Visítanos en Facebook Síguenos en Twitter
Lunes 22 de Abril de 2019          Dólar= $661,32          UF=$27.625,40     •      UTM=$48.353
ILUMINACIÓN LED EN ESPACIOS INDUSTRIALES
Proyectos eficientes y versátiles
Por Equipo de Prensa de Revista ElectroIndustria
En un espacio industrial siempre se debe contar con una luz homogénea y adecuada a áreas definidas, principalmente para el trabajo o la circulación. La búsqueda de opciones de bajo consumo energético ha favorecido el desarrollo de la tecnología LED, la que se ha transformado en una alternativa real para este segmento productivo.

La luz en el rendimiento del trabajo de los operarios es clave en espacios industriales. Diferentes estudios han demostrado que una iluminación adecuada no solo mejora la productividad, sino que también aporta una mejor calidad y al cuidado de la visión. Así, por ejemplo, la agudeza visual es algo que se puede mejorar con una luz adecuada.

De acuerdo con Alan Fox, Arquitecto y Director de Diseño del Campus Creativo de la Universidad Andrés Bello, sede Viña del Mar, la iluminación debiese ser, antes que todo, funcional. “Esto no quiere decir que las fábricas no puedan contar con una alternativa decorativa o con propuestas plásticas acordes a la arquitectura. De hecho, hoy en Chile existe una buena cantidad de edificios de gran calidad en su diseño”, asegura.

A su juicio, es importante evitar la fatiga visual, que es tal vez el principal problema en el trabajo relacionado con la iluminación, así como el deslumbramiento, el que incluso puede provocar accidentes de trabajo.

Por su parte, Paola Jara, Arquitecta y Docente de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Central, sostiene que los requerimientos que debe cumplir una luminaria para su uso en un espacio industrial dependerán del tipo de actividad, de las dimensiones del recinto y de su localización, entre otros factores. “En términos generales, podríamos decir que es importante que el equipo tenga una buena vida útil, que sea de fácil mantención, eficiente, que no emita calor, que posea un buen índice de protección (IP) y reproducción de color, de encendido instantáneo y sin efecto estroboscópico”, agrega.

En tanto, Denis Riquelme, Docente del Departamento de Electrotecnia e Informática de la USM Viña del Mar y Especialista en Medio Ambiente Visual e Iluminación Eficiente, asegura que los requerimientos que, en general, debe cumplir una luminaria se sintetizan en tres aspectos fundamentales: clasificación según la distribución de la luz, características mecánicas, y características cromáticas. “Dentro de estas, las características cromáticas deberían ser especialmente consideradas en la selección de una luminaria para un espacio productivo. También es fundamental tener en cuenta los parámetros de temperatura de color correlacionada y el Índice de Rendimiento de Color (CRI)”, enumera.


Consolidación del LED

La búsqueda de alternativas de luminarias de bajo consumo energético ha favorecido el desarrollo de la tecnología LED, la que actualmente se presenta como una buena opción. “Hoy en día, en los proyectos industriales se está prefiriendo el LED, porque los costos de este tipo de luminarias han bajado considerablemente. Hace 10 años atrás, una iniciativa con estos productos era prácticamente inviable por su alto valor”, explica Riquelme.

El gran avance técnico que ha tenido este sistema ha hecho que sea muy competitivo frente a otras tecnologías en iluminación, advierte Jara. “En los proyectos donde he trabajado, y de acuerdo a lo que he visto internacionalmente, podría decir que esta alternativa se ha consolidado no solo en esta área, sino que en distintos usos. Su consolidación ha estado fuertemente impulsada por sus cualidades técnicas, como eficiencia energética, vida útil y versatilidad”.

Para Fox, el LED está ya bien posicionada a nivel de iluminación industrial, ya que las empresas han comprendido que permite una adecuada relación entre eficiencia y calidad en las prestaciones lumínicas. “La gran cantidad existente de proveedores es hoy un claro indicador de ello.

Hay estudios que aventuran un 63% del mercado para LED en 2020”, asegura. No obstante, el experto agrega que, si bien esta tecnología no es la “panacea”, constituye una elección apropiada para iluminar grandes áreas, fundamentalmente porque permite un considerable ahorro de energía, así como gran diversidad en el tamaño, diseño y durabilidad de las fuentes y de sus dispositivos.

Según el académico de la Universidad Andrés Bello, otras tecnologías vigentes hoy son la inducción magnética (básicamente, fluorescente sin electrodos), de una muy larga vida útil; los fluorescentes llamados “industriales”; y la tecnología ESL (Electron Stimulated Luminiscence), la que mediante electrones acelerados excita el fósforo para generar luz.

“Hoy en día, la mayor parte de los espacios de este tipo todavía están iluminados con campanas industriales y lámparas de descarga de alta presión (haluros metálicos e inducción magnética)”, señala Riquelme. “Las luminarias con lámparas de inducción magnética se utilizan bastante, porque tienen una vida útil prolongada, en comparación a las de halogenuros metálicos”, agrega.


Seguridad laboral

Los expertos coinciden en que la iluminación tiene una gran incidencia en la seguridad laboral de los operarios y funcionarios de una instalación. Así, el confort visual y la capacidad son esenciales, siendo los casos de accidentes más recurrentes los que tienen relación con la identificación de objetos y riesgos asociados a máquinas y entorno de trabajo en el plano cotidiano.

“No hay que olvidar que hablamos de iluminación tanto natural como artificial, y ambas deben regularse, ya que los excesos de niveles de luz también son perjudiciales y hasta fatales, por cuanto el deslumbramiento, como dice la palabra, ‘deslumbra’ al trabajador, generando una incomodidad y hasta ‘ceguera’ momentánea”, explica Fox.

Una luminosidad deficiente puede causar accidentes graves al trabajador y, si además, no es adecuada al tipo de trabajo que se realiza en el área, puede afectar la productividad. “Por ejemplo, en los trabajadores nocturnos una mala iluminación puede producir accidentes, déficits en el rendimiento, mayores riesgos de enfermedades cardiovasculares, así como problemas gastrointestinales, emocionales y cognitivos”, señala Riquelme.

En este ámbito, resulta indispensable contar con una iluminación que permita ver y ejecutar las tareas que se realizan en el puesto de trabajo sin dificultades. También debe permitir transitar sin peligro en lugares como zonas de paso, vías de circulación, escaleras, pasillos, etc. “Una instalación deficiente puede aumentar la posibilidad de que las personas cometan errores trabajando y de que se produzcan accidentes”, afirma Jara. “La luz permite que recibamos gran parte de la información que está en nuestro entorno, por lo que el poder ver queda unido a la necesidad de disponer de una buena iluminación”.

En este ámbito, Fox destaca una nueva tendencia: la Iluminación Centrada en el Ser Humano (HCL, por sus siglas en inglés). “Este concepto persigue estimular el proceso biológico de la regulación hormonal o simular la carencia de radiación solar. Para entender sus beneficios, consideremos el hecho, muy serio, de que una insuficiente exposición a la luz solar genera insomnio, cansancio y hasta depresión”, sostiene. Esta es un área a explorar en el campo de la iluminación industrial, pues dedicamos una gran parte del día a nuestro trabajo, donde estamos expuestos muchas veces a anomalías que afectan nuestra salud, y, por ende, la calidad del propio trabajo”.


Normas y estándares

Concretamente, en Chile no existe una norma que regule la disposición o el uso de las luminarias industriales. Específicamente, y aplicado al campo del alumbrado, a nivel local se consulta la norma NCh Elec. 4/2003 para instalaciones de consumo en baja tensión, la que determina la instalación eléctrica de cualquier área; a esto se suma el DS 594 que regula la seguridad de las personas según el trabajo que realizan.

La SEC (Superintendencia de Electricidad y Combustibles), es el organismo encargado de fiscalizar los proyectos de iluminación, entre los que están los edificios de producción. En la mencionada NCh Elec. 4/2003, se incluyen tablas de niveles con valores indicados para distintos tipos de tareas visuales. También se regulan las características mínimas de operación de los sistemas de iluminación de emergencia, un aspecto clave en este sector.

“Uno de los principales avances en este plano es la cada vez más directa relación entre el Internet de las Cosas (IoT) y la iluminación. Mediante cableados Ethernet se permite una comunicación bidireccional, en que luminarias con sensores informan a una central de control sobre presencia de personas, intensidad luminosa, humedad o temperatura, lo que permite un trabajo fino en el manejo de las condiciones de confort en espacios de trabajo”, detalla Fox. “En este plano, en todo caso, falta mucho aún para hablar de masificación en Chile, y más aún en aspectos normativos”.

A lo anterior, Riquelme agrega que las normas en Chile no se encuentran actualizadas para las últimas tecnologías, problema que se ve reflejado en los proyectos. “El que rige específicamente para la industria data de 1999”, aclara.

A juicio de Paola Jara, sería un gran aporte incorporar, según el tipo de recinto, requerimientos luminotécnicos más allá del nivel de iluminancia horizontal. “Los estándares internacionales, además de exigir este valor, solicitan otros requisitos, tales como iluminancia vertical, uniformidad lumínica, factor de deslumbramiento (UGR), entre otros. Todos estos factores pueden afectar la calidad de la luz del espacio en la industria y de los espacios de trabajo en general”, concluye.

Marzo 2019
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clww.ng.clwww.gerencia.clwww.revistahsec.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 2018 Editora Microbyte Ltda.