Jueves 9 de Julio de 2020       •      Dólar= $785,64      •      UF=$28.687,80       •      UTM=$50.372

DETECCIÓN DE GAS SF6
¿Por qué es importante para las compañías eléctricas?

Los equipos de las subestaciones -como disyuntores y transformadores- conmutan y transforman altas tensiones y corrientes. La conmutación de altas tensiones supone un riesgo para la seguridad y la producción en forma de arcos eléctricos. El gas SF6 se utiliza para el aislamiento en estos equipos, siendo más eficaz que otras alternativas, como el aire y el aceite, debido a sus propiedades de ionización como gas de extinción. Sin embargo, al tratarse de un potente gas de efecto invernadero, es importante garantizar su detección y tratamiento adecuado en caso de fuga.

El uso de gas SF6 exige que las compañías eléctricas tengan establecido un proceso para realizar un seguimiento de la cantidad de gas que se utiliza y que se vierte a la atmósfera. La mejor opción para abordar este problema es contar con una cámara termográfica fiable con detección de gases SF6 para identificar posibles fugas durante las tareas de mantenimiento cotidianas. De este modo, se pueden realizar inspecciones térmicas para detectar fugas de diverso alcance, reducir los tiempos de inactividad, y programar las reparaciones correspondientes para soldaduras o conexiones atornilladas (juntas y bridas) de casquillos.


La importancia de la detección de gas SF6

El gas SF6 se utiliza para aislar equipos de subestaciones exteriores con más de 35.000 V (con la correspondiente corriente alta) en dispositivos de redes eléctricas como disyuntores, interruptores de líneas de transmisión y dispositivos o interruptores de distribución subterráneos.

Si el aire o la humedad se cuelan en el interior del equipo se pueden producir averías de dimensiones catastróficas, como arcos eléctricos. El gas SF6 ayuda a evitar este tipo de desastres, pero el gas en sí conlleva algunos inconvenientes y debe mantenerse dentro de las carcasas de los equipos. Cada país tiene sus propias normas al respecto.

Por ejemplo, la Agencia de Protección Ambiental estadounidense (EPA) exige a las compañías eléctricas que establezcan un proceso para controlar con regularidad las fugas de gas SF6. Si la fuga es superior al 1% del total de gas utilizado en toda la compañía, la EPA puede imponer una multa a la empresa. Además, puede llevar a cabo auditorías aleatorias en las compañías, durante las cuales comprueba una instalación para determinar si cuenta con un proceso de control de gas SF6 en marcha que sea lo suficientemente eficaz en conformidad con el principio de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

La detección del punto exacto en el que se encuentra la fuga puede resultar compleja para los inspectores que no disponen de cámaras termográficas con capacidad de detección de gas SF6. Por desgracia, la solución habitual es apagar el equipo y sustituir o reparar todas las conexiones o puntos donde se podría estar produciendo la fuga para garantizar la seguridad y el cumplimiento total de las normas. No obstante, el contar con una cámara que combine la tecnología infrarroja y detección de gas en un solo instrumento ayuda a evitar reparaciones costosas y posiblemente innecesarias, ofreciendo una detección de fugas fiable y ayudando a localizar el origen de estas con mayor eficacia que otros métodos.


Localización de fugas por parte de las compañías

El protocolo actual para la detección de una fuga es bastante engorroso. Se utiliza un manómetro para indicar si hay una pérdida de gas. Cuando se conoce la presencia de una pérdida de SF6, la bombona de gas utilizada para recargar el SF6 se pesa antes y después con el fin de determinar la cantidad de gas perdido o filtrado. Las inspecciones periódicas y las recargas informan del índice de fuga de gas.

Dependiendo del nivel de la fuga de gas, la compañía adopta diferentes estrategias para lidiar con esta. Antes de adoptar cualquier medida correctiva, se debe identificar la ubicación de la fuga de gas. Si la cantidad es muy pequeña, los equipos de la compañía suelen reponer el gas hasta la próxima inspección. En cambio, si el nivel es considerable, se deben adoptar medidas inmediatas. Estas fugas pueden resultar muy costosas, ya que pueden implicar reparaciones innecesarias.

Un método para detectar fugas de gas consiste en el uso de cámaras ópticas para visualización de gases, que se pueden comprar o alquilar, lo que podría suponer un alto costo en caso de apuro. Una alternativa es contratar un costoso consultor experto en termografía para realizar inspecciones. El costo y los inconvenientes que implican estas opciones suelen dar lugar a inspecciones anuales o bienales, además de un mayor gasto en mantenimiento y recarga del gas SF6. Otra técnica consiste en utilizar rastreadores de gases. Los equipos a menudo tienen que desconectar los equipos en cuestión y, a continuación, utilizar un rastreador de gas fijo o portátil (detector de gas combustible) para confirmar la presencia de una fuga. El uso exclusivo de un rastreador no ayuda a determinar el punto exacto de origen de la fuga y, en algunos casos, los trabajadores tienen para retrasar la comprobación hasta la realización del mantenimiento regular programado.

Todas las inspecciones de gas requieren su tiempo y dependen de muchos factores ambientales. Si sopla el viento, los gases se pueden esparcir rápidamente, lo cual imposibilita la detección del origen de una fuga. Los inspectores perspicaces examinarán las posibles soldaduras del equipo. Estas se pueden deteriorar y oxidar con el paso del tiempo o debido a una soldadura incorrecta durante el proceso de instalación. En teoría, cuando el equipo funciona en exteriores tiene que hacer frente a la lluvia y otras inclemencias meteorológicas, dependiendo del clima y de factores geográficos. El óxido suele indicar que se está introduciendo humedad en el equipo, por lo que es importante inspeccionar cualquier área que muestre signos de corrosión (cualquier área de corrosión supone una posible fisura y fugas posteriores).

La detección de gas SF6 en una compañía es como pasar un día entero pescando con mosca en un arroyo; ambos procesos requieren habilidad, técnica y paciencia. Como se ha mencionado anteriormente, el nivel de fuga de gas determina la gravedad de la acción necesaria.


8 consejos para capturar imágenes de gas

Evitar días de lluvia/viento: bajo estas condiciones, los gases se disipan demasiado rápido, a menos que se trate de una fuga masiva.

El gas debe estar a una temperatura distinta a la del entorno para poder verse; se necesita un contraste térmico:
- Cielo frío o caja de control con calefacción.
- La emisividad es un factor a tener en cuenta; asegúrese de que cuenta con el plan correspondiente.

Utilice un trípode para estabilizar la cámara durante la inspección.

Coloque la cámara a unos 3 metros del objetivo.

Instale la cámara por debajo de la fuga y apúntela hacia arriba; aproveche el cielo frío cuando pueda, pues el gas no sale en línea recta.

Sea paciente y espere a que el gas salga.

Los lugares donde se producen fugas con mayor frecuencia son bridas, parte superior y base de casquillos y tubos.

Cuando encuentre la fuga, retire la cámara del trípode para acercarse o muévala a un mejor ángulo para obtener una imagen de mayor calidad.


Artículo gentileza de Intronica. / www.intronica.com
Diciembre 2019
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
LA MODERNIZACIÓN TECNOLÓGICA DEL SECTOR MINERO: Avanzando hacia la digitalización
AUTOMATIZACIÓN Y CONTROL INDUSTRIAL: Digitalizar los procesos productivos, la clave para el futuro
LA INDUSTRIA ELECTRÓNICA EN CHILE: Construir redes para fortalecer el ecosistema
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.