Lunes 26 de Septiembre de 2022       •      Dólar= $963,73      •      UF=$34.203,78       •      UTM=$58.772

Las Utilities ante el cambio climático
Por Mariana De Pablo, Directora Ejecutiva de Accenture Chile.
El escenario no se está haciendo más fácil para las Utilities eléctricas: a medida que los efectos del cambio climático se hacen más patentes, crece la necesidad de implementar soluciones de “red inteligente”, no solo para aumentar la visibilidad de esta, sino también para mejorar la fiabilidad y resistencia.

No es ningún secreto que nos encontramos en una época de transformación para las Utilities. Está más claro que nunca que, aunque hay varias fuerzas que impulsan la disrupción generalizada -la legislación cambiante, las expectativas de los consumidores y el aumento de los recursos energéticos distribuidos, entre ellas-, la causa fundamental es el cambio climático. Su consecuencia más inmediata es el aumento de la frecuencia e intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos.

Pero el cambio climático también está en el centro de la transición energética más amplia. En sus esfuerzos por reducir las emisiones, tanto las empresas como los gobiernos y los consumidores esperan que las compañías de servicios públicos desarrollen y desplieguen soluciones bajas en carbono sin poner en riesgo la red. Eso significa luchar contra el clima extremo por un lado y tratando de hacer posible la transición energética por el otro.

Para asegurarse de que la red siga siendo estable “pase lo que pase”, muchos operadores de sistemas de distribución tienen en el punto de mira las soluciones de red inteligente, ya sea por primera vez o como sustitución de la tecnología de primera generación. Este tipo de tecnología es crucial: no solo mejora la visibilidad de la red, sino que también aumenta la fiabilidad y la resiliencia, al incorporar la flexibilidad operativa. Hay medidas concretas que las Utilities pueden adoptar para hacer frente a su nueva realidad operativa. Además de invertir en el refuerzo de las infraestructuras, el enfoque empleado para una planificación operativa eficaz puede ampliarse para abordar los fenómenos meteorológicos y de seguridad.


Respuesta a emergencias

La respuesta a las emergencias y el restablecimiento de los cortes de luz son dos competencias básicas en la base de cualquier empresa de servicios públicos. Cuando se activa un centro de operaciones de emergencia (COE) durante un suceso de este tipo, la compañía centraliza las operaciones, las comunicaciones y los informes, y recurre a los recursos de los departamentos internos y a la ayuda mutua externa para dar la respuesta más eficaz. A medida que la red se moderniza y digitaliza, cualquier evento que afecte a la disponibilidad de la infraestructura informática crítica, como un ciberataque, podría añadirse al mismo manual de respuesta operativa.

La evolución de esta capacidad puede dotar a las Utilities de la flexibilidad y resiliencia que necesitan para hacer frente a las constantes interrupciones, a medida que desarrollan una respuesta operativa adaptativa que incorpora los principios de gestión de emergencias para hacer frente a una gama más amplia de desafíos operativos. Para esto, las empresas de servicios públicos deben ampliar el uso de los datos y la información disponibles.

Las soluciones de inteligencia distribuida dan a las Utilities la capacidad de tomar decisiones más inmediatas a nivel de las instalaciones. También pueden evaluar los datos recogidos de múltiples fuentes a lo largo del tiempo para tomar decisiones operativas más informadas. Por ejemplo, la evaluación de los datos sobre la calidad de la energía durante un evento importante a través de la inteligencia distribuida podría detectar situaciones de energía parcial en situaciones trifásicas y de red con mayor eficacia. La planificación a corto y largo plazo es mucho más potente cuando se alimenta de una variedad de fuentes de datos, incluidos los meteorológicos, de la generación de energía distribuida y la información de los activos. De esa forma, los datos ayudarán a las empresas de servicios públicos no sólo a predecir la forma en que la red responde durante los cortes, sino también a la forma en que es capaz de reconstruirse.

La razón por la que la inteligencia distribuida es tan poderosa es que permite a las Utilities aislar un problema e introducir una solución (que, a menudo, es auto-reparadora) sin un impacto en las operaciones más amplias. Esta inteligencia en capas, junto con la Inteligencia Artificial y la Automatización, facilita la localización y la rápida resolución de los problemas y, en última instancia, crea una red más resiliente. A pesar de lo poderosa que puede ser esta combinación, también supone un reto para que las empresas trabajen de forma compartimentada. Serán las organizaciones que combinen la integración de una IA sólida y la comunicación entre máquinas con un enfoque en la interacción humana las que estén mejor situadas para impulsar la flexibilidad operativa.

El cambio ya está aquí. Desde probables fenómenos meteorológicos o de seguridad, pasando por la entrada en el mercado de empresas no tradicionales, hasta la evolución del modelo de negocio, las empresas de servicios públicos pueden tomar hoy medidas concretas para avanzar en la transformación operativa.

Octubre 2021
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
LA MODERNIZACIÓN TECNOLÓGICA DEL SECTOR MINERO: Avanzando hacia la digitalización
AUTOMATIZACIÓN Y CONTROL INDUSTRIAL: Digitalizar los procesos productivos, la clave para el futuro
LA INDUSTRIA ELECTRÓNICA EN CHILE: Construir redes para fortalecer el ecosistema
Contáctenos
Dirección: José Manuel Infante 919, Of. 203,
Providencia, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.