Visítanos en Facebook Síguenos en Twitter
Lunes 20 de Noviembre de 2017          Dólar= $637,02          UF=$26.677,87     •      UTM=$46.692
ELECTROMOVILIDAD
Tecnologías para un desarrollo sustentable y sostenible
Por Equipo de Prensa de Revista ElectroIndustria
Una menor emisión de gases de efecto invernadero (GEI) así como un uso más eficiente de la energía, son parte de los efectos que trae consigo la incorporación de la electricidad como fuente principal para la movilidad. En este reportaje, diversos especialistas se refieren al escenario local y a las principales ventajas y desafíos que representa este cambio tecnológico.

Afines de agosto, los Ministerios de Energía, Transportes y Telecomunicaciones, y de Medio Ambiente, presentaron una “Estrategia de Electromovilidad” que contempla cinco líneas de acción: desarrollo de información al mercado, regulación y estandarización, formación de capital humano, difusión de tecnologías vehiculares eficientes, e incentivos transitorios para el despliegue de la Electromovilidad. De esta forma, Chile busca estar preparado para implementar un esquema de movilidad eléctrica.

Si bien hoy existen cerca de 300 vehículos eléctricos en el país, se proyecta que para el año 2050 esta cifra ronde los 5 millones, representando en torno al 40% del parque vehicular para esa fecha. En el mundo, desde el año 2011 se han vendido cerca de 2 millones de vehículos eléctricos y se espera que este número siga al alza, de la mano de las nuevas tecnologías y de cada vez más fabricantes que están apostando por un futuro 100% eléctrico.

A medida que el parque automotriz se vaya poblando de autos eléctricos, advierte Cristian Martin, Product Manager Specialist EV Chargers en ABB, será necesario ir reforzando en paralelo las redes con electrónica de potencia avanzada: filtros activos que disminuyan la cantidad de armónicos (distorsiones en la onda sinusoidal) y sistemas de almacenamiento de energía capaces de inyectar grandes cantidades de energía durante los procesos de carga rápida o ultrarrápida.

En esa línea, Camilo Cerda, Gerente de Mobility Siemens Chile, asegura que el esquema de movilidad eléctrica exigirá un cambio de fondo en las redes de distribución; “además de fortalecerse para entregar más energía de la que entregan hoy, deberán ser más resilientes, autoreparables, sensorizadas hasta el último medidor, y capaces de actuar en forma automática ante cambios en la demanda y fallas en la red. Las redes de distribución serán versiones concentradas del sistema de coordinación de despacho nacional, coordinando en tiempo real, miles de fuentes de consumo y generación”.


Ventajas de la movilidad con VE

Gustavo Risi, Area Manager América de Circutor, identifica una serie de ventajas a partir de la movilidad con vehículos eléctricos (VE):

a) Energéticas. Se deja de depender de un recurso crítico, externo y de gran variabilidad en los precios, como los carburantes derivados del petróleo.

b) Económicas. Debido a la elevada eficiencia energética de los vehículos eléctricos (sobre el 90%), el costo de utilización es muy reducido en comparación con los vehículos de combustión interna (del orden del 25%).

c) Ambientales. Los VE apenas generan ruido, por lo que evitan la contaminación acústica, no tienen emisiones de gases contaminantes (CO, HxCy, NOx,...) y las emisiones de CO2 asociadas solo dependen del mix de generación eléctrica y, en cualquier caso, son mucho más reducidas.

d) Tecnológicas. Las nuevas baterías de Ion-Li nos introducen en el mundo de las tecnologías más eficientes y avanzadas de la nueva movilidad.


También destaca el hecho de la plena diversificación de la energía eléctrica. “Un vehículo al funcionar con energía eléctrica podría ser recargado con energía hídrica en un año lluvioso, con el sol del norte, con los aerogeneradores en épocas de buen viento, incluso con un panel fotovoltaico en la casa, entre otras fuentes”, agrega Simone Tripepi, Gerente E-Solutions de Enel Chile.

A lo anterior, explica Martin, se suma que la Electromovilidad trae consigo un enorme potencial para Chile como país productor de cobre, ya que los vehículos eléctricos demandan al menos 4 veces más de este material que un vehículo convencional. “El país también posee el 54% de las reservas de carbonato de litio del mundo, componente fundamental de las baterías. Ya son varias las marcas de vehículos a nivel global, que han anunciado la pronta conversión de sus plantas de ensamblado y producción de automóviles de motor a combustión hacia uno absolutamente ‘verde’ y cero emisiones, vía motores eléctricos y batería de litio”, añade el especialista.

De la misma manera, David Cabieles, profesional de la Agencia Chilena de Eficiencia Energética (Achee), afirma que un recambio tecnológico hacia VE vendría acompañado de una reducción de piezas y mantenimiento de las mismas. “Repuestos como correas, aceites, sistemas de embrague, entre otros, ya no serían parte de los componentes a considerar en un mantenimiento típico, lo que se traduce en un beneficio econó- mico”, precisa.


Características de infraestructura

En cuanto a infraestructura para la Electromovilidad, el ejecutivo de ABB sostiene que “tiene que ser un tipo de carga amigable, de fácil acceso para el usuario, que ofrezca conectividad a los distintos tipos de vehículos existentes y, en lo posible, que entregue información en línea para saber el estado de la infraestructura de carga. La tendencia es hacia la conectividad remota, a utilizar las ‘nubes’, que permitan saber al usuario a través de su móvil dónde y en qué estado de uso se encuentran los cargadores. A nivel de ciudad, y siguiendo la tendencia de los fabricantes de vehículos, los cargadores tienen que ofrecer carga rápida, equipos con capacidades a lo menos de 50 Kw hasta 150kW”.

Para Alvaro Ortega, Product Manager IE & IMA Divisions en Phoenix Contact, “deben proporcionar autonomía a los vehículos al igual que las gasolineras. En este caso debe crearse una red de electrolineras, proyecto en el que hasta donde sabemos han estado trabajando localmente ENEL, Copec y ABB. En paralelo a eso, algunos malls y centros comerciales han estado creando estaciones de carga para dar prioridad en los estacionamientos a los vehículos eléctricos”.

Según Simone Tripepi, cualquier enchufe puede soportar sin problemas la carga de un vehículo eléctrico; “de hecho, es el modo de recarga que usa cualquier viajero en auto eléctrico con su kit móvil de recarga (directo a cualquier enchufe)”, señala el ejecutivo de Enel Chile. Hoy existen tres estándares de carga: el europeo (CCS), el japonés (CHAdeMO) y uno de corriente alterna (AC).


Desafíos futuros

De acuerdo al profesional de la Achee, actualmente la incertidumbre en torno a la movilidad eléctrica en Chile está acompañada de un sinnúmero de mitos y preguntas por parte de compradores y desarrolladores; una de ellas son los sistemas de carga o electrolineras. “Santiago cuenta con una veintena de puntos de abastecimiento, tanto urbano como comercial, los cuales varían según la necesidad y velocidad de carga. Este número no se debe entender como un problema si tenemos en cuenta los más de cinco millones de vehículos que tiene proyectado el Ministerio de Energía para 2050; por el contrario, la oportunidad de mejorar desde la infraestructura debe ser implementada de manera transversal por los diferentes actores, a fin de suplir tantos las necesidades urbanas como residenciales”, comenta.

En ese sentido, la gran interrogante es cuándo y cómo vamos a aprovechar la inserción de esta tecnología para contribuir en un proceso pertinente y acorde al desarrollo de nuestras ciudades, añade el profesional. “Esta coyuntura crea la necesidad de desarrollar un estudio que nos entregue datos y competencias para ayudar a cumplir las estrategias comunes en torno a una movilidad competitiva, limpia y eficiente”, precisa Cabieles.

Para Ortega, la Electromovilidad es uno de los pasos más importantes que se están dando hacia la descarbonización de nuestra sociedad, e implica una serie de retos tecnológicos, algunos de los más importantes relacionados con las redes eléctricas y los sistemas de generación.

“La instalación de un punto de carga es algo relativamente sencillo; lo que se necesita regular son las protecciones a utilizar, los medidores más apropiados u otro tipo de equipamientos. Si la tecnología se llega a masificar, puede producirse una saturación de la red eléctrica y es ahí donde otro tipo de tecnologías -como los almacenadores de energía, por ejemplo- pueden ser un complemento útil para compensar peaks de energía, y que corresponden a momentos del día donde la gente carga en el mismo horario. Aquí es cuando el sistema puede convertirse en una red inteligente”, agrega Cristian Martin, Product Manager Specialist EV Chargers en ABB.

En esa línea, Tripepi afirma que la matriz energética chilena está “absolutamente” preparada para sostener un esquema de Electromovilidad. “Actualmente hay alrededor 100 vehículos eléctricos en Chile y al llegar sobre las 10 mil unidades significaría un aumento entre un 2 y 3% del total de consumo de energía eléctrica actual. Esto es bajo el crecimiento natural de los proyectos de generación, de redes y proyectos de distribución, con lo cual estará perfectamente soportado”, detalla.

Noviembre 2017
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clww.ng.clwww.gerencia.clwww.embdinero.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 2011 Editora Microbyte Ltda.