Visítanos en Facebook Síguenos en Twitter
Martes 16 de Enero de 2018          Dólar= $600,66          UF=$26.811,97     •      UTM=$47.019
Los desafíos de la manufactura avanzada en Chile
Por Jorge Yutronic, Presidente del Programa Estratégico de Manufactura Avanzada de Corfo (PEMA).
La cuarta revolución industrial ha comenzado, un nuevo ordenamiento industrial se encuentra en desarrollo y Chile, a través del Programa Estratégico de Manufactura Avanzada de Corfo, pretende sumarse a esta nueva revolución y ser parte activa de este proceso de transformación.

La Manufactura Avanzada (MA), es la manufactura de productos de altas especificaciones técnicas, que demandan tanto materias primas y componentes más sofisticados, como servicios de alto valor (diseño, ingeniería especializada, servicios financieros, entre otros), logística, alta digitalización y software, entre otros; generando una mayor creación de valor entre productos y procesos con impactos positivos al interior de las empresas (en sus cadenas productivas y operaciones) y al exterior (en los usuarios y otros relacionados a la cadena de valor).

Este tipo de manufactura, para muchos autores, es la causante de la “cuarta revolución industrial” que está observando la humanidad y que está cambiando el foco de atención de las empresas productivas desde “hacer las cosas lo más costo-eficiente posible”, tendencia principal de los últimos 40 años, a “hacer las cosas inteligentemente” (van Agtmael & Bakker, 2016).

De acuerdo con lo establecido por The Boston Consulting Group (BCG, 2015), existen nueve tecnologías que están remeciendo la industria manufacturera en todo el mundo, las cuales son: Big Data y análisis de datos, robots autónomos, simulación, integración horizontal y vertical de sistemas, Internet de las Cosas (IoT), Ciber seguridad, la “nube” (o Cloud Computing), manufactura aditiva, realidad aumentada, sensores inteligentes y nanomateriales.

Estos denominados pilares de la transformación tecnológica conectan a toda la cadena de valor, no solo de una misma empresa, sino que de todo el ecosistema que rodea la confección de un producto o la entrega de un servicio. Sensores que transmiten información de la producción en tiempo real, software capaz de tomar esta información, filtrarla y entregarla de una manera legible, robots y máquinas capaces de tomar esta información, interpretarla y ejecutar acciones, mientras los seres humanos supervisan y analizan los datos entregados por el proceso en todas sus dimensiones, son algunos de los ámbitos de desarrollo de la nueva industria. Quizás muchas de las empresas manufactureras tengan algunas expresiones o algunas tecnologías que se relacionen con MA, pero el concepto va más allá que una implementación tecnológica. La MA abarca la integración de las expresiones y tecnologías de vanguardia, en todas las dimensiones de los procesos productivos y de comunicación con los actores relacionados y de paso, generando cambios en la propuesta de valor de las empresas, aumentando su productividad y la de sus clientes a través de proveer nuevos productos y/o servicios avanzados.

Esta nueva forma industrial llevará, indudablemente, a producir de una manera más rápida, ecológica y flexible, minimizando los costos, el impacto ambiental y la inseguridad en el trabajo. En cuanto al producto en sí, se tendrá una mayor información sobre la calidad y las propiedades, pudiendo lograr también una producción más focalizada en el cliente. Por otra parte, se requerirá menos fuerza de trabajo manual y mayor fuerza laboral especializada. Entendiendo la importancia de posicionarse con rapidez en el nuevo mundo de la MA, son varios los países que han realizado o están realizando programas específicos para fomentar este tipo de manufactura. Entre ellos destacan Alemania, Reino Unido, China, EE.UU., Canadá, Australia y Corea del Sur.

Todos los países que están desarrollando planes para promover la manufactura avanzada, coinciden en el sentido de urgencia de su implementación. Existe conciencia de que las nuevas tecnologías están presionando hacia un nuevo ordenamiento industrial y que los primeros países en adaptarse tendrán ventajas sobre el resto, y por el contrario, aquellos que no ingresen tempranamente en este tipo de industria perderán posiciones difíciles de recuperar en el futuro.


La realidad chilena

En el caso de Chile, la industria manufacturera ha ido perdiendo participación dentro del PIB, estando hoy en aproximadamente 10%. Por lo tanto, para que vuelva a valores históricos del 15%, se requiere un cambio sustancial a través de la incorporación de las tecnologías avanzadas de la Industria 4.0 (como son conocidas hoy), de forma tal que las empresas chilenas incrementen su productividad y la de sus clientes.

¿Cómo Chile puede fortalecer su industria manufacturera? A través de la incorporación de estas tecnologías avanzadas en la generación de nuevos productos/servicios que son ofrecidos a las industrias en las cuales Chile es reconocido actor internacional, como Minería, Alimentos, Energía, Construcción y Salud, de forma tal que empresas chilenas, generando aumentos de productividad en industrias verticales, podrán posteriormente escalar internacionalmente, dado el nivel de exigencia de estas industrias tractoras nacionales que es similar al de empresas internacionales. En nuestra economía, se estima hay cerca de 200 empresas con expresiones de manufactura avanzada (EEMA), de las cuales aproximadamente 90 están en el mercado B2B, siendo el resto del mercado B2C. En términos de facturación, las empresas EEMA tienen 7,5 veces más facturación que las manufactureras tradicionales y una utilidad 23 veces mayor. Por ello, vemos que las EEMA tienen mejores resultados económicos que las tradicionales, por lo tanto hay que apoyar a las empresas a que se produzca la transformación.

A nivel internacional, los países que están avanzando hacia la manufactura avanzada cuentan con programas gubernamentales, principalmente Centros Tecnológicos de Avanzada (como por ejemplo, Tecnalia, en España, y Catapult, en Inglaterra), los que son el soporte para el desarrollo de nuevas tecnologías/productos/servicios/ materiales, entre otras, y Chile no debe estar ajeno a estas tendencias.

En el marco de sus Programas Estratégicos, Corfo desarrolló el Programa Estratégico de Manufactura Avanzada (PEMA), el que se encuentra en puesta en marcha, con una Hoja de Ruta y metas definidas, por un horizonte de tiempo de 10 años, cuyo objetivo central es impulsar tempranamente el desarrollo de la MA en Chile, logrando aumentar los ingresos económicos, y la cantidad y calidad de empleos relacionados a la MA en el país. El estudio realizado por PEMA -en el que participaron actores del mundo público, de la academia y del mundo privado-, construyó una hoja de ruta para acelerar la transformación que necesitan las empresas chilenas en donde los pilares son: fortalecer el capital humano para MA (desde empresarios a trabajadores); disponer de planes de renovación y escalamiento para empresas manufactureras tradicionales y de internacionalización para empresas con expresiones de manufactura avanzada, y como soporte, un Centro Tecnológico orientado a la manufactura avanzada que permita apoyar a las empresas a desarrollar productos/servicios sofisticados con tecnologías de punta.

Diciembre 2017
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clww.ng.clwww.gerencia.clwww.embdinero.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 2011 Editora Microbyte Ltda.