Visítanos en Facebook Síguenos en Twitter
Miércoles 25 de Abril de 2018          Dólar= $599,60          UF=$26.995,64     •      UTM=$47.301
EQUIPAMIENTO PARA LÍNEAS ELÉCTRICAS
Tecnología y seguridad para líneas de distribución y transmisión de energía
Por Equipo de Prensa de Revista ElectroIndustria
El montaje y mantenimiento de las líneas de distribución y transmisión eléctrica están constantemente demandando nuevos productos para hacer el transporte de energía más eficiente y seguro. En este reportaje, abordamos no solo la oferta disponible en esta materia, sino que, además, mostramos las tendencias en equipamiento para líneas eléctricas, junto a los equipos y accesorios; acciones de seguridad eléctrica en estas operaciones; buenas prácticas y normativas asociadas.

El desarrollo tecnológico y avance de la electrónica ha permitido incorporar nuevas tecnologías para el montaje y mantenimiento de líneas eléctricas, a nivel de subestaciones, alimentadores y redes eléctricas en general. Lo anterior hizo posible incorporar equipos eléctricos de alta tecnología, ya sea en la construcción de las mismas, como en el mantenimiento de las obras eléctricas existentes.

“A nivel de instalaciones eléctricas de poder, destaca el avance de las protecciones en estado sólido; los equipos de protección, como interruptores y reconectadores de Media Tensión, con sistema de interrupción al vacío, redujeron considerablemente su volumen y su peso, sin dejar residuos tóxicos”, señala Ángel González, Ingeniero Electricista de la Universidad Técnica Federico Santa María y especialista en la materia.

Los sistemas de control centralizados (SCADA), son ampliamente aplicados a los sistemas eléctricos, permitiendo un control y supervisión de toda una instalación, facilitando una retroalimentación de las variables eléctricas en tiempo real y actuar sobre equipos y componentes en forma remota. “Con el SCADA se puede tener una supervisión total en tiempo real del sistema de distribución y hacer maniobras de operación de cierre y apertura de forma remota”, asegura José Antonio Salazar, Gerente de Estudios y Presupuestos de Siemens Energy Management Division.

De acuerdo a lo que señala el equipo de especialistas del Área Power Grid de ABB, recientemente se han lanzado algunas novedades, como el equipamiento libre de mantenimiento (operación con corte en gas SF6), que “ofrece una larga vida útil y presenta un excelente comportamiento en zonas de alta polución, lo que marca la diferencia al utilizar seccionadores de corte con aire, los cuales necesitan un mantenimiento mecánico”.

También se puede mencionar la automatización de las redes, como Smart Grid y subestaciones digitales; aisladores de polímeros con resinas epóxicas HCEP, la goma silicona y otras. “Los desarrollos antes mencionados han mejorado los índices de calidad de servicio para los clientes, así como reducido y enfocado el mantenimiento gracias a la predicción de fallas”, enfatizan en ABB.

César Beas, Jefe de Ingeniería de Productos de Rhona, destaca como novedades en mantenimiento los detectores de tensión personal para niveles de tensión desde 10kV hasta 66 KV. “Estos tipos de producto son muy livianos y pueden ser instalados dentro del casco de cualquier operario. El equipo detecta la presencia de tensión de manera instantánea y advierte con una alerta sonora al operario si la línea donde está trabajando está energizada”.


Pasos y criterios

Para Eduardo Alvarado, Gerente Técnico de Trent, el aspecto fundamental que debe contemplar un plan de mantenimiento es tener claridad de los criterios que se necesitan cumplir con este: si se desea considerar la seguridad de la línea o el impacto del corte del suministro, por ejemplo, y cruzarlo adecuadamente con las bases de datos que indiquen tipología de fallas, cantidad de clientes afectados, potencias afectadas, clientes estratégicos o gubernamentales, entre otros factores. “Todo lo anterior y otras variables son los 'input' para un plan adecuado. Con este diagnóstico se ponderan recursos, costo del valor de los mantenimientos, se incorporan prioridades y se designan responsables. Además, se generan estrategias para mantenimientos predictivos, preventivos y correctivos, junto con control y seguimiento, para finalizar con la revisión del cumplimiento físico (avance) y financiero (estar en presupuesto al final del período)”, enumera.

José Luis González Riva, Gerente Ingeniería Latam de Comulsa, añade que es vital también implementar un sistema de gestión de integridad de instalaciones eléctricas, lo que permite establecer una condición de trabajo eléctricamente segura, para proteger la vida y salud de los trabajadores electricistas. “Lo fundamental de un plan de mantenimiento de líneas eléctricas debe considerar revisión permanente del equipamiento a utilizar, inspecciones visuales y pruebas dieléctricas, limpieza y probador de pértigas, entre otros”.

Los expertos de ABB señalan que los nuevos desarrollos tecnológicos y el proceso de digitación del dato han permitido cambiar el enfoque en la aplicación de estrategias de mantenimiento, pasando del mantenimiento basado en tiempo al basado en condición.

“Este último combina la evaluación de riesgos de los activos y la condición operacional en la que se encuentran, permitiendo así optimizar los planes de mantenimiento de acuerdo al resultado de las evaluaciones temporales de los activos; que incluso, dependiendo de las aplicaciones y capacidad de los software de mantenimiento, hacen posible obtener una evaluación en línea”, afirman.


Seguridad y mantenimiento

De acuerdo a Fernando Gariazzo, Jefe División Área Eléctrica y Control Power & Control Sales Manager de Soltex, el principal aspecto de seguridad a considerar es la generación de arcos eléctricos indeseados en estas líneas. “Por lo mismo, mantener los medios de comunicación que poseen estos equipos es indispensable, por lo que la mantención a realizar al OPGW (cable guardia) para mantener la comunicación de los equipos de protección en línea a través del SCADA es lo más importante, ya que hoy en día lo más valioso es la información”, asegura. Para Ángel González, la seguridad de las instalaciones eléctricas, su normal operación, la satisfacción de los clientes, el cumplimiento de las normas y condiciones que establecen los decretos de concesión y, en general, la continuidad del servicio, están estrictamente ligados. “De ahí la importancia de contar y cumplir con los planes de mantenimiento; estos deben ser ejecutados en forma rigurosa, para tener un alto nivel de continuidad y confiabilidad de los sistemas de distribución eléctrica, en especial por parte de las empresas concesionarias. No contar y/o no ejecutarlos, conlleva un deficiente servicio, vulnerable a condiciones ambientales y climáticas”, especifica.

En cualquier instancia donde se realice un trabajo eléctrico se deben tener las más altas medidas de seguridad para el operario que realiza este tipo de actividades, ya que el riesgo eléctrico y los daños que se puede sufrir en las tareas de mantenimiento son severos.

“En razón de lo anterior, se recomienda seguir algunos protocolos establecidos, como la norma NFPA 70E o bien ‘Las cinco reglas de oro’, las cuales establecen ciertos pasos y fundamentos primordiales al momento de realizar cualquier actividad donde se identifique un riesgo eléctrico”, aclara Beas.

Para Salazar, lo esencial es que la gente use las herramientas adecuadas. Dependiendo de la tensión de la línea, el encargado de mantenimiento debe utilizar la ropa e instrumentos correspondientes, los que deben estar certificados de acuerdo a la normativa vigente. “En caso que corresponda, se debe proceder a desenergizar la línea, poner a tierra ambos extremos, realizar mediciones de tensión y, una vez verificada la ausencia de tensión, instruir la ejecución de trabajos en la línea”, estipula.

“La normativa eléctrica prevé consideraciones de seguridad desde el punto de vista de la protección y seguridad de la línea (continuidad). Sin embargo, las distribuidoras van más allá de aquello, considerando variables que garanticen también la seguridad de las personas e instalaciones de terceros”, enfatiza Alvarado.


Buenas prácticas

Según advierte González Rivas, cada empresa eléctrica de generación, transporte o distribución de energía eléctrica, deberá poseer procedimientos de operación y mantenimiento de sus instalaciones que permitan dar cumplimiento a los estándares de seguridad y calidad definidos. “Por ello, entre otras cosas, se debe aplicar los requisitos indicados por la norma OSHA 29 CFR 1910.269 (Generación, Transmisión y Distribución de Instalaciones), implementar en los trabajos de operación y mantenimiento de cada empresa, la Norma de Seguridad Eléctrica en Lugares de Trabajos NFPA 70E; y establecer las condiciones que se deben cumplir antes de dar inicio a los trabajos, y que se deben mantener durante y posterior a la ejecución de los mismos”, precisa.

Gariazzo añade que hay buenas prácticas que se ven reflejadas en el trabajo que está realizando la autoridad con el objetivo de “optimizar y poseer la información del comportamiento de las líneas al instante, poseer variables reales y constantes a través del tiempo, para así elaborar políticas de mantenimiento y contingencias para futuros proyectos”.

Por su parte, Beas agrega que siempre se debe contar con los equipos de protección personal correspondientes al trabajo que se realizará. “Además, se debe asegurar el buen estado de cada uno de estos periódicamente, realizando pruebas mensuales y/o anuales a cada equipo que será utilizado en la operación”. Al ejecutar intervenciones y actividades en los sistemas eléctricos de distribución, se debe actuar con mucha prudencia, con un apego riguroso a las normas de seguridad y procedimientos de trabajo, enfatiza Ángel González.

“Es importante advertir a todo el personal, y trabajadores en general, el peligro inherente y los riesgos asociados a la electricidad y los trabajos en altura; por lo que siempre se debe estar atento y no pueden confiarse. A su vez, se debe desarrollar y llevar un análisis de los riesgos en cada una de las faenas que se interviene, transmitirla al personal y plasmarla con sus respectivas firmas en un documento y/o charla. Se da por sentado que se cuenta con todo el equipamiento de protección personal de cada trabajador y que se cumplen ‘Las cinco reglas de oro’”, concluye.

Enero 2018
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clww.ng.clwww.gerencia.clwww.embdinero.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 2011 Editora Microbyte Ltda.