Miércoles 20 de Octubre de 2021       •      Dólar= $819,11      •      UF=$30.252,21       •      UTM=$52.631

Hacia la industria X
Por Ebenezer Oliveira, Director de Industry X de Accenture Chile.
Todas las industrias han enfrentado un período desafiante debido a la pandemia. Para hacer frente a los retos actuales y cumplir con su mandato de crecimiento, muchas empresas de todo el mundo -incluidas las chilenas- han recurrido a las tecnologías digitales para reducir los riesgos operacionales, costos, reorientar los procesos operativos o forjar nuevas fuentes de ingresos para desbloquear un valor duradero. En esa misión, los sistemas MES (Manufacturing Execution Systems) son esenciales.

La confluencia de la nube, el Internet de las Cosas (IoT) y la Inteligencia Artificial ha dado lugar a la aparición de pilotos y pruebas de concepto (PoC) para tratar de desbloquear el valor atrapado en la cadena de valor de las empresas. Pero el abismo resultante entre los PoC y las operaciones integradas está impidiendo que las organizaciones aprovechen estos valores atrapados. Para esto, las compañías necesitan mirar más allá de la implementación en silos de las tecnologías de la Industria 4.0, para crear eficiencias añadiendo experiencias inteligentes, conectadas, vivas y de aprendizaje para desbloquear el valor. De esa forma, pueden acelerar su transformación digital y alcanzar la Industria X.

Avanzar hacia la Industria X se trata de rotar el núcleo del negocio a la nueva forma digital de operar. Con el impulso de la pandemia, hoy todo negocio es tecnológico. En ese contexto, hay 5 pilares clave para enfrentar este período de crisis. Primero, transformar el núcleo: digitalizar e integrar la ingeniería, la producción y el soporte para lograr nuevas eficiencias. Segundo, centrarse en la experiencia y los resultados: crear un valor hiperpersonalizado para diferenciar la experiencia de los empleados y garantizar una rápida adopción. En tercer lugar, reestructurar el nuevo ecosistema, es decir, reunir y actualizar los socios adecuados para impulsar innovaciones y nuevas capacidades. Cuarto, innovar nuevos modelos de negocio. Y, finalmente, construir la fuerza de trabajo: buscar, capacitar, actualizar y proteger a la próxima generación de talentos.

Las empresas chilenas reconocen la importancia de las nuevas tecnologías para impulsar el crecimiento. De esa forma, de acuerdo con el estudio de Accenture Technology Vision 2021, 85% de los ejecutivos chilenos afirma que su arquitectura tecnológica es crítica para el éxito de su organización y que actualmente su estrategia de negocio y la tecnología son inseparables. Asimismo, 41% afirma que este año está escalando Inteligencia Artificial e IoT, mientras 36% Data Analytics. Esta es una muy buena noticia, porque escalar significa aplicar estas tecnologías a través de todo el negocio y no en silos o para proyectos específicos. Además, implica una alta adopción de estas tecnologías.

En cuanto a la innovación hacia nuevos modelos de negocio, de acuerdo con nuestro estudio, 98% de los ejecutivos chilenos afirma que su organización está innovando con urgencia y con un llamado a la acción este año. Sin embargo, en cuanto a la capacitación de las personas para trabajar en conjunto con las nuevas tecnologías tenemos un importante desafío, ya que las empresas chilenas son en la Región las más atrasadas en la preparación de sus colaboradores en habilidades digitales, con un 64% afirmando que proyecta inversiones importantes en este aspecto en los próximos meses. Sin embargo, 85% de los ejecutivos chilenos dice estar de acuerdo con que sus organizaciones deben entrenar a las personas para pensar como tecnólogos, para usar y costumizar soluciones tecnológicas.

Convertirse en una empresa X es un viaje. Comienza con la adopción de medidas para convertirse en una organización inteligente, conectada, viva y que aprende. Luego culmina con la reinvención digital de la industria. Las tecnologías digitales y el auge de las redes mundiales han hecho que la fabricación sea irreconocible incluso desde hace una generación y están acelerando y racionalizando toda la cadena de valor de la fabricación de productos, desde la I+D hasta la entrega y la asistencia al cliente, pasando por la producción.


La presión en los fabricantes

Los fabricantes se ven presionados para atender los pedidos con rapidez, al tiempo que reducen los costos y alcanzan un alto nivel de calidad. Aunque cada empresa y sector son únicos, hay características comunes que están dando forma a sus nuevos requisitos de fabricación, como, por ejemplo, el aumento de las redes y capacidades de fabricación globales impulsadas por clientes exigentes; un cambio de funcionalidad del hardware al software y al IoT que está acelerando el tiempo de comercialización; la necesidad de optimizar y gestionar las redes físicas para aumentar la fl exibilidad y reducir los costos operativos; la importancia de apoyar la gestión de las operaciones de fabricación de principio a fin para mejorar la calidad y los controles.

Ante esos desafíos, la Industria X es clave e impulsa tres factores principales. Primero, transforma la capacidad de respuesta, ya que combina nuevas formas de trabajar con análisis en tiempo real y conocimientos de toda la cadena de valor para responder con mayor fl exibilidad a las demandas del mercado. Segundo, reduce los costos operativos, ya que optimiza el uso de los equipos, la fuerza laboral y la disposición para impulsar la flexibilidad y mejorar la previsión y la programación. Finalmente, aumenta la calidad de los productos, ya que a través de los sistemas MES se aplican las nuevas tecnologías digitales que apoyan la gestión de las operaciones de fabricación de principio a fin para aumentar la calidad y, en última instancia, la rentabilidad.

En el fondo, se trata de aprovechar la energía creativa de las tecnologías avanzadas para impulsar la transformación digital continua, el nuevo crecimiento y la mejora de las experiencias de los clientes. La Industria X permite construir estrategias personalizadas que impulsen la excelencia operativa a través de las operaciones de fabricación para cumplir los objetivos de costo y calidad, así como combinar los conceptos de fabricación avanzada con una profunda experiencia en el sistema de ejecución de la fabricación, para racionalizar los costos y transformar el rendimiento. También permite a las organizaciones convertir los datos de producción en decisiones basadas en la información, comparando los resultados con los puntos de referencia del sector para impulsar la eficiencia en la planta y, finalmente, automatizar los procesos, a través de la automatización de procesos robóticos y las tecnologías digitales, para reducir los costos operativos y mejorar la gestión de la calidad.

La transformación digital de las empresas es hoy una urgencia y la oportunidad para Chile es importante. De acuerdo con un estudio reciente de Accenture y País Digital, si es que el país invierte en nuevas tecnologías de forma estratégica y avanza ahora en la preparación de las personas para trabajar en conjunto con ellas, se podrían agregar US$13 mil millones al PIB de aquí al año 2030. Las empresas chilenas reconocen esta oportunidad y en el Techvision, 59% de los ejecutivos locales afirma que aceleró su transformación digital producto de la pandemia. A pesar de que es una cifra importante, es la más baja de la Región. Entonces, el momento de avanzar es ahora.

Septiembre 2021
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
LA MODERNIZACIÓN TECNOLÓGICA DEL SECTOR MINERO: Avanzando hacia la digitalización
AUTOMATIZACIÓN Y CONTROL INDUSTRIAL: Digitalizar los procesos productivos, la clave para el futuro
LA INDUSTRIA ELECTRÓNICA EN CHILE: Construir redes para fortalecer el ecosistema
Contáctenos
Dirección: José Manuel Infante 919, Of. 203,
Providencia, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.