Sábado 19 de Octubre de 2019       •      Dólar= $709,92      •      UF=$28.027,99       •      UTM=$49.229
Por Paula Colonelli Jefe de Proyecto Programa Eficiencia Energética y Habitabilidad Fundación Chile
COLUMNA
Vivienda social:
Habitabilidad térmica
y calidad de vida

La habitabilidad térmica es uno de los seis factores más importantes que influyen en la calidad de vida de los moradores de una vivienda social, según el resultado obtenido de un estudio cofinanciado por el FONDEF, hecho por Fundación Chile en el período 2001-2004, junto con la CDT de la Cámara Chilena de la Construcción, las Universidades de Chile y Santa María, el MINVU y varias empresas constructoras. El trabajo se realizó en una muestra estadísticamente representativa de las Regiones Metropolitana y de Valparaíso.

Dentro de la habitabilidad o bienestar térmico de una vivienda, hay que considerar el riesgo de condensación y la temperatura interior de ella. En el estudio mencionado anteriormente se detectó que existían problemas de condensación interior y bajas temperaturas interiores en las viviendas analizadas. Esto está dado en conjunto por la baja calidad térmica de los materiales, que en invierno alcanzan la temperatura de rocío o de condensación y el alto contenido de humedad al interior de las viviendas, debido principalmente por mala ventilación o alta generación de vapor al interior de las viviendas ocasionado por sus habitantes (lavado y secado interior de la ropa, uso de calefacción de combustión abierta sin evacuación exterior, entre otros.)


Factores a tener en cuenta

Para mejorar la habitabilidad térmica de una edificación es fundamental considerar en el diseño, las características climáticas y topográficas del lugar de su emplazamiento; su materialidad y los hábitos de vida de sus moradores. Por otro lado, para lograr finalmente lo esperado, al materializar la obra, habrá que asegurarse que los materiales empleados sean los especificados en el diseño y que su colocación sea la correcta.

En los lugares de emplazamiento que son húmedos y de bajas temperaturas, habrá que controlar las condensaciones interiores de invierno en las viviendas que emplean materiales como hormigón o ladrillo. Ellas aparecen principalmente en los puentes térmicos, tales como vigas, pilares, encuentros de muros ya sean esquinas o encuentro entre muros y losas. Su control tiene que hacerse al momento del diseño, empleando aislantes térmicos exteriores. Esta solución tiene la ventaja que además de evitar las condensaciones, aprovecha la inercia térmica de los materiales de alta densidad, por cuanto parte del calor interior queda en los muros, pero no puede escapar al exterior, por impedírselo el revestimiento térmico exterior. En la noche ese calor guardado es devuelto por los muros al interior de la vivienda. Así las diferencias de temperaturas interiores entre día y noche son menores y el descenso de temperatura interior es menos brusco al momento de apagar la calefacción que si la aislación va por dentro. Este diseño permite que en el verano la temperatura exterior solamente penetre a través de las ventanas, la que será absorbida en parte por los muros de masa, con lo cual los moradores no sufrirán de un exceso de calor.


Lo que dice la Ordenanza

La reciente modificación al artículo 4.1.10 de la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones, establece una serie de requisitos respecto al acondicionamiento térmico, de los elementos que conforman la envolvente de la vivienda, es decir muros, techos, ventanas y losas ventiladas. Es un avance que establece requerimientos mínimos dependiendo de la zona térmica donde se emplaza la vivienda, lo que mejorará su habitabilidad térmica, requerirá una menor cantidad de energía para calefacción, pero no necesariamente se evitará el problema de condensación.

Por otro lado, para impulsar la Eficiencia Energética de Viviendas, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo ha solicitado a Fundación Chile, en conjunto con la Universidad de Concepción, el desarrollo de un Sistema de Certificación y Etiquetado Energético de Viviendas, donde en un futuro se podrán calificar en niveles o clases de eficiencia energética las viviendas de acuerdo con una escala de siete letras, que va desde la vivienda más eficiente, Nivel A, a la menos eficiente, nivel G, de forma similar como se califican los refrigeradores y ampolletas. Esta Certificación Energética de Edificios ya se ha implementado en otros países, como lo son los pertenecientes a la Comunidad Europea donde esta certificación es obligatoria desde el año 2006.

Diciembre 2008
.......
Comentarios acerca de este artículo
Nelson Jesús Silva Comte Paneles Pómez SCUD EIRL (11/12/2018)
Me interesa aportar invento envolvente 360º de Paneles de Piedras Pómez SCUD
Alvaro De Carolis ADC (18/08/2014)
Me parece muy bien el articulo, pero creo que se debe profundizar mas sobre este tema en el futuro
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
AISLACIÓN TÉRMICA Y ACÚSTICA: Aportando al buen vivir
VENTANAS Y HERRAJES: Los desafíos de un mercado altamente competitivo
MERCADO DE PISOS INDUSTRIALES: La unión que hace la fuerza
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.