Domingo 26 de Septiembre de 2021       •      Dólar= $784,38      •      UF=$30.072,36       •      UTM=$52.631

Medidas de protección técnicas

Generalmente, el uso de máquinas conlleva una peligrosidad inherente, que proviene de la intención con la que han sido diseñadas: realizar tareas que requieren un esfuerzo muy alto, una velocidad elevada o una actividad monótona, y donde hay una constante interacción de fuerzas, velocidad, masas en movimiento, piezas cortantes y altas temperaturas.

Al diseñar o modificar una máquina, deben analizarse los posibles riesgos y, en caso necesario, deben aplicarse medidas para proteger al usuario. Para esto, existe el proceso de “evaluación de riesgos”, consistente en una serie de pasos lógicos que permiten el análisis y la valoración sistemática de los riesgos inherentes a la máquina. Entonces, la máquina se diseña y se fabrica/modifica teniendo en cuenta los resultados de esta evaluación.

Para atacar aquellos peligros detectados en la evaluación de riesgos, es necesario aplicar una serie de “medidas técnicas de protección” (que se implementan mediante la aplicación de dispositivos de protección -paneles, puertas, cortinas fotoeléctricas, dispositivos bimanuales- o unidades de monitorización -de posición, velocidad, etc.- que tienen una función de seguridad, y “medidas complementarias”, como los dispositivos limitadores, equipos de parada de emergencia o medidas para la consignación (lock out-tag out).


Resguardos y dispositivos de protección

La forma más sencilla de proteger a las personas es la aplicación de barreras mecánicas que impidan alcanzar las zonas de peligro. Por “resguardo”, se debe entender a aquellas “protecciones” físicas, de manera de poder diferenciarlos mejor de los “dispositivos de protección” (cortinas ópticas, bimanuales, etc.) según lo establecido por la normativa internacional.

La funcionalidad básica de un resguardo es separar físicamente a la persona del peligro, como pueden ser paneles, vallas, barreras, tapas, puertas protectoras, etc. Los paneles y las cubiertas impiden el acceso de partes del cuerpo humano desde todas las direcciones, mientras que las rejas de protección se utilizan normalmente para impedir el acceso de cuerpo entero.

Además, los resguardos pueden ser fijos o móviles (cierres), dependiendo de la necesidad de acceso a partes de la máquina ubicadas en zonas de peligro. Los móviles solo evitan el acceso involuntario a los puntos de peligro, mientras que los fijos (los más sencillos) se deben emplear cuando no se requiere el acceso de personas a la zona peligrosa durante el funcionamiento normal de la máquina. Para la selección adecuada del tipo de resguardo o de dispositivo adicional (ya sea un enclavamiento o un dispositivo de protección), se recomienda la metodología indicada en ISO 12100 (Capítulo 6.3.2), que se reproduce en la Figura 1.

Desde hace muchos años, los resguardos han sido ampliamente utilizados en la seguridad de máquinas y son, naturalmente, la primera opción en protecciones. Sin embargo, la producción moderna requiere una mayor flexibilidad en el uso de la maquinaria y aumenta la interacción entre el operario y la máquina. Los resguardos móviles con funciones de enclavamiento, proporcionan una solución fácil en muchos casos. Para la selección y aplicación de los dispositivos de enclavamiento, es recomendable aplicar la norma ISO 14119, que incluso considera tecnologías modernas como RFID para sensores de seguridad o bloqueos electromagnéticos. Esta norma es idéntica a la norma europea armonizada EN ISO 14119.

Figura 1. Metodología para la selección de resguardos y dispositivos de protección según ISO 12100.

Resguardos: Norma ISO 14120

Para el diseño de los resguardos, existen requisitos fundamentales, basados en consideraciones generales de ingeniería mecánica y en la experiencia en seguridad de maquinaria acumulada desde el inicio de la seguridad industrial en la década de los años 30. Estos requisitos están expuestos en la norma internacional ISO 14120.

Esta norma de tipo B está basada en la norma europea EN 953 publicada por primera vez en 1997 y enmendada en 2009. La norma especifica los principios generales para el diseño y construcción de resguardos (fijos o móviles) y está destinada tanto a fabricantes y diseñadores de maquinaria, como a expertos y grupos de normalización. Como norma de tipo B2, está generalmente destinada a ayudar en la elaboración de las normas para tipos específicos de máquinas (normas de tipo C) o para su uso directo en caso de ausencia de una norma de tipo C apropiada.

La norma se aplica principalmente para proteger a personas de peligros mecánicos, pero también considera su aplicación para minimizar la exposición a peligros no mecánicos como radiaciones, ruido o emisiones de sustancias peligrosas.

Figura 2. Combinación de resguardos
envolventes y distanciadores.

Tipos de resguardos

Existen varios tipos de resguardos y su clasificación depende no solamente de sus características mecánicas, sino también de la función que deban desempeñar.

El más simple es el resguardo fijo, el que se mantiene en su posición de protección (cerrado). Este requisito se puede alcanzar por forma o proceso de fijación permanente (por ejemplo, soldado) o por medio de elementos de fijación que no permitan ser desmontados o abiertos sin el empleo de una herramienta.

El resguardo móvil es aquel que está unido mecánicamente a un área fija de la máquina mediante elementos que permitan su apertura sin necesitar herramientas (por ejemplo, bisagras o rieles de guía). Un resguardo que pueda ser retirado o desmontado sin necesidad de herramientas ha de considerarse siempre como un resguardo móvil, aunque su apariencia incite a interpretarlo como resguardo fijo.

Los resguardos pueden cumplir su función de manera diferente. Cuando el acceso a la zona de peligro se evita recubriendo toda la zona de peligro, las protecciones se denominan “resguardos envolventes”. Cuando no se recubre todas las zonas de peligro, pero se evita que partes del cuerpo humano consigan alcanzar esas zonas por su forma y dimensiones o por su distancia a la zona peligrosa, las protecciones se denominan “resguardos distanciadores”. Ejemplos típicos de resguardos distanciadores son túneles de alimentación o vallas de perímetro. En la Figura 2 se muestra la aplicación de un resguardo distanciador en combinación con un dispositivo electrosensible (cortina optoelectrónica de seguridad) en una máquina de empaquetamiento.


Artículo gentileza de SICK Chile. chile@sick.com
Diciembre 2016
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
LA MODERNIZACIÓN TECNOLÓGICA DEL SECTOR MINERO: Avanzando hacia la digitalización
AUTOMATIZACIÓN Y CONTROL INDUSTRIAL: Digitalizar los procesos productivos, la clave para el futuro
LA INDUSTRIA ELECTRÓNICA EN CHILE: Construir redes para fortalecer el ecosistema
Contáctenos
Dirección: José Manuel Infante 919, Of. 203,
Providencia, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.