Lunes 26 de Septiembre de 2022       •      Dólar= $963,73      •      UF=$34.203,78       •      UTM=$58.772

Blockchain, la importancia de
dónde y cómo se produce la energía
Por Darío Morales, Director de Estudios ACERA AG.
El cambio climático ha despertado una mayor conciencia acerca de la importancia de migrar hacia una matriz eléctrica más sustentable. Gracias a la tecnología blockchain, la electricidad está dejando de ser un commodity y ahora está teniendo atributos que pueden ser diferenciados.

Cuando queremos participar de un negocio en el cual se vende un producto tangible, es perfectamente posible hacer un seguimiento de este desde su origen hasta el destino. Podemos tener certeza de cuando el producto salió de la fábrica, de cuál fue el trayecto y cuánto se demoró en llegar hasta el cliente. Es más, si el producto no corresponde exactamente a lo que a lo que se pidió, existe la posibilidad de devolverlo al proveedor y deshacer el negocio.

Lo anterior también es posible cuando adquirimos servicios. En la mayoría de los casos, estos servicios, ya sea de consultoría, de transporte, o de cualquier otro tipo, se manifiestan a través de algo concreto, como un reporte, o bien el hecho de haber sido llevado de un lugar a otro. Sabemos con certeza quién nos prestó el servicio y con qué calidad lo hizo.


“Pintar los electrones”

Esto, que parece tan evidente para muchas de las transacciones comerciales que llevamos a cabo en nuestra vida diaria, no es posible saberlo con precisión dentro del mercado eléctrico. De manera coloquial, en este sector tradicionalmente se ha dicho que es imposible “pintar los electrones para determinar en qué parte del sistema eléctrico es utilizado un electrón inyectado en otra parte del sistema”. Lo que sí podemos hacer es, mediante la utilización de las herramientas que nos entrega la física, calcular voltajes, corrientes, ángulos de desfase y otras magnitudes que nos dan una idea de lo que sucedió o sucederá en el sistema eléctrico en su conjunto.

Debido a esta característica sistémica, hoy en día es imposible para un cliente tener la certeza absoluta del lugar y el tiempo en el que el electrón que está utilizando fue producido, quién lo produjo, y qué trayecto e instalaciones utilizó para llegar a su destino. Dicho de otra forma, las transacciones comerciales, contratos de compra y venta de energía y potencia, pagos de peajes por uso de líneas de transmisión, entre otros, se rigen por la ley general de servicios eléctricos, mientras que los flujos reales de electrones lo hacen por las leyes de la física. Así, es el Coordinador Eléctrico Nacional quien, entre sus funciones, tiene el deber de compatibilizar lo que sucede en el mundo físico de los electrones con lo que pasa en el mundo financiero y de contratos del sector.

Esta lógica de funcionamiento ha sido utilizada desde los inicios de la operación de los sistemas eléctricos y, por lo tanto, los mercados se han ido desarrollando en función de esa lógica. Así las cosas, nunca importó mucho cómo, quién, y cuándo “se produjo un electrón”, lo importante es que “ese electrón llegue hasta el lugar del cliente en el momento que se necesita”. En definitiva, la energía eléctrica ha sido tradicionalmente un commodity.

Hoy, la importancia que tiene el sector eléctrico en la lucha contra el cambio climático ha producido que exista una mayor conciencia sobre lo relevante que es avanzar hacia una matriz eléctrica más sustentable y, por consiguiente, ahora sí es importante, quién y cómo se ha producido el “electrón que estamos consumiendo”. Poco a poco, la energía eléctrica está dejando de ser un commodity y ahora está teniendo atributos que pueden ser diferenciados.


Aparece el blockchain

En esta nueva lógica de operación del mercado eléctrico es donde se inserta el blockchain. Si bien esta tecnología no posibilita, necesariamente, “pintar de verde un electrón” como tal, sí nos permite avanzar hacia una mayor trazabilidad de los flujos de energía dentro del sistema eléctrico, para así valorizar los nuevos atributos de la energía eléctrica. El blockchain es un sistema que permite llevar un registro público e inalterable de los flujos de energía producidos, incorporando además las transacciones comerciales que están asociadas a esos flujos. Así, el blockchain facilitaría, por ejemplo, la implementación de un mercado de certificados de energía limpia que, posteriormente, le permitiría a un usuario certificar que su producto fue producido utilizando energía renovable, llevando el atributo de “sustentable” más allá de la cadena de valor de la energía eléctrica.

Actualmente en Chile, hay una serie de iniciativas que buscan darle mayor trazabilidad a la energía eléctrica, algunas de las cuales ya están pensando en la utilización de blockchain. Si bien se piensa que todavía falta para que esta tecnología se masifique en el sector, no sería extraño, que como muchas otras veces ha ocurrido, ésta se haga realidad mucho antes de lo previsto.

Agosto 2020
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
LA MODERNIZACIÓN TECNOLÓGICA DEL SECTOR MINERO: Avanzando hacia la digitalización
AUTOMATIZACIÓN Y CONTROL INDUSTRIAL: Digitalizar los procesos productivos, la clave para el futuro
LA INDUSTRIA ELECTRÓNICA EN CHILE: Construir redes para fortalecer el ecosistema
Contáctenos
Dirección: José Manuel Infante 919, Of. 203,
Providencia, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.