctrica en la Universidad Simón Bolívar de Venezuela, Vanessa Álvarez, Vice Presidenta de Energía y Proyectos para Latinoamérica de Prysmian Group, es una de las directoras más exitosas en el área de la Energía y las Telecomunicaciones. Con más de 16 años de experiencia en distintos puestos y encargada de distintos tipos de negocio en países de Latinoamérica, hoy lidera desde Chile las áreas de “Negocios Industriales” y de “Proyectos de Energía” en toda la región, así que es una voz más que autorizada para hacer evaluaciones del período que termina y proyecciones para el futuro cercano.
Vanessa Álvarez.

¿Cómo evalúa los dos últimos años, marcados por la pandemia, en Cocesa Prysmian Group?
Sin duda, la pandemia del coronavirus puso en jaque a la sociedad completa, llevándose miles de vidas humanas y dando un golpe muy fuerte a la economía mundial. El sector energético tuvo además la responsabilidad de garantizar un suministro confiable de electricidad para atender a sectores clave como son los servicios médicos y las comunicaciones, así que, para todas las empresas ligadas a la energía, y para nosotros, que suministramos los materiales que ellos consumen, nuestro trabajo tuvo de forma implícita una responsabilidad social muy fuerte, que nos forzó a mostrar nuestra agilidad como empresa y como profesionales.

¿Estaban preparados de alguna manera para un desafío como el que trajo el Covid-19?
Creo que ninguna estrategia, aun las que habían sido planeadas cuidadosamente, preveían la situación a la que nos expuso la pandemia, y adaptarnos rápidamente al contexto ha sido un desafío extraordinario. Particularmente miro con orgullo que Prysmian Group logró hacer frente a este desafío priorizando y estableciendo foco en los trabajadores, en los clientes y en la continuidad operativa. El primer punto de atención fue la salud y la seguridad de los trabajadores, en especial de aquellos que se mantuvieron al frente de las máquinas produciendo cientos de kilómetros de cable. En paralelo, tuvimos que reajustar toda nuestra dinámica, primero para mantenernos en sintonía con las necesidades de los clientes y segundo para que nuestros equipos comerciales se mantuvieran energizados incluso en la distancia y además para evitar disrupciones en la cadena de suministro.

Entonces, en general, creo que todo esto nos llevó a reforzar valores fundamentales del trabajo en equipo. Al final, cuando la presión para modificar la estrategia y ejecutarla con rapidez es alta, solamente los equipos que fomentan la responsabilidad, la colaboración y el compromiso logran sortear los obstáculos y garantizar la ejecución, entonces, creo que hoy somos más eficientes y también somos más humanos.

¿Hay algún área que haya tenido mayor demanda en el nuevo escenario mundial?
Sí, el área de Telecomunicaciones mostró una demanda alcista, sin embargo, en especial en Chile muchos sectores estuvieron demandando materiales. Todas las empresas de Generación, Transmisión y Distribución se vieron enfrentadas a mantener la continuidad operativa de muchas áreas, pero en una pandemia, todos los temas son críticos, así que recibimos demandas de todos los sectores.

Incluso, los proyectos mineros que ya estaban funcionando intentaron, a pesar de la pandemia, mantenerse en pie y nosotros con ellos. Entonces te diría que sí, se vio un incremento en el área de telecomunicaciones, pero en Chile todos los segmentos mantuvieron una demanda alta.

En ese sentido, ¿podríamos decir que 2021 ha sido un año positivo para la empresa?
2020 fue un año muy desafiante por el impacto multidimensional que tuvo el Covid-19, y el equipo de Prysmian Chile demostró su capacidad para operar en entornos muy complejos y las cifras financieras nos permiten corroborar esto. En los primeros meses de 2020, tuvimos una contracción cercana al 15% respecto a 2019, sin embargo, gracias a los mecanismos de seguimiento y al foco en las áreas clave, al término de la segunda mitad del año habíamos logrado un crecimiento de 27% versus la primera mitad, y además logramos concluir el 2020 retomando los niveles pre-pandemia.

Entonces, puedo decir que nuestros objetivos de largo plazo se mantienen y son incluso más fuertes ahora que hemos probado nuevamente nuestra capacidad y velocidad de ejecución en entornos ambiguos. Y 2021 ha continuado en la misma línea, o sea, en este momento estamos muy por encima de los niveles pre-pandemia.

¿Qué proyección se puede hacer para el próximo año?
De cara al futuro seguimos con un claro compromiso con las energías limpias y con la innovación en sectores clave de la economía chilena como, por ejemplo, la minería. Las señales de un valor del metal a niveles récord en la última década podrían estar comenzando a modificar las decisiones de diversos sectores y actores de la economía, pero, de cualquier modo, nosotros en Prysmian nos mantendremos de la mano de los clientes en cualquier escenario para acompañar las decisiones de inversión.

Si el valor del metal se mantiene, creemos que no habrá mayor impacto en los proyectos de expansión “brownfield”, donde ya las decisiones de inversión fueron tomadas, pero el mayor flujo de caja podría adelantar etapas previstas para el futuro y también incentivará proyectos “greenfield” para la búsqueda de nuevos yacimientos. En cualquier caso, Prysmian tiene y seguirá desarrollando una oferta de productos cada vez más robusta para sectores como la minería en Chile.

RINA certificó sus sistemas de Gestión de Calidad, de Medio Ambiente y de Seguridad y Salud en el Trabajo. ¿Es importante para ustedes tener este tipo de certificaciones?
Sin duda. La certificación ISO confiere credibilidad a la empresa, ofreciendo a los clientes y a los inversores la seguridad de que los flujos de trabajo están bien definidos, lo cual impacta directamente en la calidad de los productos que ofrecemos. El enfoque orientado al proceso que exigen las normas ISO requiere que exista un mecanismo continuo de monitoreo y control, una constante evaluación interna del sistema y que por tanto se promueva el proceso de mejora continua. Entonces, por todo eso, las empresas que son capaces de obtener las certificaciones evidencian que todo aquello que declaran en materia de gestión de calidad, seguridad y ambiente, realmente se aplica en la práctica.

Además, las normas ISO se han actualizado para incorporar los principios de la agenda 2030 del Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, entonces con la certificación ratificamos también nuestro compromiso con la sostenibilidad social y medioambiental y nos ayuda a enfocarnos en aspectos clave del desarrollo sostenible. Entonces, por donde lo mires, son una ventaja, son una necesidad y son una garantía de robustez de la empresa.

Noviembre 2021
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
LA MODERNIZACIÓN TECNOLÓGICA DEL SECTOR MINERO: Avanzando hacia la digitalización
AUTOMATIZACIÓN Y CONTROL INDUSTRIAL: Digitalizar los procesos productivos, la clave para el futuro
LA INDUSTRIA ELECTRÓNICA EN CHILE: Construir redes para fortalecer el ecosistema
Contáctenos
Dirección: José Manuel Infante 919, Of. 203,
Providencia, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.