Lunes 26 de Septiembre de 2022       •      Dólar= $963,73      •      UF=$34.203,78       •      UTM=$58.772

Innovar y romper paradigmas
Por Manuel Viera F., Presidente de la Cámara Minera de Chile.
Una de las lecciones que nos ha dejado la pandemia que estamos viviendo es la aceleración de la transformación digital y la adopción de la tecnología y la innovación tanto a nivel ciudadano como industrial, camino que hay que tomar, para lograr que todo siga fluyendo. Entonces se habla del ciudadano digital, comercio digital, procesos digitales, es decir, todo un proceso de la cadena de valor del negocio minero llamado “metamorfosis digital”.

Chile y el mundo están pasando por una de las pruebas más importantes de los últimos años, no solo por la pandemia sanitaria, sino que la grave crisis económica, social y medio ambiental que impactan a los negocios y a la sociedad en general. Existe miedo e incertidumbre por el futuro. ¿Habrá luego vacuna para el Covid-19? ¿Cómo serán los negocios post coronavirus? ¿Cómo reactivar el crecimiento económico para generar empleos?

Si bien, en las últimas décadas el desarrollo en la medicina ha sido importante, nadie ha logrado hasta ahora ganarle al Covid-19; en el ámbito económico, la crisis es enorme, con anuncios de recesión incluida, y al parecer el único beneficiado hasta ahora es el medio ambiente, al que se le ha dado algo de tregua.


Invertir en tecnología, un gran acierto

Sin embargo, debemos tener claro que la tecnología con la que hemos contado en esta época es la que le ha permitido al mundo entero mantener ciertas actividades. La formación de la población, que en algunas generaciones ha sido innata, ha sostenido el teletrabajo, pero esto no es todo.

Diversos sectores productivos han debido bajar sus cortinas por tiempo indefinido y, si bien, el sector minero chileno, también redujo dotación y retrasó proyectos, es uno de los pocos que a pesar de los hechos ha podido seguir adelante y esto es por el uso intensivo de tecnología como la automatización y robotización en sus procesos productivos, en el que siempre ha destacado.

Esto ha sido un gran aporte a la alicaída situación económica del país; desde los Centros Integrados de Operaciones, automatización y robotización de sus procesos hasta los camiones autónomos y ahora la perforación autónoma, un gran acierto.

Esto deja claro, que invertir en tecnología e innovación es una obligación y no una opción. Incluso ese “gasto”, no hay que verlo como tal, sino que como un activo más que permitirá seguir produciendo, dando empleo y generando ingresos para el país.

La metamorfosis digital ya comenzó en la minería chilena, y para ello se requieren cambios estructurales en el personal, en los procesos productivos, en la organización y en la adopción de las tecnologías digitales, trabajar con robots y androides es lo que viene y debemos estar preparados.

Además, pensando en el futuro habrá que reforzar los protocolos de seguridad y salud ocupacional, una vez que se retomen las actividades de esta nueva normalidad del sector para evitar rebrotes o nuevos contagios entre los trabajadores. Habrá una obsolescencia tecnológica acelerada, la minería demandará conectividad y comunicaciones más seguras, automatización y robotización colaborativa.

Como dije antes, la continuidad operacional estará en función de la capacidad humana para implementar la robotización, automatización y la interoperabilidad de los sistemas. Tenemos que pensar y gestionar para industrializar nuestras riquezas minerales, partiendo por hacer alianzas con países dueños de tecnologías, es imperativo, ya que se estima que si industrializa solo el 30%, contribuiría con cerca de 3 a 5% del PIB.

Llamamos a todos los sectores a transformar chile en un Hub tecnológico, a pensar en grande. Miremos el ejemplo de Singapur, país pequeño que no tiene recursos naturales y que se trasformó en un Hub de bienes y comercio mundial. Hoy existe una oportunidad para los sectores que generan tecnologías, que innovan; también es momento de que las diversas industrias saquen lecciones de lo que ha sucedido y vean los opciones que nos ofrece el mundo actual para agregar tecnología a sus procesos y no verse en la obligación de dejar de producir, en situaciones como las actuales. Si Chile no inicia esta metamorfosis digital, se verá obligado a depender en todo sentido de otros países.


Nuestra deuda en innovación

Hoy la eficiencia es sinónimo de innovación, de inclusión de tecnología, hay que pensar en romper paradigmas; tal vez al interior de diversas operaciones y centros productivos pueden comenzar a buscar sus propias soluciones, que a veces puede ser más rápido que encontrar la tecnología ya probada. Este es uno de los tantos paradigmas que hay que eliminar.

En el país contamos con profesionales y conocimientos, que muchas veces es más reconocido en el extranjero que aquí, hay que atreverse. La minería en muchas áreas ha generado sus propias soluciones, tal vez se puedan sacar al mercado, compartir, para hacer que nuestro país, en sus diferentes áreas, pueda crecer, mantener sus operaciones, control remoto a distancia, y fomentar la I&D de manera concreta en base a fondos del royalty cuyo destino se desconoce.

Pero, cuidado, esto no solo es obligación del sector privado. El sector público debe incentivar que esta transformación se logre. Somos uno de los países que menos invierte en innovación y en desarrollo tecnológico, sin embargo, estamos viendo que la Inteligencia Artificial, que la digitalización, la automatización, salvo contadas excepciones, ha ayudado en estos meses a dar continuidad al negocio minero y no necesariamente es tecnología chilena.

Los desafíos son enormes, generar 2 millones de empleos, estabilidad macroeconómica, generar ingresos urgentes para hacer crecer la economía para generar empleos y volver a ser grandes como país.

Es obligación de todos los sectores invertir en I+D. Desde estas líneas hago un llamado a aprovechar las lecciones que nos ha dejado, por un lado el estallido social y, por otro, la pandemia, para sacar el freno de mano de la innovación y ser un ejemplo para el mundo.

Agosto 2020
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
LA MODERNIZACIÓN TECNOLÓGICA DEL SECTOR MINERO: Avanzando hacia la digitalización
AUTOMATIZACIÓN Y CONTROL INDUSTRIAL: Digitalizar los procesos productivos, la clave para el futuro
LA INDUSTRIA ELECTRÓNICA EN CHILE: Construir redes para fortalecer el ecosistema
Contáctenos
Dirección: José Manuel Infante 919, Of. 203,
Providencia, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.