Lunes 17 de Enero de 2022       •      Dólar= $822,69      •      UF=$31.100,54       •      UTM=$54.442
arq1.jpg (7191 bytes)
Hacia una arquitectura
para el siglo XXI

El surgimiento de Internet, la digitalización generalizada de la información, y la proliferación de los computadores portátiles y los teléfonos móviles, están cambiando la manera como trabajamos, estudiamos y vivimos. Por esto, los diseños arquitectónicos deberán adaptarse a esta nueva realidad. En las empresas, por ejemplo, la asignación de oficinas y cubículos personales está disminuyendo debido al aumento del trabajo a distancia, y crece constantemente la demanda por espacios multifuncionales de diversos tamaños para reuniones y trabajo en equipo. Además, dada la tecnología hoy disponible tanto para el diseño arquitectónico y de ingeniería como para la producción de materiales de construcción, está dejando de tener sentido restringirse a estructuras simples y repetitivas, o limitarse al uso de materiales de construcción estándares, pues el mercado está premiando crecientemente la originalidad.

El Stata Centre -la nueva sede del Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial del Massachusetts Institute of Technology (MIT) así como de su Laboratorio para Sistemas de Información y Decisión y su Departamento de Lingüística y Filosofía-, es uno de los muchos ejemplos de innovación arquitectónica que intentan responder a los nuevos requerimientos.


Un ícono arquitectónico

Puesto que se trata de planteles académicos de enorme prestigio a nivel mundial -allí trabajan investigadores y académicos de la talla de Tim Berners Lee, el físico que inventó la World Wide Web; Rodney Brooks, un pionero de la robótica; y el controvertido lingüista y filósofo Noam Chomsky-, el diseño de este complejo tenía que ser algo especial.

arq2.jpg (7706 bytes)Por esto, el arquitecto elegido fue el canadiense Frank Gehry, uno de los exponentes más connotados de la llamada arquitectura expresionista postmoderna, quien tiene a su haber obras tan celebradas como el Museo Guggenheim de Bilbao y el Walt Disney Concert Hall de Los Angeles.

Inaugurado el 2004 en el campus del MIT en Cambridge, Massachusetts, el Stata Center no ha tardado en convertirse en un ícono. Se trata de un conjunto disparatado y divertido de edificios de variados estilos que tiene por centro una estructura cónica inclinada de color amarillo que es un espacio para seminarios. Algunas estructuras recubiertas en acero lustroso o aluminio mate tienen formas insólitas y, ayudadas por una fachada inclinada, parecen en proceso de desmoronamiento. Otras son torres más sobrias de diversas formas que están revestidas con ladrillos de color naranja; y el conjunto concluye con un gran anfiteatro semicircular.

Gehry dijo que ese complejo, que terminó costando US$284 millones, "parece una fiesta de robots borrachos reunidos para celebrar". Ciertamente contrasta con la monotonía rectangular y gris del resto del campus del MIT.

Aunque está lejos de ser del gusto de todos, y ha resultado una obra altamente controvertida, a la gran mayoría de los estudiantes les encanta, y a la mayoría de los críticos también.

Uno lo celebró diciendo que "El Stata siempre va a parecer incompleto. También parece que fuera a colapsar con sus columnas inclinadas en ángulos que dan miedo y sus paredes que se curvan de manera imprevisible. Todo parece improvisado, como si hubiese sido incluído a último momento. Y ése es precisamente el punto de este complejo que está diseñado como metáfora de la libertad, el atrevimiento y la creatividad de la investigación científica que se supone ocurre en su interior."

Una revista española de arquitectura, en cambio, no disimula su desagrado. En un reportaje sobre el Stata Center que tituló "¿Cómic o arquitectura?", señala: "El diseño es atrevido, no cabe duda, y recuerda a la estética del cómic. Pero, ¿es útil? ¿Hace más fácil y creativa la vida de sus usuarios?"

arq3.jpg (15374 bytes)Otro crítico señaló más ácidamente que "Una arquitectura que invierte los algoritmos estructurales para crear desorden deja de ser arquitectura y es la antítesis de la complejidad organizada de la naturaleza".

Pero más allá de la polémica por su estética exterior, el Stata Center incorpora los principios de la arquitectura "verde" -favoreciendo el ahorro de energía y maximizando la utilización de la luz natural y las aguas lluvias recolectadas- y ha sorprendido por una arquitectura interior de notable complejidad.

Puesto que los estudiantes tienden a trabajar con sus laptops sentados en el suelo con sus espaldas apoyadas contra la pared, se maximizó la provisión de paredes internas curvándolas de un lado a otro, a la manera de los intestinos. Además abundan las formas cilíndricas, los balcones, las paredes inclinadas y las escaleras que parecen suspendidas en el aire.

Según William Mitchell, un profesor de arquitectura y ciencias de la computación del MIT que colaboró con Gehry en este proyecto, ellos descubrieron en base a encuestas que "hay una fuerte baja en la demanda por los tradicionales espacios cerrados y privados, como oficinas y salas de clase, y un enorme aumento en la demanda por espacios semi-públicos que puedan ser utilizados en forma temporaria e informal para reuniones de trabajo." Por esto el complejo entrega una gran cantidad y variedad de "espacios híbridos" que resultan fácilmente adaptables para diversos tipos de usos, y el conjunto de su arquitectura fue diseñado para favorecer la comunicación y los encuentros.

La "hibricidad" del Stata Center se expresa con particular claridad en un amplio pasaje interior llamado Students’ Street (Calle de los Estudiantes). Students’ Street va dando vueltas por todo el complejo, unificándolo, y proporciona Wi-Fi gratuita. Además permanece abierta al público las 24 horas del día, y a través de todo su recorrido está llena de espacios y rincones atractivos, grandes y pequeños, muchos de ellos dotados de sillas y mesas y pizarras acrílicas. Estos incluyen jardines y terrazas bien cuidadas, así como restaurantes y cafeterías. Se ve gente a toda hora conversando o trabajando en grupos, ocupados con sus laptops, leyendo y tomando notas, pololeando, o durmiendo.

Por Luis Kaffman.

Noviembre 2008
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
CLIMATIZACIÓN: Un mercado centrado en mejorar la calidad de vida
AISLACIÓN TÉRMICA Y ACÚSTICA: Aportando al buen vivir
VENTANAS Y HERRAJES: Los desafíos de un mercado altamente competitivo
Contáctenos
Dirección: José Manuel Infante 919,
Providencia, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.