Lunes 18 de Noviembre de 2019       •      Dólar= $780,86      •      UF=$28.132,52       •      UTM=$49.229

Juan Aguedo, CIMPLE:
“En Chile, tenemos una buena adopción de sistemas BMS”

Los sistemas de Automatización de Edificios o de Building Management Systems (BMS), se vienen implementando hace varios años en el país, pero parece que pocos proyectos van más allá del control de los sistemas básicos: climatización e iluminación. Para conocer más sobre la automatización de edificios en Chile, conversamos con Juan Aguedo, Gerente de CIMPLE, empresa integradora de sistemas de control y monitoreo de edificios.
Juan Aguedo.

¿Cuándo aparecieron los primeros sistemas de Automatización de Edificios en Chile?
Hace unos 15 años y, como en el resto del mundo, su principal objetivo fue ahorrar energía, por lo que se comenzó a automatizar el mayor consumo energético dentro de un edificio: la climatización. Esto implicaba centralizar la operación de estos sistemas, que tradicionalmente tenían control vía termostato local; por esa razón, muchos profesionales del ámbito eléctrico hablan de “Control Centralizado” para referirse a Automatización de Edificios.

Tras comprobar los ahorros logrados con estas implementaciones, se pasó a la siguiente carga con mayores gastos: la iluminación. En otras palabras, el control centralizado de clima evolucionó, en la mayoría de los casos, a uno de control y monitoreo para ambos sistemas (HVAC e iluminación).

Posteriormente, y tal como sucedió a nivel global, empezó el entusiasmo en nuestro país por agregarle a estas plataformas otros sistemas, tales como bombas de impulsión, controles de acceso, ascensores, escaleras mecánicas, etc. y, en la mayoría de los casos, ese es el punto donde se mantiene hoy. En otros casos también fueron más allá, integrándose incluso servicios como videovigilancia, detección de incendio, sistemas de intrusión, entre otros.

¿Hay estándares que exigen la implementación de sistemas de automatización de edificios?
Sí. De hecho, una plataforma BMS es una condición crucial para varias certificaciones en sistemas de gestión en sustentabilidad y/o eficiencia energética (LEED, ISO 50001, etc.), y su implementación tiene impacto en las calificaciones, dependiendo de si se trata de edificios existentes o de nuevas construcciones.

¿Cuál fue el segundo objetivo de los BMS?
Generar ahorro operacional, lo que significa disminuir el uso de recursos para operación y mantenimiento de los subsistemas del inmueble. Entonces, hoy los BMS reúnen muchas disciplinas, desde el clima hasta sistemas claves, por ejemplo, para la seguridad, como lo es la localización de personas dentro del edificio. En los hospitales y clínicas, es común que sistemas críticos, como llamados de enfermeras o control de gases clínicos, también estén incorporados a los BMS.

¿Qué tecnologías están cambiando el diseño de estos sistemas?
Todas estas plataformas se basan -en alguna medida- en la misma arquitectura: un control centralizado que puede estar distribuido por áreas o subsistemas, permitiendo una sintonía más granular de estos. Para ello, se instalan dispositivos para controlar los subsistemas, que interactúan entre sí, y que reportan datos a un servidor principal, ya sea dentro del mismo edificio o en una red corporativa, para consolidar una base de datos para sistemas multisitio generalmente. Entonces, un BMS sería un control distribuido, pero que reporta a un servidor para tener la información centralizada.

Ahora bien, con los avances de las tecnologías de la información, esos servidores pueden residir en la nube, no importando el tamaño de la solución requerida, manteniendo el control en el mismo inmueble. Además, cada vez se está recolectando más información, como, por ejemplo, la cantidad de personas dentro del inmueble (para determinar la climatización requerida en el lugar) o la temperatura exterior del edificio (para configurar mejor sus temperaturas interiores).

¿Qué está pasando a nivel de comunicaciones?
Al masificarse las redes Ethernet, todos los protocolos propietarios -que eran mayoritariamente de conexión serial-, migraron a esta tecnología. No obstante, muchas de ellas siguen teniendo el “apellido” de la empresa, es decir, no conversan completamente con otros dispositivos IP. En ese sentido, lo que se viene a futuro es que los dispositivos interactúen por medio de tecnologías abiertas, como ya lo hacen los sistemas de domótica, usando Bluetooth o KNX.

A su juicio, ¿cómo está Chile en la adopción de BMS?
En Chile, tenemos una buena adopción de sistemas BMS, incluso si se compara a nivel regional. En ese sentido, nuestro país tiene proporcionalmente muchas más instalaciones automatizadas que países con más historia inmobiliaria o con mayor desarrollo económico. Sin embargo, muchos usuarios se quedan en controlar el consumo de energía, supervisar que los equipos estén funcionando, pero no mucho más. No se pasa a las otras capas, que son el monitoreo remoto vía infraestructura móvil y la gestión operacional por áreas, y hay mucho por recorrer para llegar a la capa de mayor valor agregado, que es la gestión de la alta gerencia. Por ejemplo, podemos tener, digamos, un hospital que se “auto controla” gracias al BMS y que es más eficiente que uno tradicional, pero ante una falla importante es probable que si no hay nadie en la sala de control, las medidas de mitigación y corrección se tomen a destiempo, pese a la automatización.

Por tanto, ante eventos y análisis, ese hospital automatizado será más eficiente si su plataforma es capaz de interactuar con dispositivos móviles, además de alimentar estadísticas que permitan desarrollar prevención y predicción en el mantenimiento.

¿Qué relevancia tiene poder llevar estos datos a la alta gerencia?
Para una organización que tiene varios sitios, lo interesante es tener una herramienta que les permita comparar sus diversos inmuebles, descubrir por qué uno es más eficiente que los otros, y hacer optimizaciones, recurriendo a conceptos, como por ejemplo, Big Data. En ese sentido, es una invitación a usar ese tipo de tecnología.

En definitiva, se puede hacer mucho en control, especialmente porque hay muchos edificios que no son automatizados y es una componente esencial para el ahorro energético. Luego, se debe implementar el monitoreo -idealmente remoto- y con acceso por medio de dispositivos móviles, para facilitar la visualización a distancia de alarmas y mensajes.

Octubre 2019
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
LA MODERNIZACIÓN TECNOLÓGICA DEL SECTOR MINERO: Avanzando hacia la digitalización
AUTOMATIZACIÓN Y CONTROL INDUSTRIAL: Digitalizar los procesos productivos, la clave para el futuro
LA INDUSTRIA ELECTRÓNICA EN CHILE: Construir redes para fortalecer el ecosistema
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.