Viernes 6 de Diciembre de 2019       •      Dólar= $783,34      •      UF=$28.267,34       •      UTM=$49.623
El mercado del cemento
Preparado para un año de crecimiento
d1000.jpg (22101 bytes)

Durante el 2008 el consumo-país de cemento fue de 4 millones 600 mil toneladas, una cifra bastante conservadora, que espera repuntar durante el 2010, al menos en dos dígitos. Y las primeras señales de reactivación post crisis indican que así será. Muestra de este buen augurio son los numerosos proyectos de edificaciones e infraestructura que se anuncian para los próximos meses, sobre todo en el área minera. Respecto al desarrollo del cemento en Chile, la tecnología existente y las proyecciones para este año, conversamos con destacados representantes de esta industria, en el desayuno organizado por la Revista EMB Construcción.

Dafne Troncoso,
CEMENTOS SAN JUAN
Pablo Maturana,
UNIVERSIDAD CATOLICA
Miguel Figueroa,
IDIEM
Mauricio Ossa,
CENTRO TECNOLOGICO DEL HORMIGON
Miguel Angel González,
DICTUC S.A.
Roxana Palominos,
INDUSTRIAL COMERCIAL CHILE

Así como para el rubro de la construcción, en general, el 2009 fue un año de contracción del crecimiento, para el cemento -materia prima más utilizada en este mercado- la tendencia fue a la baja; mucho más que lo que sucedió con otros materiales. "A nivel país, hasta octubre del año pasado, se había experimentado una caída de 17%; acentuada en la zona central -regiones V, VI y Metropolitana- con cerca de un 27%", señala Dafne Troncoso, Gerente Comercial de Cementos San Juan.

Según Pablo Maturana, Director de la Escuela de Construcción Civil de la Universidad Católica, la caída podría haber sido más estrepitosa aún, pero algunos proyectos mineros y de infraestructura lograron detenerla, levantando en alguna medida al sector construcción y los niveles de consumo de cemento.

 

Superioridad física y técnica

Según aseguran los expertos, la experiencia en el uso de un material constructivo determina en gran medida el éxito en su aplicación. Y esto es justamente lo que ocurre en el caso del cemento, porque como indica Miguel Figueroa, Jefe Area Aglomerantes y Hormigones de IDIEM, "la gran mayoría de las obras, tanto de edificación como de infraestructura, se basan en el hormigón armado y en la albañilería".

Definitivamente, existe una cultura masiva respecto al uso de cemento y hormigón. A juicio de Dafne Troncoso, esto se atribuye a que es un material de uso transversal, que puede comprar desde una dueña de casa hasta un proyectista de grandes obras. Asimismo, para Mauricio Ossa, Presidente del Centro Tecnológico del Hormigón, la cultura que existe en torno al cemento responde a que en un país como Chile, sísmico por naturaleza, el hormigón armado -que es uno de los desarrollos más exitosos hechos a partir del cemento- responde de manera espléndida frente al riesgo de sismos y terremotos.

Otra característica que explica la alta demanda del cemento como material constructivo en nuestro país es la gran existencia de puzolana, que contribuye a disminuir la contaminación ambiental por carbonatación. Asimismo, aporta estabilidad química, favoreciendo la durabilidad del material.

A estos argumentos se suman sus características de resistencia, calidad y certificación. Específicamente, en opinión de Miguel Angel González, Jefe de Laboratorio de Aglomerantes de DICTUC S.A., en la industria del cemento la calidad se controla tanto interna como externamente, a través de la norma 148, que rige los parámetros que debe tener. "Es uno de los pocos materiales constructivos que debe salir certificado desde fábrica, y que no puede ser comercializado si no cuenta con ella", asegura. Sin embargo, la regulación existente sólo considera la certificación de la materia prima y no la calidad en el proceso de fabricación de los morteros y el hormigón elaborado en obra.

De igual manera, en términos de la capacitación a nivel profesional y de la mano de obra, el análisis también tiene dos caras. Por una parte, a nivel universitario existe una cultura en torno al hormigón y las mallas curriculares lo incluyen extensamente; mientras que la capacitación de los obreros de la construcción aún es escasa. Como indica Pablo Maturana, la falta de entrenamiento de la mano de obra es un tema generalizado en todos los ámbitos del sector construcción y aunque mucho se ha hablado acerca de promover la certificación de competencias a nivel de los trabajadores, estas iniciativas han quedado -hasta el momento- sólo en buenas intenciones.

 

Nuevos productos y más tecnología

La industria del cemento se ha ido ‘tecnologizando’ y especializando cada vez más. Los avances son destacables en cuanto a la automatización de las plantas y en el área de morteros para diferentes usos y aplicaciones. No cabe duda del avance en sistemas de moldajes industrializados y aditivos como aceleradores, retardadores y superfluidificantes, que perfeccionan las obras hechas a partir de cemento y hormigón.

La oferta es amplia -consta del cemento especial, que se vende masivamente, y los de alta resistencia- e incluye no sólo la producción local, sino también la importación de cementos con aditamentos especiales, como los de alto contenido de lumina. Estos, como indica, Roxana Palominos, Representante División Revestimientos y Pisos Industriales de Industrial Comercial Chile, están especialmente orientados a la preparación de morteros predosificados de alta resistencia; muy utilizados en la minería.

Como asegura Miguel Figueroa, en el desarrollo del hormigón siempre se está experimentando y avanzando. A juicio de Mauricio Ossa, se ha dado paso a una serie de tecnologías muy interesantes y alguna de ellas ya se evidencian en construcciones como el recién inaugurado Edificio Titanium, donde es posible observar hormigones auto-compactantes y hormigones bombeados a más de 190 metros; ambas innovaciones posibles de aplicar en cualquier tipo de obra en general. "En hormigón, destaca el gran desarrollo de edificación en altura en Santiago y durante los últimos años también a nivel de provincias, en ciudades como Arica, Iquique, Antofagasta y Concepción", indica el ejecutivo del Centro Tecnológico del Hormigón.

Otra gran evidencia del avance de la industria del cemento en Chile son las decenas de obras con hormigón a la vista. No se trata de una técnica madura aún, según indica Pablo Maturana, pero sí de un proceso en creciente evolución, en el que ya se han dado pasos importantes. "Para seguir avanzando en esta línea es necesario que, paralelamente, se sigan desarrollando las industrias coexistentes con el mercado del cemento, como la de moldajes y del hormigón propiamente tal, en términos de pigmentos y aditivos, entre otras áreas", opina.

 

En constante desarrollo

De acuerdo a la opinión de los expertos, seguir desarrollando el mercado del cemento en Chile implica, también, revisar con regularidad la normativa que lo rige. En este sentido, Miguel Ángel González señala que es necesario actualizar las normas, porque las vigentes ya tienen más de 40 años de antigüedad. "Esto es especialmente urgente en cuanto a las de requisitos, ya que en la industria de la construcción -y específicamente en la del cemento- se han incorporado nuevos materiales, los que no están permitidos porque la norma no los incluye", indica.

El ejecutivo del IDIEM coincide en la importancia de la actualización de normas, pero recalca aún más la necesidad de contar con sistemas de fiscalización, control y obligatoriedad, que permitan asegurar que todos los cementos utilizados en obra tengan las certificaciones requeridas, especialmente en las zonas extremas del país y sobre todo en las pequeñas obras.

Paralelamente, académicos como el Director de la Escuela de Construcción Civil de la Universidad Católica, son claros en enfatizar que además de trabajar en pos de la actualización de las normas es necesario promover la correcta utilización y aplicación del cemento, para un buen manejo en todo tipo de construcciones.

El uso creciente de estructuras de hormigón en obras arquitectónicas de diseño vanguardista es otro polo de desarrollo para la industria del cemento. Gracias a su nobleza, los proyectistas han sabido sacarle provecho, adaptándolo a distintas formas, con una estabilidad y resistencia a toda prueba, y dando vida a construcciones emblemáticas y de muy amplio espectro, como edificios, museos, autopistas y obras de pavimentación.

Todo indica que el 2010 será un año de gran recuperación del sector construcción, lo que permite proyectar una reactivación en el consumo de cemento, de la mano de nuevas obras de infraestructura y edificación, y especialmente, de iniciativas asociadas a proyectos mineros.

Definitivamente, concluyen, para el sector construcción y la industria del cemento vienen años prósperos.

Enero 2010
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
CLIMATIZACIÓN: Un mercado centrado en mejorar la calidad de vida
AISLACIÓN TÉRMICA Y ACÚSTICA: Aportando al buen vivir
VENTANAS Y HERRAJES: Los desafíos de un mercado altamente competitivo
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.