Miércoles 17 de Agosto de 2022       •      Dólar= $880,84      •      UF=$33.624,72       •      UTM=$58.248

Claves para comprender las
ciber-amenazas en entornos industriales
Por Facundo Jamardo, Socio Líder de Ciberseguridad de EY.
En los últimos meses hemos sido testigos de un incremento significativo en los ciberataques a las organizaciones industriales. Esto se debe a múltiples causas, sin embargo, vemos que hay factores comunes que facilitaron esta situación, incluyendo: iniciativas de transformación digital que no consideraron riesgos de ciberseguridad y deficiencias en la ciber-higiene.

Las iniciativas de transformación digital se basan fuertemente en la integración de Tecnología de Operaciones (“OT”, incluyendo sistemas de control industrial ICS, sistemas de supervisión, control y adquisición de datos -SCADA- y sistemas de control distribuidos -DCS-) con Tecnologías de la Información (“IT”, incluyendo Internet, estaciones de trabajo, servidores y equipos de comunicaciones), la automatización de tareas y toma de decisiones y el procesamiento de grandes volúmenes de datos para lograr mejoras en la productividad, reducción de costos, efi ciencia operativa, practicidad y simplifi cación de la operación, entre otras.

Históricamente, en las organizaciones industriales siempre fue difícil entender y asegurar los entornos digitales en los que operan, incluyendo las interacciones con otros actores (proveedores, clientes, empleados). En este contexto, la transformación digital incrementó significativamente la superfi cie tecnológica a proteger, lo que sumó presión sobre las capacidades de ciberseguridad que aún se encuentran en estado de desarrollo en un gran número de organizaciones industriales.

Las deficiencias en la ciber-higiene fueron causadas porque los ambientes de dispositivos OT siempre se basaron en componentes y protocolos propietarios, los cuales usualmente no contaban con un nivel adecuado de soporte por parte de los fabricantes y, al estar desconectados de ambientes IT más riesgosos, no requerían mayores niveles de protección. Esta situación permitió que existieran, por ejemplo, componentes sin contraseña de acceso, falta de aplicación de parches y actualizaciones de software e inexistencia de registros de auditoría. Todo esto tuvo un impacto muy negativo cuando se interconectaron los ambientes IT y OT, puesto que las amenazas típicas del entorno IT se convirtieron en amenazas críticas en entornos OT.

Todo esto se ve incrementado signifi cativamente con la llegada de IoT (Internet de las Cosas, por sus siglas en inglés) a las organizaciones, lo que incrementará:

La cantidad de componentes tecnológicos que formarán parte de los ambientes (tanto IT como OT, incluyendo medidores hogareños inteligentes; sensores en cables, tuberías, autopistas, plantaciones; vehículos autónomos interconectados, etc.).

La cantidad de información que será generada por cada uno de estos componentes y que deberá ser protegida adecuadamente.

La cantidad de interconexiones entre estos dispositivos y los ambientes IT y OT de las organizaciones que deberán ser adecuadamente controladas.


Esto requerirá un esfuerzo coordinado entre las áreas de tecnología, control y ciberseguridad. Sin embargo, este nivel de coordinación y madurez en la gestión de ciberseguridad aún es un objetivo difícil de alcanzar para la mayoría de las organizaciones. Esto le da una ventaja a los atacantes, quienes incrementan el volumen, la sofi sticación y osadía en los ataques, llegando a comprometer infraestructuras críticas, como fueron los casos de:

El ataque al gasoducto Colonial en mayo de 2021 que afectó el suministro de combustible en gran parte de Estados Unidos durante semanas.

El ataque a la planta de tratamiento de agua potable en Florida en febrero de 2021, que pudo haber tenido un impacto signifi cativo en la población si no se hubiera detectado a tiempo.

Durante el 2020 se identifi caron múltiples ataques signifi cativos en plantas de procesamiento de agua, empresas de generación de energía eléctrica y petroleras.

Durante 2018 los principales atacados incluyeron plantas de procesamiento de agua en Ucrania, empresas de energía eléctrica en Australia, operadores ferroviarios en Dinamarca, empresas productoras de dispositivos ICS.

En agosto de 2017 debieron detener plantas de la química Aramco, luego de ataques a su infraestructura.

En 2015 y 2016 Ucrania recibió dos ataques signifi cativos que obligaron a detener el suministro eléctrico al sistema nacional.


Recomendaciones

Pese a que el impacto de estos ataques es signifi cativo y a que la cantidad de ataques crece mes a mes, los vectores de entrada utilizados normalmente por los atacantes son simples: contraseñas triviales, servicios inseguros publicados en Internet y falta de aplicación de parches siguen siendo la falla de seguridad que abre las puertas a un ataque más complejo. En este contexto, resultará clave la identifi cación sistemática de los ciber-riesgos dentro de cada proceso de la organización, lo que aportará visibilidad y permitirá el compromiso y la toma de decisiones por parte de los líderes de la organización.

Con base a estos riesgos es posible dise- ñar un plan de ciberseguridad integral adaptado a la organización que abarque no solo los entornos IT, sino también los entornos OT. Este plan no puede ser una iniciativa ni un esfuerzo aislado del equipo de seguridad, sino que debe incluir la participación de los principales responsables de las áreas de operación, control y automatización industrial, asegurando su compromiso por la protección de los activos de la organización.

Este plan deberá contemplar el desarrollo de capacidades de ciberseguridad adecuadas al tamaño y complejidad de la organización, incluyendo:

Capacidades de respuesta ante ciberincidentes que consideren eventos tales como ataques con ransomware, robo de información crítica o indisponibilidad de elementos clave de la infraestructura.

Programas de concientización en ciberseguridad a todo el personal de la organización.

Mejoras en los procesos de autenticación de usuarios privilegiados, sistemas críticos o provenientes de redes inseguras, utilizando mecanismos de doble factor de autenticación.

Procesos de aplicación de parches y actualización de software.

Procesos de desarrollo seguro de software, que incluya pruebas de seguridad previo a la puesta en producción de cada nuevo software a implementar.

Procesos de evaluación periódica de vulnerabilidades que incluya todos los ambientes IT y OT.

Mejora de controles de ciberseguridad en las estaciones de trabajo, tanto en las redes IT como los puestos de trabajo utilizados por operadores y administradores de redes OT.

Mejora en las capacidades de copias de respaldo de toda la información crítica almacenada en servidores, estaciones de trabajo y en la nube.

Mejoras en los controles de red, que permitan aplicar políticas de acceso al tráfi co de red que circula entre las redes IT y OT.

Mejoras en las capacidades de detección de ataques, con sensores que permitan identifi car tráfi co anómalo en todos los segmentos de red importantes y en todas las estaciones de trabajo y servidores.

Mejoras en los controles de conexiones con terceros y con servicios en la nube.

Mejoras en las capacidades de monitoreo que permitan identifi car eventos y correlacionar y enriquecer los datos utilizando fuentes de inteligencia externa para acortar los tiempos de detección de ataques.


Todas estas capacidades requieren madurez en los procesos, coordinación entre múltiples áreas, decisión y liderazgo por parte de la organización para lograr implementar el plan de ciberseguridad de manera exitosa. Nuestra experiencia nos muestra que este proceso requiere tiempo y esfuerzo, sin embargo, con un enfoque adecuado puede ser una fuente que aporte valor al negocio, potenciando nuevas soluciones, aportando mejoras a los procesos productivos y generando confi anza con los clientes y usuarios de la organización.

Por último, es importante destacar que, a medida que la organización va cambiando y se adapta a nuevos negocios y contextos de operación, los riesgos cambian y deben ser reevaluados periódicamente para asegurar que los planes de ciberseguridad están vigentes y que los procesos y capacidades de ciberseguridad se ajustan a las nuevas necesidades.

Junio 2021
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
LA MODERNIZACIÓN TECNOLÓGICA DEL SECTOR MINERO: Avanzando hacia la digitalización
AUTOMATIZACIÓN Y CONTROL INDUSTRIAL: Digitalizar los procesos productivos, la clave para el futuro
LA INDUSTRIA ELECTRÓNICA EN CHILE: Construir redes para fortalecer el ecosistema
Contáctenos
Dirección: José Manuel Infante 919, Of. 203,
Providencia, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.