Miércoles 13 de Noviembre de 2019       •      Dólar= $796,77      •      UF=$28.095,18       •      UTM=$49.229
cep1.jpg (5607 bytes)

Juan Francisco Vega

Aislación térmica y acústica
Dos aspectos claves para la habitabilidad de las construcciones

Tanto la aislación térmica como la acústica son aspectos fundamentales en cualquier tipo de construcción que albergue actividad humana, ya que constituyen barreras que permiten mantener interiormente las condiciones ideales de habitabilidad para las personas, en este caso, respecto de las condiciones de temperatura y nivel de ruido. En el siguiente artículo, Juan Francisco Vega, Director de Técnico en Construcción Duoc UC sede Alameda, nos entrega más antecedentes de lo que implican ambos conceptos y de cómo estamos en Chile en esta materia..

Antecedentes técnicos

Un ambiente óptimo para el desempeño de las personas considera un rango de temperaturas entre 18º y 26º, variable acorde a la actividad que se desarrolla y a las características de cada individuo, a lo que debemos sumar la variable Humedad Relativa del Aire, cuyo rango no debiera oscilar entre 35 y 75%. Juan Francisco Vega explica que “si se sale de estas condiciones ideales, lo que normalmente se define como “zona de confort o bienestar”, las personas empezamos a sentir molestias que se acentúan cuando estas condiciones se hacen extremas, ya sea por exceso de calor o frío, humedad o sequedad, lo que incluso tiene consecuencias en la biología de nuestro cuerpo, y en casos extremos, puede producir daños y llevar hasta la muerte (hipotermia, deshidratación, etc.)”.

En el caso del ruido, el profesional señala que existe una escala donde según la actividad desarrollada se recomienda un máximo de ruido ambiente, lo que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) no debiera superar los 55dB, pero en la práctica puede superar ampliamente este valor. “Sobre 85dB el cuerpo empieza a sufrir estrés y la exposición constante a ruidos fuertes causa dolores de cabeza, malestares generales e irritabilidad. Si esto lo llevamos a exceso de ruido en la noche, implica que el cuerpo no descansa y baja nuestro rendimiento diario. El exceso de ruido afecta nuestra capacidad de concentrarnos y nuestros estados de ánimo”, agrega.

El Director de Técnico en Construcción Duoc UC sede Alameda indica que existe el “límite del dolor” o límite audible, 120dB, después de lo cual el ruido es tan fuerte que no tenemos capacidad auditiva para más y se traduce en un dolor extremo que incluso puede romper el tímpano y producir sordera temporal o daños permanentes en la capacidad auditiva de las personas. El alto de nivel de ruido en las ciudades hace que con el tiempo nuestra capacidad auditiva disminuya en comparación con personas que no están expuestas a este nivel de ruido.


Realidad Local

Juan Francisco Vega comenta que en nuestro país existe una reglamentación vigente en ambos temas y que representa el estándar mínimo a cumplir en un proyecto inmobiliario. Añade que “subir este estándar puede ser una exigencia de quien concibe o manda el proyecto, o una estrategia de diferenciación de mercado para asegurar una mejor calidad al futuro usuario, tener una mayor figuración o vender más caro. En este sentido, hay, efectivamente, segmentos del mercado que valoran y exigen un alto estándar en lo que compran y donde estos temas están presentes”.

Ahondando en el tema, explica que “la norma térmica vigente subió los estándares sobre todo en el tema de aislamiento de cubiertas, sin embargo, en la aislación de muros creo que lo hecho fue insuficiente y se puede mejorar. En general nuestro clima es benigno y en muchas zonas del país las temperaturas son templadas, sin frío ni calor extremo, como existe en otros lugares del mundo, lo que tal vez explique por qué este tema no es tan importante para la opinión pública. La mayoría de la gente considera que la aislación térmica sólo consiste en dejar fuera el frío del invierno y conservar el calor; también nos debe proteger del excesivo calor del verano y mantener un ambiente fresco”.

cep2.jpg (19869 bytes)

En cuanto a la normativa acústica, ésta es la más deficitaria y es esperable que pronto salga a la luz una mejora significativa en estos estándares.

Respecto a la existencia de productos y tecnologías aplicadas en pos de aislamiento térmico y/o acústico, el representante de Duoc UC precisa que son óptimos y que no presentan diferencias con los que se aplican en países desarrollados.

“Hay un tema de costos que aún hace que ciertos productos no estén al alcance del bolsillo de todo el mundo, no obstante esto, personalmente creo que el problema radica en que aún no asumimos plenamente la importancia de estos temas en nuestras construcciones”, declara.

Cabe destacar que la variable térmica es la mejor asumida y la reglamentación vigente mejoró los estándares sobre todo en el asilamiento de cubiertas. Como comenta Juan Francisco Vega, “el tema de las humedades y la necesidad de impermeabilizar quedó en la palestra gracias al problema de las “casas de nylon”, pero mi diagnóstico es que aún no se ha abordado siempre de buena forma, existiendo materiales y tecnologías para hacerlo bien. Incluso aún no hay plena conciencia que las variables térmicas de humedades están interrelacionadas; por eso se deben considerar juntas y hablar de aislación higrotérmica. Por último, si bien existen proyectos donde se cumple todo esto de excelente forma, en general el tema acústico sigue siendo un tema deficitario en nuestras construcciones”.


Desafíos

A juicio de Juan Francisco Vega, existen diversos desafíos tendientes a mejorar la realidad existente en materia de aislación térmica y acústica. En primer lugar, afirma, estos temas tienen una desigual prioridad en las mallas curriculares de las diversas carreras relacionadas con la arquitectura, diseño y construcción. Por ello, los profesionales tienen diversos grados de preparación y diversos enfoques frente a estos temas, desde aquellos muy bien preparados a quienes ni siquiera consideran estas variables en sus proyectos. “En nuestras carreras de construcción de Duoc UC, los alumnos tienen un acercamiento teórico y práctico a estos temas; conocen la razón de ser de lo que hacen, así como los procedimientos constructivos para velar por la correcta ejecución de estas barreras”.

El Director de Técnico en Construcción Duoc UC sede Alameda agrega que otros desafíos son considerar la variable “calor” del verano para proyectar y conseguir edificios que no dependan exclusivamente de los sistemas de climatización; hacer obligatorio el uso de barreras contra las humedades sobre todo en zonas críticas de los edificios como los subterráneos; mejorar la normativa acústica y concientizar a la opinión pública sobre los efectos del ruido y la importancia de vivir en construcciones que nos protejan y resguarden una buena calidad de vida. “Hoy las personas estamos más conscientes de nuestros derechos, pero aún somos ignorantes en muchos temas”, sostiene.


Tecnologías e innovaciones

Juan Francisco Vega comenta que hay una enorme variedad de elementos y materiales factibles de utilizar para lograr aislación térmica y acústica, como espumas que sellan juntas e impiden el paso del calor y del ruido y que incluso resisten la acción del fuego. “Personalmente lo más relevante para mí es la reducción de los costos en muchos de los productos para aislación termoacústica, lo que hace que sea más factible su aplicación por mayor cantidad de personas incluso en autoconstrucción”. Añade que hoy se están utilizando mucho los paneles “sándwich”, donde las clásicas planchas de yeso cartón, fibrocemento o madera reconstituida vienen con barreras de humedad y espumas para la aislación termoacústica, de muy fácil instalación y buen desempeño.

También, materiales como el hormigón celular aparecen en nuevos formatos y con nuevas y atractivas aplicaciones, mientras que otros elementos como el sistema de “termopared” de hormigón armado aún no se masifican. Las puertas y ventanas también ofrecen hoy versiones donde se consideran estos temas.

El profesional concluye que existen tecnologías alternativas que rescatan materiales y sistemas constructivos antiguos como la aplicación de adobe, ya no como elemento estructural sino como relleno, y las construcciones con paja, donde con una óptica moderna se aprovechan sus excelentes características de aislación termoacústica.

Abril 2012
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
CLIMATIZACIÓN: Un mercado centrado en mejorar la calidad de vida
AISLACIÓN TÉRMICA Y ACÚSTICA: Aportando al buen vivir
VENTANAS Y HERRAJES: Los desafíos de un mercado altamente competitivo
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.