Visítanos en Facebook Síguenos en Twitter
Jueves 20 de Septiembre de 2018          Dólar= $673,80          UF=$27.339,23     •      UTM=$47.920
ILUMINACIÓN DE EMERGENCIA
La clave está en el mantenimiento
Por Equipo de Prensa de Revista ElectroIndustria
Un incendio, un terremoto, u otro tipo de emergencia, pueden derivar en un corte de suministro eléctrico, afectando la seguridad de las personas y de las instalaciones, por lo que un adecuado sistema de iluminación y señalización resulta fundamental para una evacuación sin riesgo.

Iluminar los componentes de los medios de evacuación, como puertas de salida de emergencia, escaleras, desniveles, información de las vías de escape y de los equipos o elementos necesarios para controlar un siniestro, entre otros, son parte de las funciones que cumplen los sistemas de iluminación de emergencia. Su correcto funcionamiento es fundamental para garantizar la seguridad de las personas y de los bienes de cualquier instalación con alta afluencia de público -edificios, centros comerciales, hospitales, colegios, etc.- o de una planta industrial. “Es por ello que su capacidad de respuesta no solo debe ser oportuna, sino también muy efectiva”, asegura Álvaro Boehmwald, Director de Carrera de Ingeniería en Energía y Sustentabilidad Ambiental en Universidad San Sebastián, sede Concepción.

Las tecnologías más comunes, agrega, son aquellas de carácter autoenergizante y con tiempos de autonomía e iluminación adecuados, con resistencia a golpes y altas temperaturas. “Estas características son fundamentales, considerando que estos equipos deben funcionar ante eventuales cortes de suministro energético, en presencia de altas temperaturas en el caso de un incendio, y soportar movimientos y golpes en caso de ser un terremoto”, precisa. Según Alan Agüero, docente de Prevención de Riesgos de Duoc UC, sede San Joaquín, destacan también las tecnologías de iluminación que pueden proyectarse sobre el humo en el caso particular de los incendios.

En cuanto a eficiencia y capacidad lumínica, las luminarias LED lideran el mercado. Larga vida útil (entre 10 y 20 años) y mayor resistencia, son solo algunas de sus ventajas competitivas frente a otras tecnologías. “Las luminarias LED y sus sistemas de respaldo energético, basados principalmente en baterías de litio, ponen a este tipo de luminarias en la vanguardia de los sistemas de iluminación de emergencia y han demostrado ser muy efectivas en condiciones de emergencias reales”, afirma Boehmwald.

Fernando Vera, docente del Instituto Profesional Santo Tomás, sede Viña del Mar, en tanto, destaca el LED como una gran alternativa de iluminación, “ya que consume baja potencia sin perder su calidad de iluminación. Por lo tanto, podríamos decir que este tipo de luminaria no es un costo, sino una inversión”.

De todas maneras, agrega Agüero, es importante considerar que estos equipos “no deben generar ni aportar a nuevas emergencias”.


Criterios para diseño e implementación de un proyecto

Considerando la relevancia del alumbrado de emergencia ante cualquier eventualidad, es necesario contemplar ciertos aspectos a la hora de diseñar e implementar estos sistemas. “La normativa chilena, al igual que en otros aspectos de seguridad, es bastante básica y poco exigente”, advierte el docente de Duoc UC. En esa línea, añade, los criterios principales para elegir la iluminación y señalización de emergencias son:

1.- Determinar la iluminación y señalización en base al trabajo a desarrollar en la industria y las posibles emergencias que ahí se generen. El sistema debe estar alineado con la evaluación de riesgos y la vulnerabilidad del plan de emergencias.

2.- Distribuir en cantidad los equipos de acuerdo a las capacidades de iluminación y alcances que tenga la recomendación del fabricante y la legislación vigente.

3.- Considerar la dinámica del humo en el caso de incendios para la ubicación de la señalización e iluminación de emergencias; esto porque en estos siniestros perderemos todas las luces ubicadas en altura por efecto de los humos y gases tóxicos.

4.- Considerar que la selección e instalación de estos sistemas sean realizadas por una empresa con experiencia en el área, y siempre asociadas a un programa de mantención de acuerdo a los requerimientos de los equipos y la normativa vigente.


Errores frecuentes

Para el docente del Instituto Profesional Santo Tomás, uno de los principales errores en la implementación de los sistemas de iluminación de emergencia es su falta de mantenimiento preventivo y correctivo, y su ubicación en lugares poco estratégicos. Tesis que adscribe Boehmwald, quien asegura que, en ocasiones, “al no tener claras las vías de evacuación y aquellas zonas seguras, se tiende a iluminar sectores que poco o nada tienen que ver con estas vías”.

En tanto, Agüero sostiene que no seguir la normativa vigente, ni las indicaciones de los fabricantes, son algunas de las faltas más frecuentes que pueden afectar el buen funcionamiento de los equipos. “No obstante, el error principal es no entender para qué tipo de emergencia se necesita la luz. Eso ocurre cuando no tenemos un sistema de emergencias ordenado y planificado en el interior de la organización, lo que nos podría llevar a comprar un equipo no adecuado a la realidad de nuestras necesidades como empresa”, precisa.


Buenas prácticas

En cuanto a las acciones recomendadas para una óptima operación del alumbrado de emergencia, Fernando Vera sugiere “fomentar un grado mayor de sensibilización y conciencia por el cuidado de los equipos, realizando mantenimiento preventivo periódicamente para evitar fallas futuras”.

La revisión de las baterías de los sistemas, por lo general, se debiese hacer en forma trimestral, sostiene Álvaro Boehmwald. “También está la revisión de las lámparas que conforman los sistemas de iluminación, para lo cual es muy importante considerar el tipo de lámpara, ya que para cada tipo existe una vida útil estimada en horas de operación, y esto hace variar la frecuencia de las revisiones. Sin embargo, se recomienda realizarlas en forma trimestral”, sentencia.

A lo anterior, Alan Agüero agrega que también debe existir un responsable del sistema de emergencia. “Podemos tener el mejor equipo de emergencias en conjunto con el mejor plan de mantenimiento, pero si no tenemos una persona responsable y preocupada, es igual a que no tuviéramos nada”, detalla. “El cuidado de los usuarios también es fundamental, por esto debemos propiciar los momentos en donde eduquemos a los trabajadores de una empresa o habitantes de un condominio señalándoles que estos equipos no son de uso diario y que deben siempre estar en óptimas condiciones para cumplir su función en una situación de emergencia”, explica.

Junio 2018
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
José F. García Hernández JGH Construcción y Electricidad EIRL (20/06/2018)

El mantenimiento algo que muchas personas consideran un gasto extra y no le dan la importancia que tiene, ni siquiera si se trata de sus propias instalaciones y/o bienes.

GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clww.ng.clwww.gerencia.clwww.embdinero.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 2011 Editora Microbyte Ltda.