Jueves 11 de Agosto de 2022       •      Dólar= $889,49      •      UF=$       •      UTM=$58.248

UNA MIRADA A LA TERMOGRAFÍA
Acercando los problemas de mantenimiento

En la actualidad, ningún plan de mantenimiento industrial estaría completo si no incluye la termografía. Esta versátil tecnología permite determinar, de manera sencilla y rápida, posibles problemas que se están desarrollando en sus procesos y equipos. En este artículo, revisamos algunas recomendaciones para aprovechar al máximo sus beneficios.

La termografía infrarroja es adecuada para su uso en áreas no fácilmente accesibles por medios normales. Por ejemplo, una cámara térmica puede revelar si uno de los transformadores montados en un poste está más caliente y, por lo tanto, requiere una inspección adicional para determinar la razón. Sin esta información, los técnicos nunca habrían sabido del circuito sobrecargado hasta que el transformador hubiese fallado, obligando una parada de planta. En ese sentido, muchas cosas (desde contactos eléctricos hasta rodamientos de motor) desprenden más calor del que deberían antes de fallar. Por ello, las imágenes térmicas, una forma de visualizar el calor emitido por un objeto, añaden otra herramienta para reducir la posibilidad de fallas catastróficas del equipo.

Las imágenes térmicas se capturan con cámaras infrarrojas especiales que detectan la energía infrarroja o el calor emitido por un objeto. La energía detectada se utiliza para crear una imagen (llamada “termograma”) que utiliza color para representar el nivel de emisiones térmicas del objeto.

La selección de qué color equivale a qué temperatura es arbitraria, con el operador de la cámara o el termógrafo ajustando el rango. Típicamente, las áreas más frías están marcadas por un color negro azulado que se desvanece a rojo, naranja, amarillo, y luego blanco a medida que las temperaturas suben.

En cuanto a su tecnología, es claro que la termografía ha evolucionado bastante desde las primeras cámaras infrarrojas que requerían varias horas de configuración y calibración (incluso su sensor necesitaba refrigeración criogénica con nitrógeno líquido para eliminar el ruido térmico de fondo creado por sus propias emisiones infrarrojas. En cambio, los modelos de hoy en día se caracterizan por ser equipos compactos y portátiles que funcionan a temperatura ambiente, mostrando el termograma en una pantalla integrada de video y pueden transferirlo a un computador para un posterior análisis, impresión o archivado.


Una aliada para el mantenimiento

Un área de crecimiento para las imá- genes térmicas está en programas de mantenimiento predictivo y preventivo para plantas y equipamiento de diversos tipos. Sin embargo, sumar la termografía a un plan de mantenimiento requiere algo más que la compra de una cámara térmica, pues los termógrafos en ciernes deben practicar constantemente la lectura de imágenes termográficas. Al respecto, se recomienda que todo el personal involucrado con los programas de termografía utilice la cámara dos a tres veces por semana durante un período de seis meses para obtener experiencia, planificando estas actividades, realizando un seguimiento de los hallazgos y documentando los resultados desde el principio.

De igual modo, puede acceder en el mercado nacional a charlas y cursos de capacitación que ofrecen diversos proveedores nacionales y que le permitirán mejorar sus capacidades como termógrafo.

En todo caso, la termografía nunca debe utilizarse como única herramienta en un programa de mantenimiento preventivo o predictivo. Sin embargo, cuando se combina con datos obtenidos a través de otras tecnologías predictivas (como, por ejemplo, análisis de vibraciones y de lubricante), ofrece un apoyo eficaz para determinar el estado general de una máquina. También puede proporcionar indicaciones de un problema en desarrollo antes de que sea detectable por otros medios.

Asimismo, los termógrafos deben evitar priorizar los hallazgos basados únicamente en la temperatura. Las mediciones de temperatura identifican los problemas muy bien y pueden ayudar a caracterizarlos, pero no son la mejor manera de determinar por qué un componente está fallando. Por lo tanto, los procedimientos de inspección no solo deben abordar formas de localizar problemas mediante la termografía. También deben tener en cuenta otras tecnologías para solucionar problemas adicionales.


Recomendaciones

Al capturar una imagen, asegúrese de que la cámara termográfica está calibrada mediante la visualización de un cuerpo negro (blackbody) de referencia. Si el equipo tiene una función de memoria, compruebe que los datos grabados anteriormente han sido borrados. Una excepción es si el área que se está inspeccionando ha sido sometida a una inspección previa; en ese caso, sería prudente cargar los resultados pasados en la cámara para compararlos con los últimos hallazgos. Finalmente, reúna todo el equipo adicional necesario, tales como medidores de pinza para las lecturas de cargas, cualquier equipo de protección (EPP) especial, y asegúrese de que todo esté en buen estado de funcionamiento.

Asimismo, al entrar en un área de inspección, tómese un instante para orientarse y determinar una estrategia de salida de emergencia y observe los peligros potenciales. Muchos termógrafos comienzan una inspección eléctrica mirando primero las cubiertas de los paneles mientras todavía están cerradas. Cualquier aparición anormalmente caliente puede requerir tomar más precauciones de seguridad antes de acceder al equipo en el interior. Si es necesario, ponga letreros o barricadas alrededor de un área durante la inspección.

A menos que el equipo de inspección esté realizando una inspección de línea base por primera vez, solo registre imágenes térmicas cuando se encuentren problemas o excepciones. Tómese el tiempo para mirar los hallazgos desde varios ángulos diferentes y recopilar cualquier otro dato útil para el análisis, incluidas imágenes visuales adicionales del componente. No se preocupe por medir realmente las temperaturas hasta después de encontrar un problema. A continuación, si procede, utilice la emisividad correcta y la corrección de temperatura reflejada (RTC) para obtener la temperatura real. El análisis adicional suele ser más fácil de hacer en la oficina de la computadora.

En el caso de tableros eléctricos como tableros de control de motor, abra solo tantos paneles como sea seguro. Los puntos calientes problemáticos pueden enfriarse si las puertas del tablero se dejan abiertas por demasiado tiempo.


Reportando los resultados

Algunos software que vienen con las cámaras termográficas admiten comparaciones simples, pero útiles de la condición de los activos a lo largo del tiempo. Por ejemplo, un punto configurado de temperatura alerta al termógrafo si una imagen supera el valor preestablecido. La configuración de alarma junto con la visualización de la imagen previa puede determinar la extensión de cualquier cambio entre las inspecciones.

Otra característica útil de las cámaras es una herramienta de medición de área que muestra las temperaturas máximas, mínimas y medias del área, en lugar de una medición puntual. Es mejor utilizar esta herramienta siempre que sea posible, ya que garantiza la identificación de la verdadera temperatura máxima. También es importante informar sobre la carga de equipos y las variables ambientales. Observe las correcciones de temperatura utilizadas tanto para la emisividad del objeto con imagen como para el fondo reflejado.

El análisis a largo plazo de los datos es importante, por lo que acumule la información en una forma que ayude a este proceso. El beneficio es doble: En primer lugar, las tendencias que pueden no ser obvias en un análisis diario se hacen visibles; y el segundo beneficio muestra lo que está y no está funcionando acerca de su programa de mantenimiento, destacando dónde se siguen causando problemas. También puede indicar la reducción de la frecuencia de inspección, porque se están encontrando pocos problemas.

Enero 2021
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
LA MODERNIZACIÓN TECNOLÓGICA DEL SECTOR MINERO: Avanzando hacia la digitalización
AUTOMATIZACIÓN Y CONTROL INDUSTRIAL: Digitalizar los procesos productivos, la clave para el futuro
LA INDUSTRIA ELECTRÓNICA EN CHILE: Construir redes para fortalecer el ecosistema
Contáctenos
Dirección: José Manuel Infante 919, Of. 203,
Providencia, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.