Viernes 24 de Septiembre de 2021       •      Dólar= $786,90      •      UF=$30.064,36       •      UTM=$52.631

Oportunidades para las Energías
Renovables No Convencionales en Chile
Por Carlos Finat, Director Ejecutivo de ACERA. • www.acera.cl 

Existe una relación directa entre desarrollo económico y demanda de energía. Esta es una realidad global de la que Chile no es una excepción: nuestra demanda de energía eléctrica ha crecido en los últimos años en tasas promedio cercanas a 5% y todo indica que este incremento continuará a ritmos similares durante los próximos años. Ello, especialmente si se considera la meta gubernamental de que Chile alcance el desarrollo hacia fines de la presente década.

Siendo entonces la energía un factor estrechamente asociado al desarrollo, el riesgo asociado a ella debe ser debidamente analizado, evaluado y mitigado, de manera que no constituya una limitación a las expectativas de desarrollo del país. Al respecto, y considerando la fuerte dependencia de Chile por combustibles fósiles importados, dicha incertidumbre resulta en gran parte de factores asociados a mercados fuertemente globalizados, como son los del petróleo y del gas natural, en el que los principales determinantes de riesgo obedecen a materias sobre las que no tenemos posibilidad alguna de influir en su origen.

En los últimos años se observa un proceso de creciente preocupación por los precios y por la disponibilidad de energía eléctrica en los sistemas SIC y SING, los que abastecen a la mayoría de las personas y empresas del país. Un ejemplo de esto es la situación que actualmente se vive en la zona norte del SIC, en la que, a pesar de haber disponibilidad de energía en otras zonas de ese sistema, ella no puede ser trasladada al norte debido a restricciones que presenta el sistema de Transmisión.

Las iniciativas estructurales que se han planteado recientemente por el Ejecutivo para paliar la realidad antes descrita (electricidad cara y, en algunas zonas, muy escasa), no se concretarán en el corto o mediano plazo. El desarrollo de una nueva generación a gas natural, que permita la aceptación que la sociedad civil le niega a las centrales a carbón, tomará por lo menos 4 ó 5 años. El proyecto de “carretera eléctrica” que impulsa el Ejecutivo y que permitiría transportar energía eléctrica desde los polos de generación hasta los consumidores, probablemente tomará un plazo similar. Por último, la interconexión entre el SIC y el SING, aun cuando podría hacerse en un plazo relativamente más corto (aunque en ningún caso menor a tres o cuatro años), deberá primero ser un proyecto factible, cuyos costos, mecanismo de remuneración y características técnicas aún no se conocen.


Fortalezas de las ERNC


En este contexto, las Energías Renovables No Convencionales (ERNC) se convierten en una forma muy poderosa para mitigar los riesgos de nuestra dependencia en energías importadas a un precio competitivo y, a la vez, lograr otro objetivo, tanto o más importante para un país que pretende alcanzar el desarrollo: implementar una matriz de generación de energía eléctrica más limpia.

Las energías básicas que califican como ERNC, entre las que se encuentran minihidro, biomasa, eólica, solar y geotermia, son hoy una realidad en el mercado eléctrico nacional, y en el cual existe un amplio espacio para su desarrollo. En ACERA estamos convencidos de que la participación de los generadores ERNC, que el 2012 alcanzará poco más del 4% de la generación total del país, para el año 2020 puede llegar perfectamente al 20% o incluso más.
Dicho convencimiento se basa en las fortalezas que muestran las ERNC, que se pueden resumir en:

Aprovechan recursos energéticos autóctonos y, por lo tanto, otorgan independencia energética a Chile.

La disponibilidad de las ERNC no está sujeta a variaciones de mercado y, por lo tanto, los generadores ERNC pueden ofrecer precios estables a largo plazo.

El precio de la generación eléctrica a base de algunas ERNC, ya ha descendido bajo el de varias de sus contrapartes fósiles, en particular la generación a base de gas natural y diesel.

La aceptación de las centrales ERNC por parte de las comunidades en general es buena.

Las emisiones de gases de efecto invernadero de las centrales ERNC son muy bajas en comparación con las centrales a carbón, gas o diesel.

Como argumento en contra de las centrales ERNC, se ha esgrimido que su curva de generación no es constante, ya que, por ejemplo, depende de la disponibilidad de viento o de sol, según su tecnología. Considerando que las centrales ERNC operan interconectadas a un sistema eléctrico, esa característica no es una limitación en cuanto a su capacidad de abastecer a un consumidor con el que acuerde un contrato de suministro. Durante las horas en que el generador no cuenta con energía propia, y de la misma forma como lo hacen los generadores convencionales cuando no están despachados, el generador comprará energía a costo marginal para abastecer sus compromisos.

Por todo lo anterior, estamos convencidos del enorme potencial de desarrollo que ofrecen las ERNC en Chile, el que será posible realizar en la medida que se otorguen las condiciones regulatorias y reglamentarias adecuadas. A modo de ejemplo, podemos citar el caso del proyecto de carretera eléctrica, el que, en opinión de ACERA, debe considerar las facilidades para el desarrollo de los polos de generación ERNC.

Enero 2013
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
LA MODERNIZACIÓN TECNOLÓGICA DEL SECTOR MINERO: Avanzando hacia la digitalización
AUTOMATIZACIÓN Y CONTROL INDUSTRIAL: Digitalizar los procesos productivos, la clave para el futuro
LA INDUSTRIA ELECTRÓNICA EN CHILE: Construir redes para fortalecer el ecosistema
Contáctenos
Dirección: José Manuel Infante 919, Of. 203,
Providencia, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.