Sábado 1 de Octubre de 2022       •      Dólar= $966,26      •      UF=$       •      UTM=$58.772

Cómo usar el sistema MES para implicar a los operarios
Por James Wood, Director of Factory & Activplant Product Lines en Aptean.
Muchas fábricas aún no logran aprovechar los beneficios que representan sus sistemas MES, por los problemas que han tenido tras su implementación. En esta columna, revisamos algunos consejos para lograr aprovechar al máximo estos sistemas.
James Wood.

Los sistemas de gestión de la fabricación (MES, por sus siglas en inglés) son una herramienta fantástica. Sin embargo, estas soluciones -diseñadas para dar más capacidad de acción a los operarios y aumentar la visibilidad de las operaciones de producción- a menudo resultan complicadas, con lo que, en lugar de aportar valor agregado, acaban entorpeciendo el trabajo. ¿Qué datos deberíamos recopilar? ¿Cuándo debemos revisarlos? ¿Durante cuánto tiempo tenemos que hacerlo? ¿De quién ha sido la idea?

Cuando esta clase de pregunta empieza a surgir en el pensamiento de los operarios, la productividad desciende, que es lo contrario de lo que se pretendía al implantar la aplicación. Así, la ilusión y la implicación iniciales de los empleados comenzarán a decaer, y volver a motivarlos a usar la herramienta es como empujar una roca montaña arriba. Debido al empeño por recopilar terabytes de datos, estas soluciones con frecuencia resultan demasiado complejas. Se cae en el error de pensar que los datos por sí solos traerán mejoras. Sin embargo, si no se usan adecuadamente, los datos no son más que información.

Pero los sistemas MES no tienen por qué ser tan complicados. No hace falta tener un ejército de integradores de sistemas esperando para codificar y configurar la siguiente unidad de información. Los enfoques modernos eliminan cualquier tipo de complejidad en los sistemas de información y brindan ventajas en muchos ámbitos. Entonces, ¿qué hace falta para aprovechar el potencial de estas soluciones? La respuesta está en implicar a los operarios y en conseguir que la empresa se organice para beneficiarse de las ventajas -tanto financieras como operativas- mediante la adopción de una serie de buenas prácticas, adaptadas a la solución.


Ganarse a los operarios

La capacidad de recopilar datos y dar información a los operarios en tiempo real es el primer paso de un sistema MES efectivo. Eso permite que el departamento de producción sea más ágil y pueda dar una respuesta más rápida a las incidencias en vez de tener que esperar a revisar el trabajo del turno cuando este ya ha terminado. Al instalar un sistema MES, se suele decir que lo más difícil es ganarse la confianza de los operarios; pero si la comunicación es clara y adecuada, se planifica bien la implantación y se les explica las ventajas que representa para ellos, los trabajadores adoptarán el nuevo sistema. Imagine a un empleado que lleva veinte años trabajando en una empresa. En infinidad de ocasiones ha informado a la dirección de los problemas que surgen, pero, como no disponía de pruebas para demostrar las incidencias, sus reclamos caían en saco roto. Así, tener una herramienta que le permita hacerse oír es un gran paso adelante para el trabajador.

La clave para aprovechar el potencial del equipo y los procesos consiste en implantar una serie de buenas prácticas que demuestren al personal de producción no solo que se oirán sus peticiones, sino también que se hará algo al respecto. Esta metodología empieza por tener contacto con los equipos durante los turnos, comentar los aspectos clave de la jornada y asegurarse de que todos tengan la oportunidad de opinar sobre las medidas estándares que el sistema MES les facilita para su revisión. La sensación de dominar el proceso y de sentirse implicado en la marcha de la empresa fomenta el compromiso. La naturaleza humana nos empuja a querer tener éxito. Provistos de la información necesaria y la sabiduría acumulada durante años de experiencia, podemos conseguir que cada día sea mejor que el anterior. Con el objetivo de adoptar una cultura de la acción, con la sensación de que uno puede competir y lograr sus fines, y con la conciencia de saber que podemos actuar, el sistema MES se convierte en algo más que una herramienta: provoca casi un cambio de mentalidad.


Implicar a la gerencia

El proceso de implicación es bidireccional; no se trata únicamente de que los operarios recopilen y usen la información, sino que el sistema MES puede beneficiar a toda la organización y conseguir su implicación. Al hacer que la gerencia escuche a los empleados, revise los datos estandarizados y adapte las actividades de mejora a los objetivos de la empresa, se conseguirá mejorar los resultados de la planta y finalmente mejorar el negocio. Eso influye en el trabajo diario de los encargados de recopilar dicha información, lo que a su vez hace que se impliquen más y sigan captando datos que aporten valor añadido.

Esta información debe transferirse a los responsables de producción, los gerentes de fábrica y otros ejecutivos para que tengan una visión clara de las actividades de fabricación. Disponer de datos estandarizados y estructurados sirve para saber por qué no se cumplen determinados objetivos y cuáles son las incidencias habituales; una información que contribuye a crear una estrategia centrada en resolver primero los mayores problemas. Sin este enfoque claro y esta responsabilidad basados en datos fiables, es muy difícil que las empresas fijen su estrategia de forma adecuada para alcanzar sus objetivos.

Octubre 2016
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
LA MODERNIZACIÓN TECNOLÓGICA DEL SECTOR MINERO: Avanzando hacia la digitalización
AUTOMATIZACIÓN Y CONTROL INDUSTRIAL: Digitalizar los procesos productivos, la clave para el futuro
LA INDUSTRIA ELECTRÓNICA EN CHILE: Construir redes para fortalecer el ecosistema
Contáctenos
Dirección: José Manuel Infante 919, Of. 203,
Providencia, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.