Lunes 26 de Septiembre de 2022       •      Dólar= $963,73      •      UF=$34.203,78       •      UTM=$58.772

Una mirada organizacional del mantenimiento
Por Miguel Aguirre San Martín, Coordinador de Carrera Ingeniería en Mantenimiento Industrial, Sede Iquique de la Universidad Santo Tomás.
Mucho se habla sobre las bondades y beneficios de tal o cual estrategia de mantenimiento, o cuál es la mejor para aplicar en un determinado sector productivo. Pero no todos se formulan la pregunta primordial: “De acuerdo al modelo productivo y al tamaño de la empresa, ¿qué estrategia necesito?”.
Miguel Aguirre San Martín.

En cualquier empresa, el mantenimiento es una actividad importante, y el no realizarlo seguramente provocará un aumento significativo de las fallas, lo que incrementará a su vez los costos de producción, así como también los costos de oportunidad asociados a la falla, mermando en consecuencia las utilidades de la compañía. Generalmente, los costos de oportunidad no son muy estudiados y son pasados por alto, sin embargo, no son menos relevantes dentro de los análisis de costos, ya que se debe evaluar “cuánto se dejó de producir por efecto de la falla”.

Existen muchas estrategias de mantenimiento, pero siempre se debe tener muy presente que esta actividad está inserta dentro de un proceso productivo, que está relacionado directamente con la operación del mismo y que ambas forman parte de un mismo negocio. Es decir, operación y mantenimiento son las caras de una misma moneda y, desde este punto de vista, recién podríamos determinar cuál es la estrategia adecuada para el modelo productivo y tamaño de la empresa. Además, se debe identificar los cuellos de botella y puntos débiles, ya que ahí se deben centrar los esfuerzos y recursos (que, por lo demás, son escasos).


El mantenimiento en la empresa

Para una empresa pequeña, una estrategia correctiva y/o preventiva podría satisfacer sus necesidades, y también podemos decir que para una organización en donde el mantenimiento no represente una parte significativa de sus costos, quizás no sea tan atractivo de analizar.

No obstante, para una empresa de gran envergadura es vital. Si se piensa en organizaciones donde los costos de mantenimiento sí son considerables, se necesitan otras estrategias adicionales debido a las ineficiencias propias de estructuras administrativas mayores y más complejas, como por ejemplo, la gestión de activos, el mantenimiento centrado en la confiabilidad, o la confiabilidad operacional, entre otros.

Para todos los casos, se necesita que la organización -desde su CEO hasta los técnicos de primera línea y las áreas de acción indirecta (administración)- esté comprometida en sus acciones; de lo contrario, será un desperdicio de tiempo y esfuerzo. Se necesita que la coordinación entre las áreas sea estrecha y que la identificación de los problemas sea un asunto de todos, porque serán oportunidades de crecimiento, no una manera para un área particular de exculparse si las cosas no funcionan.

En este respecto, hay que considerar que todas las acciones orientadas a mejorar el desempeño de la organización no deben ser vistas como “costos”, sino como “inversiones” y, como tal, los períodos de recuperación no son inmediatos, ya que están insertos dentro de un proyecto de desarrollo. Para ello, las gerencias tienen necesariamente que plantear estrategias abocadas a lograr los objetivos estratégicos ya definidos por la organización. De este modo, el mantenimiento debe también tener su propio plan alineado con la estrategia corporativa y entre sí con las otras áreas de la empresa (Logística, Abastecimientos, RRHH, Finanzas, entre otras).

Lograrlo no es fácil, pero las organizaciones que toman ese camino se diferencian notoriamente de las demás por sus resultados. Es por ello que la aplicación del Mantenimiento Predictivo es problemática, ya que requiere una fuerte inversión en equipamiento y personal, sumado al hecho de que los beneficios económicos no son inmediatos. Pese a todo, innegablemente su aplicación paga con creces su inversión.


Plan de mantenimiento

Desde el punto de vista técnico, el mantenimiento y sus resultados dependen en gran medida de los medios disponibles para la ejecución del Plan de Mantenimiento. ¿Por qué es importante tener uno? Porque es la única manera de aunar los esfuerzos en una dirección. Sabiendo lo que se quiere lograr permite pensar en cómo hacerlo y de qué disponemos para lograrlo. Suena obvio, pero es una realidad que no todos comparten. Y eso sucede por el desconocimiento general de las personas sobre la importancia de mantener las cosas en correcto funcionamiento.

Esto tiene mucho que ver con la administración del riesgo; mientras más acotada la posibilidad de que algo falle y detenga el proceso productivo, mejor será el resultado del negocio. El único límite será hasta dónde es conveniente y económicamente viable mantenerlo acotado.

Otro gran problema es que se mira como un ahorro el dejar de realizar acciones de mantenimiento en forma oportuna, sin pensar que dicha medida deberá hacerse en forma obligatoria en algún momento y generará más problemas que beneficios. Es sabido que el Mantenimiento Correctivo es el más sencillo de llevar, pero el más caro. Por esto, siempre se deben llevar a cabo acciones que consideren eficiencia y eficacia. De allí, la necesidad de tener una planificación que coordine las actividades, los recursos materiales y de RRHH en tiempos de ejecución razonables y acordes con las realizadas de la organización.

El tema es apasionante y da para mucho, pero lo importante es demostrar que no importa el tamaño de la organización, ni la cantidad de personas que trabajan en ella, ni el sector productivo, ni el tipo de empresa -cualquiera sea su clasificación-: siempre hay algo que debe ser reparado, ya sea cuando falla o para que no falle. Los principios son aplicables para el dueño de un taxi, una panadería, un banco o una empresa forestal e incluso en nuestras propias casas. Siempre habrá recursos escasos y muchísimas cosas que hacer; afortunadamente el mantenimiento como una herramienta de gestión ayudará a cada organización a acercarse más a sus objetivos.

Agosto 2017
.......
Comentarios acerca de este artículo
Florentino Gálvez INNOVATIVE CONCEPTS CHILE S.A. (13/09/2017)
Estimado Miguel, se agradece que usted en su articulo deje en claro la necesidad de elegir el modelo de mantenimiento mas adecuado a la naturaleza del proceso o sistema al cual será aplicado, así como sus beneficios.

Por ejemplo en nuestro medio, la infraestructura de las denominadas INSTALACIONES DE MISION CRITICA (IMC) de las cuales depende en gran medida la disponibilidad de los procesos albergados en ellas, hoy en día en gran proporción aún, son mantenidas bajo un modelo de mantenimiento preventivo tradicional como se mantiene cualquier otra área de procesos. Cabe destacar que entendemos por IMC instalaciones tales como: Centros de Control de Procesos industriales, Data Centers, Switchs de telefonía Celular, radio estaciones de telecomunicaciones publicas, canales de televisión y radiodifusión, centros de diagnósticos médicos con tecnología de procesamiento de imágenes, resonancia magnética o sistemas de soporte vital, Estaciones de Radar y Control de Trafico Aéreo o instalaciones similares civiles o militares.

Pues bien, tanto el modelo de mantenimiento como el personal encargado de ejecutarlo, en este tipo de instalaciones, es el mismo que para otras áreas o procesos, ya sea por razones económicas o simplemente por una inadecuada valorización de la importancia para el negocio de la IMC, se aplica rutinas de mantenimiento preventivo en base a las recomendaciones de fabricantes de los componentes de la infraestructura tales como sistema eléctrico, grupos generadores, UPS, sistemas de climatización, seguridad física, detección y extinción de incendios. A pesar de esos esfuerzos por asegurar la continuidad operativa de los sistemas, aun se cosechan perdidas y caídas de los sistemas que no son admisibles considerando el estado del arte en materia de modelos, practicas y herramientas de gestión de mantenimiento adecuado para ellas.

Lo anterior se puede reducir a rangos admisibles por los estándares de disponibilidad de IMC, si el modelo a aplicar es aquel centrado en confiabilidad o de sistemas de Alta Disponibilidad y uno de los recursos mas poderosos, es la disponibilidad de un sistema de gestión de infraestructura (SGI) que integre en una plataforma de estándar industrial como los SCADA los parámetros operacionales de cada subsistema hasta lograr tener la banda de operación confiable con un "pulso de vida" del sistema completamente monitoreado en línea. Con esta herramienta cada Instalación podrá tener su propia caracterización de comportamiento confiable, reportando a nivela locales (cuando existan) y a niveles de soporte externo 7x24 la información relevante que permita realizar análisis, para prevenir una falla en base a marcadores o indicadores precursores de una falla por análisis de tendencias por ejemplo.

Evidentemente que una herramienta de gestión como ésta requiere un equipo de profesionales capacitados en practicas de mantenimiento mas avanzado y entrenados para ejecutar tareas de intervención de los sistemas en operación con riesgo controlado. Se trata de verdaderas “fuerzas de elite” de los técnicos e ingenieros responsables del mantenimiento preventivo o correctivo de estos sistemas.

Ambos aspectos; la información en línea integrada en una plataforma de Hard-Soft y la preparación de los equipos técnicos, se encuentran al debe en nuestro medio y claramente hay una oportunidad en las instituciones de formación de técnicos e ingenieros orientados a este tipo de procesos, para incluir dichos aspectos en los contenidos de sus mallas curriculares, proveyendo recursos humanos familiarizados con los conceptos, técnicas y recursos necesarios para formar parte de un equipo de mantenimiento bajo este enfoque y desarrollar desde un principio las competencias adecuadas para un desempeño eficaz en esas tareas.
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
LA MODERNIZACIÓN TECNOLÓGICA DEL SECTOR MINERO: Avanzando hacia la digitalización
AUTOMATIZACIÓN Y CONTROL INDUSTRIAL: Digitalizar los procesos productivos, la clave para el futuro
LA INDUSTRIA ELECTRÓNICA EN CHILE: Construir redes para fortalecer el ecosistema
Contáctenos
Dirección: José Manuel Infante 919, Of. 203,
Providencia, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.