Martes 21 de Septiembre de 2021       •      Dólar= $788,10      •      UF=$30.052,36       •      UTM=$52.631

Mantenimiento de inversores solares,
el “corazón” de las plantas fotovoltaicas
Por Jorge Álvarez, Product Manager Solar de la División EP, y Cristian Martin, Service Manager EP, ambos de ABB en Chile. www.abb.cl
El mantenimiento de una planta solar no pasa solamente por la limpieza de sus paneles solares; hay muchas otras tareas involucradas y, dentro de ellas, es vital el cuidado de los inversores solares, responsables de transformar la corriente continua, generada por los paneles, en alterna.

Cuando hablamos de mantenimiento de plantas solares, para muchos se refiere a la limpieza de los paneles, que aunque sin duda es importante, deja de lado un aspecto crucial para incrementar la vida útil de todo el sistema: el mantenimiento de los inversores solares y equipos de maniobras asociados o celdas secundarias. Estos equipos representan una mínima parte del costo de una instalación fotovoltaica, pero son el verdadero “corazón” de la planta, pues a través de ellos es que la energía generada en los paneles se convierte de continua en alterna.

Además, son los que realizan toda la regulación de conexión a la red y el sincronismo. Por ello, su mantenimiento es fundamental. En cuanto a las celdas secundarias, si bien son libres de mantención, es vital contar con especialistas locales que garanticen la continuidad operacional y modernización durante el ciclo de vida de estos equipos.

Frente a esto, lo primero es seleccionar un proveedor que cuente con oficinas locales, larga experiencia en el mercado local y que ofrezca el mantenimiento de cada parte asociada a una planta fotovoltaica, con un servicio técnico entrenado y certificado, además de la posibilidad de certificar localmente sus propios recursos y clientes del sector.


Planes de mantenimiento

Los mantenimientos se dividen en correctivos y preventivos. Estos últimos son mantenimientos programados que nos ayudan a evitar cualquier tipo de incidencia, mientras que los primeros aplican cuando ya estamos frente a un problema.

En el caso de los inversores, el mantenimiento preventivo debiera realizarse una vez al año y los trabajos que se efectúen dependerán de la cantidad de años que tenga el equipo. Por ejemplo, al primer año puede ser solo una revisión del sistema de refrigeración, en el caso de algunos equipos, o de limpieza de filtros, en el de otros. Luego, a los tres o cuatro años, el alcance de las medidas preventivas podría incrementarse en función del modelo y tipo del inversor. Dichos alcances son muy diversos y van desde la descarga del comportamiento de los equipos a través de un software específico, la revisión del torque de sus elementos principales, estado de los contactores, etc.

Una instalación fotovoltaica tiene una vida útil de unos 20 a 25 años e incluso más. Si uno de los equipos principales falla, tales como el inversor, celdas secundarias y transformadores, se ocasiona el fallo completo de la planta con todos los costos asociados. De ahí la importancia de seleccionar un proveedor que preste el servicio de postventa necesario para mantener la vida útil de su planta.

Enero 2017
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
LA MODERNIZACIÓN TECNOLÓGICA DEL SECTOR MINERO: Avanzando hacia la digitalización
AUTOMATIZACIÓN Y CONTROL INDUSTRIAL: Digitalizar los procesos productivos, la clave para el futuro
LA INDUSTRIA ELECTRÓNICA EN CHILE: Construir redes para fortalecer el ecosistema
Contáctenos
Dirección: José Manuel Infante 919, Of. 203,
Providencia, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.