Domingo 26 de Septiembre de 2021       •      Dólar= $784,38      •      UF=$30.072,36       •      UTM=$52.631

TELEOPERACIÓN EN MINERÍA
Mucho más que calidad de vida
Por Renato Schiappacasse, Gerente de Innovación y Desarrollo de CK Ingeniería.
En Chile, durante las últimas dos décadas, la creciente necesidad en minería de producir más, mejor y de forma más segura, sumada al acelerado desarrollo tecnológico y su adecuada adaptación al difícil entorno minero, han impulsado la habilitación de sistemas de teleoperación para muchos procesos de la minería.

El posicionamiento de los sistemas de telecomando ha sido un proceso lento pero en constante crecimiento, que ha debido superar, sobre todo en sus inicios, problemas tanto técnicos como aquellos asociados a la natural resistencia al cambio. No obstante, la obligación de cumplir los nuevos y exigentes estándares de seguridad, y la convicción de que estas implementaciones traerían, además, impactos positivos e importantes en la productividad, han constituido las razones fundamentales para impulsar estas fuertes inversiones y conducirlas a buen puerto.


Principales desafíos

En palabras simples, un sistema de teleoperación es una integración de variadas tecnologías (CCTV, comunicaciones, instrumentación y control, entre otras) en una aplicación que permite a un operador realizar una determinada tarea a distancia, a través de imágenes de video e interfaces de software y hardware que replican los comandos y estados del proceso.

Entre los principales desafíos que han debido enfrentar los desarrollos de las aplicaciones de telecomando, están los siguientes:

Exigencias técnicas y productivas:
La principal condición que debe cumplir un sistema de telecomando es la actualización de video y data en tiempo real, y proveer alta calidad de imágenes en ambientes hostiles, típicos de las faenas mineras. En este sentido, la maduración de tecnologías como los sistemas de comunicación en base a fibra óptica y las cámaras de alta definición sobre plataformas de variada prestación, han permitido alcanzar altos estándares en estos aspectos. Por otro lado, la robustez de los sistemas desarrollados ha permitido también cumplir las expectativas de disponibilidad y confiabilidad que aseguren la continuidad del proceso y cumplir con las metas de producción.

Resistencia al cambio: La implantación de una nueva y disruptiva manera de hacer las cosas, habitualmente genera en los operadores el miedo a lo desconocido, temiendo perder la valoración laboral que han ganado a través de los años. Para minimizar este factor negativo, es importante generar un buen programa de gestión del cambio, que integre al diseño de la solución y al proceso de toma de decisiones a: operadores, mantenedores, jefes de turno y, en general, a todo el personal que tendrá algún grado de interacción con el sistema. También cobra vital importancia, un buen y acabado programa de capacitaciones y acompañamiento durante la marcha blanca, de modo de lograr la completa adopción de la nueva forma de operar por parte de los usuarios.

Sustentabilidad: Uno de los principales objetivos para una importante inversión como la que representa un sistema de este tipo, es mantener su rentabilidad en el tiempo. Es por ello que los diseños de estas soluciones deben considerar aspectos como: crecimiento, integración, mantenibilidad, mejora continua y gestión de repuestos.


Beneficios de la teleoperación

Además de las ventajas evidentes que representa para la seguridad de las personas la habilitación de un sistema de operación remota, existen otros importantes impactos positivos para el proceso. Entre ellos, destacan:

Productividad y eficiencia: La posibilidad de operar simultáneamente equipos que se encuentran a gran distancia entre sí, sin que el operador deba desplazarse, mejora notablemente la productividad y eficiencia del proceso. Además, el hecho de poder monitorear todos los estados del mismo desde una sola estación de trabajo, convierten al operador en agente importante en la gestión de la producción.

Trazabilidad: A partir de un sistema teleoperado, comienzan a existir registros confiables, tanto históricos como en línea, de los parámetros importantes del proceso, lo que permite un mejor control del mismo, así como el manejo de mayor y mejor información para la toma oportuna de decisiones.

Integración: La posibilidad de integrar un sistema de telecomando a una plataforma computacional global de la planta, permite enriquecer los modelos productivos y la interacción con el resto de los procesos.

Es así como hoy han cobrado relevancia las llamados Centros Integrados de Operación y Gestión, los que concentran en una sola sala todas las operaciones de una planta, además de estaciones de ingeniería y supervisión que cuentan con software predictivos y aplicaciones informáticas que procesan toda la información disponible, para el más óptimo control y gestión sobre los planes de producción y mantenimiento.


Presente y futuro de los sistemas de telecomado

La amplia historia de expansión y adopción de los sistemas de teleoperación en minería, nos indica que estos seguirán en crecimiento e integrando nuevas tecnologías para aplicarlas sobre tareas todavía desafiantes. Porque si bien hay procesos en minería subterránea donde los sistemas de telecomando han logrado afianzarse de manera importante (tales como picado de martillos romperrocas, carguío de buzones, chancado, etc.), existen todavía tareas en que los operadores continúan expuestos a riesgos considerables. Entre ellas, podemos mencionar todas aquellas relacionadas a operación de equipos móviles y trabajos con explosivos, donde existen grandes avances pero aún quedan aspectos por mejorar, al menos en Chile. En ese sentido, los desarrollos de tecnologías y aplicaciones de transmisión inalámbrica, tienen todavía mucho que aportar.

En definitiva, en el horizonte, al menos de corto y mediano plazo, se visualizan las aplicaciones de teleoperación, como también de automatización y robótica, como herramientas factibles y probadas para continuar mejorando los aspectos fundamentales del negocio, como son: seguridad, eficiencia y productividad.

Agosto 2016
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
LA MODERNIZACIÓN TECNOLÓGICA DEL SECTOR MINERO: Avanzando hacia la digitalización
AUTOMATIZACIÓN Y CONTROL INDUSTRIAL: Digitalizar los procesos productivos, la clave para el futuro
LA INDUSTRIA ELECTRÓNICA EN CHILE: Construir redes para fortalecer el ecosistema
Contáctenos
Dirección: José Manuel Infante 919, Of. 203,
Providencia, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.