Lunes 20 de Septiembre de 2021       •      Dólar= $778,88      •      UF=$30.048,36       •      UTM=$52.631

Interruptores automáticos de bastidor abierto de Baja Tensión

Por el rol que juegan dentro de una instalación, se debe contar con un plan de mantenimiento que asegure el correcto funcionamiento de los interruptores automáticos de corte en aire, pese a las pocas operaciones que estos puedan ejecutar.

En un transformador de MT/BT, generalmente encontramos un centro de distribución de carga eléctrica (CDC-BT), el cual protege la mayor parte de nuestra instalación eléctrica con interruptores automáticos conocidos como “de bastidor abierto” o “de corte en aire” (Air Circuit Breaker, ACB). Sin embargo, es común que no nos preocupemos de esta parte de la instalación, ya que aguas abajo del CDC-BT contamos con tableros que sub-distribuyen la instalación eléctrica de la planta, los que normalmente están siendo intervenidos, ya que es donde se realizan mantenimientos, mediciones, modificaciones o mejoras.

Normalmente, el CDC-BT no tiene mayor actividad, pues sus protecciones muy rara vez operan debido a la topología de la instalación eléctrica y obviamos el mantenimiento de los interruptores que se encuentran en su interior a pesar de la importancia que tienen para la instalación. Debemos recordar que estos equipos, a pesar de cumplir con una función eléctrica, realizan sus maniobras de apertura o cierre, ya sean activadas por el relé de protecciones eléctricas o simplemente para realizar una maniobra de conexión o desconexión de forma manual, gracias a accionamientos mecánicos.

El complejo mecanismo de un interruptor de bastidor abierto es susceptible al paso del tiempo, aun cuando este tenga pocas operaciones. En los interruptores de bastidor abierto sin un debido mantenimiento, las fallas más comunes son:

Trabamiento de piezas mecánicas.

Rotura debido a las piezas deterioradas.

Corrosión y/o sulfatación de las partes conductoras.

Desgaste excesivo de los contactos.

Pérdida o deterioro del aislamiento.

La única manera de combatir el envejecimiento natural de los equipos es con el mantenimiento correcto, que nos permite la prevención de fallas en los equipos eléctricos y componentes instalados.


Recomendaciones

Para evitar el mal funcionamiento o incidentes indeseables que pueden dejar equipos fuera de servicio, es fundamental mantener:

1. Un control constante sobre el estado de los equipos eléctricos. 2. Una correcta planificación de las intervenciones de mantenimiento.

Cuando hay sobretensiones accidentales o sobrecorrientes, tensiones mecánicas inesperadas o condiciones ambientales adversas, como la contaminación, el polvo, la humedad o el calor excesivo, las fallas pueden causar daños aún más graves. Para evitar estos problemas, debemos realizar:

Revisión y limpieza periódica de los equipos y componentes eléctricos.

Identificación de las piezas de repuesto necesarias para el mantenimiento del aparato de acuerdo con la necesidad de la continuidad del servicio requerido por la instalación, por el tipo y la cantidad de aparatos presentes en la instalación.

Creación de un registro para el mantenimiento y reparación en relación con cada pieza del aparato y la actualización de este después de cada intervención.

También es muy importante que el personal encargado del mantenimiento de los equipos sea un especialista y debe:

Tener un profundo conocimiento de los manuales de mantenimiento preparados por los fabricantes de los equipos.

Seguir estrictamente lo indicado por el fabricante.

Saber comprobar el estado de eficiencia del aparato.

Saber cómo llevar a cabo las operaciones necesarias para recuperar las características mecánicas y eléctricas del aparato en servicio.

Es necesario recalcar que existe una distinción neta en términos costo-beneficio entre el mantenimiento preventivo necesario con sus diagnósticos e intervenciones programadas, versus el mantenimiento reactivo de emergencia debido a una falla con su intervención y reparaciones o reposición de piezas con el tiempo de detención en contra. Solo el mantenimiento programado correctamente garantiza considerables ventajas para los que manejan o utilizan la instalación:

Menores costos directos de la intervención, porque no hay costos elevados vinculados a la detención por urgencias

Menor costo indirecto de parada de instalación debido a las interrupciones programadas o el uso de las interrupciones normales de la planta (nocturno, fines de semana y/o los cierres).


Por Andrés Pérez, Product Manager Breaker Service de la División Low Voltage Products de ABB en Chile. www.abb.cl
Junio 2015
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
LA MODERNIZACIÓN TECNOLÓGICA DEL SECTOR MINERO: Avanzando hacia la digitalización
AUTOMATIZACIÓN Y CONTROL INDUSTRIAL: Digitalizar los procesos productivos, la clave para el futuro
LA INDUSTRIA ELECTRÓNICA EN CHILE: Construir redes para fortalecer el ecosistema
Contáctenos
Dirección: José Manuel Infante 919, Of. 203,
Providencia, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.