Domingo 26 de Septiembre de 2021       •      Dólar= $784,38      •      UF=$30.072,36       •      UTM=$52.631
Termografía en la Optimización
de un Programa de Mantenimiento

En términos del costo global, es tan perjudicial poco como demasiado mantenimiento. La termografía nos ayuda a encontrar la justa medida. Los recursos típicos controlables de una empresa son las materias primas, el capital, el personal, los productos terminados y el mantenimiento. Debemos preguntarnos entonces, ¿funciona la planta sin problemas? ¿Es segura? ¿Estamos manejando la mantención en forma óptima? ¿Debemos delegar tareas confiables a socios periféricos?

El objetivo de los programas de mantenimiento es mejorar la fiabilidad de la Planta/Proceso Industrial (ver Figura 1). Con el apoyo de la termografía, esto es posible para encontrar la "Zona Objetivo", que tiene relación con el mantenimiento ideal al mínimo costo global. En todo caso, se debe elaborar el programa en conjunto con el personal de mantención, para definir los períodos de servicio, calendarios y procedimientos operativos más aptos para sus instalaciones.

termo1.gif (17911 bytes)
Figura 1.

Todos los equipos tienen un ciclo de vida y mientras antes se puedan detectar tendencias o desviaciones, mayor es la fiabilidad y seguridad.

Con una herramienta como la termografía podemos ser proactivos en vez de reactivos, es decir, podemos detectar los problemas y realizar los cambios y/o reparaciones antes de que éstos se tornen críticos. Además, se puede verificar que las reparaciones se hayan realizado correctamente. Sin termografía, se podría completar la inspección y suponer que sus instalaciones funcionan correctamente.

Si consideramos que la segunda variable más medida es la Temperatura (en primer lugar, está el Tiempo) y que lo que no se puede medir no se puede controlar, la clave es, por lo tanto, medir bien para que estos datos entreguen información válida. Se debe considerar, entonces, personal termográfico calificado con, al menos, los siguientes conocimientos:

Tomar mediciones termográficas con seguridad.

Controlar fuentes de error y datos deficientes.

Asesorías sobre severidad y diagnóstico.

Elaborar base de datos de resultados y tendencias.

Realización de post-procesado de imágenes.

Verificación de calibración de sistemas de medida.

Evaluación de resultados con informes.

Reconocer, prevenir y controlar áreas críticas.

Con lo anteriormente descrito, podemos asegurar mediciones expertas que validan la competencia y la calidad de las mediciones.


Terminología y clasificación del riesgo

La terminología, prioridades y clasificación del riesgo, son importantes para dar un orden de la reparación/mantención de los equipos y/o instalaciones. En termografía, se acepta la siguiente terminología:

Variación de temperatura: Es la diferencia que existe entre los componentes base estudio y el elemento adyacente. Este valor permite aplicar el criterio de evaluación.

Componente: Elemento del equipo en estudio, encontrado con defecto de calentamiento.

Adyacente: Elemento del equipo usado como referencial del componente.

Diferencia: Es la resta de temperatura entre componente y adyacente.

Para catalogar, según el nivel de importancia, los defectos encontrados y así darles un orden de reparación, se acepta el siguiente criterio de prioridades (existen otros criterios también aceptados).

Prioridad 1: Considera situaciones cuando la variación de temperatura es mayor o igual a 65°C. Requiere atención inmediata (en las próximas 48 hrs.). Se considera igualmente importante cuando la temperatura de operación es 50% superior a la recomendada.

Prioridad 2: Considera situaciones cuando la variación de temperatura es mayor a 35°C y menor a 65°C. Requiere atención de urgencia y observando las restricciones operativas del sistema (en los próximos 7 días).

Prioridad 3: Considera situaciones cuando la variación de temperatura es mayor a 15°C y menor a 35°C. Requiere ser corregido en la próxima mantención programada (antes de 30 días).

Prioridad 4: Considera situaciones cuando la variación de la temperatura es menor a 15°C. Esta situación requiere ser inspeccionada en la próxima mantención programada (antes de 3 meses). Se recomienda realizar un seguimiento de temperatura del equipo.

Normal: Considera situaciones cuando la variación de temperatura es menor a 5°C. Esta situación no requiere ninguna acción.

Finalmente, en la Clasificación de Riesgo, se debe incorporar esta información siempre que se presente una prioridad 1 ó 2 y considera:

L (Local): Falla que no compromete la operación o seguridad de la planta o instalaciones.

S (Sectorial): Falla que afecta en parte la operación o seguridad de la planta/instalación.

G (Global): Falla grave, que sí afecta la operación o seguridad de la planta (requiere atención inmediata).

termo2.gif (19448 bytes)
Figura 2.


Para reflexionar

Por ejemplo, en una mina de cobre, se tiene una "mina de oro" de datos, si éstos son correctos para su utilización. No reaccionar a las variaciones que generan los procesos, nos hará perder tiempo y dinero. Con la termografía, todas las empresas logran ahorros.

termo3.gif (4412 bytes) Por Georgi Bakhurin Holzkamm,
Termógrafo calificado por I.T.C.
www.termoimagen.cl
Marzo 2010
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
LA MODERNIZACIÓN TECNOLÓGICA DEL SECTOR MINERO: Avanzando hacia la digitalización
AUTOMATIZACIÓN Y CONTROL INDUSTRIAL: Digitalizar los procesos productivos, la clave para el futuro
LA INDUSTRIA ELECTRÓNICA EN CHILE: Construir redes para fortalecer el ecosistema
Contáctenos
Dirección: José Manuel Infante 919, Of. 203,
Providencia, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.