Domingo 26 de Septiembre de 2021       •      Dólar= $784,38      •      UF=$30.072,36       •      UTM=$52.631

ORGANIZADO POR AIE
Universidad Santa María se adjudicó segunda versión del Concurso de Robótica

La Asociación de la Industria Eléctrica-Electrónica (AIE) y su Comité de Automatización organizaron la segunda versión del Concurso de Robótica AIE, que se llevó a cabo en DuocUC, Sede San Joaquín. El evento consistió en una competencia tecnológica entre alumnos y contó con la participación de 15 universidades e institutos profesionales de todo el país. Uno de los objetivos fundamentales de esta jornada universitaria se basa en aproximar la robótica al uso cotidiano, fomentar diferentes competencias entre los estudiantes y estrechar lazos entre el mundo académico y las empresas.

“La robótica es importante para el crecimiento del país, por lo que, como asociación, creemos que resulta fundamental fomentar este tipo de desarrollos. Es importante que estas actividades comiencen a ser propiciadas entre los estudiantes, promoviendo la creatividad y la innovación a temprana edad”, señala Alvaro Urzúa, Presidente de la AIE.

Después de todo, para el representante gremial y miembro del jurado evaluador del “Concurso de Robótica AIE 2012”, la trascendencia de este evento radica en la promoción e integración de las nuevas tecnologías entre jóvenes estudiantes y empresas, en una actividad práctica. “Las compañías requieren profesionales creativos que tengan la libertad de desarrollar sus talentos, motivo por el que las universidades deben aceptar este tipo de desafíos”, sostiene.

A esto se suma, además, la necesidad de aproximar la robótica al uso cotidiano, fomentar las competencias de disciplina, liderazgo, trabajo en equipo y uso de las tecnologías.

En comparación a la primera versión del concurso, desarrollada en 2010, el Presidente de AIE afirma que tanto la evolución entre los participantes y en el diseño de los modelos “ha ido en aumento”. Urzúa afirma que en el evento, se pudo apreciar “un mayor número de competidores, modelos muy diferentes entre sí y una amplia variedad de tecnología, lo que representa un muy buen síntoma”, concluye.


Los triunfadores


El ganador del concurso fue la Universidad Técnica Federico Santa María, con el grupo compuesto por Cristián Arenas y Luis Ojeda. El segundo lugar fue para Inacap Sede Concepción-Talcahuano, por el grupo compuesto por Carlos Bastías, Luis Enrique Shaw, Jonathan Aravena y Arnoldo Silva. En tanto, el premio a la creatividad recayó en la Universidad del Bío Bío, representada por Carlos Lagos, Diego Yévenez, Aaron Pavez y Yerko Carrillo Silva.

El certamen contempló una competencia de robots que tuvo como objetivo recorrer un trazado que debía unir un determinado número de puntos (los cuales fueron dados a conocer a los participantes una hora antes), en el menor tiempo posible.

Según Luis Ojeda, representante del grupo triunfador, su estrategia se basó en presentar un modelo que fue adquirido previamente a fin de no incurrir en posibles errores de hardware, y de esta manera poder programarlo para que fuera lo más rápido posible. “Nos concentramos sólo en la parte de programación”, señala.

El robot, que fue el modelo más pequeño que participó en el concurso, incluyó entre sus componentes principales cinco sensores de luz (que permitían seguir el trazado diseñado) y un controlador PID.

A juicio de Ojeda, estudiante de quinto año de Telemática, las ventajas comparativas más importantes que presentó el robot ganador fueron su tamaño pequeño, escaso peso y gran rapidez. “Tiene la capacidad de doblar más rápido sin salirse de los límites trazados”, sostiene.

En el caso del grupo que obtuvo el segundo lugar se produjo una situación similar, ya que el modelo también fue comprado, aunque los componentes que incluía les hizo bastante difícil acomodarse a las exigencias de la pista y a las coordenadas trazadas. “Tuvimos que modificar los sensores del robot. Esencialmente, lo que hicimos fue cambiar los fototransistores infrarrojos que venían como componentes para generar una especie de engaño técnico”, explica Carlos Bastías.

Asimismo, agrega, el modelo de la programación fue también bastante complejo de llevar a cabo; pero gracias a la diversidad técnica del grupo lograron aunar ideas que les permitió zanjar este desafío. “La precisión fue la mayor ventaja de nuestro modelo; trabajamos con un equipo análogo que está accionado por potenciómetros directamente hacia los sensores, lo cual nos permitió regular de mejor forma la descarga de los transistores”, explica Bastías.


Mayor convocatoria


Lucía Pinto, Presidente del Comité de Automatización y Control Industrial de AIE, se manifestó muy conforme por la convocatoria al evento, ya que hace dos años, tomaron parte cinco universidades, mientras que en esta versión participaron 15, y un total de 20 grupos. “Eso nos deja muy contentos. Además, hubo muchas empresas auspiciadoras, lo cual demuestra la importancia que está adquiriendo este concurso”, afirma.

La ejecutiva, quien también formó parte del jurado evaluador destacó, además, la calidad de los diseños presentados. “Inicialmente, íbamos a premiar sólo la categoría Velocidad, pero al observar la gran creatividad de algunos participantes, decidimos incluir también un premio a esta categoría”, señala.

Cabe consignar que el primer lugar obtuvo un premio de $120.000 en efectivo, un certificado de reconocimiento y un kit de robótica por un valor comercial de $372.000.

Diciembre 2012
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
LA MODERNIZACIÓN TECNOLÓGICA DEL SECTOR MINERO: Avanzando hacia la digitalización
AUTOMATIZACIÓN Y CONTROL INDUSTRIAL: Digitalizar los procesos productivos, la clave para el futuro
LA INDUSTRIA ELECTRÓNICA EN CHILE: Construir redes para fortalecer el ecosistema
Contáctenos
Dirección: José Manuel Infante 919, Of. 203,
Providencia, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.