Domingo 19 de Enero de 2020       •      Dólar= $772,30      •      UF=$28.327,29       •      UTM=$49.673
efi1.jpg (7642 bytes)
Andrés Romero,
Director del Programa
País de Eficiencia Energética Comisión Nacional de Energía
“Es importante buscar soluciones arquitectónicas para el acondicionamiento térmico e iluminación”

La Eficiencia Energética es uno de los tres pilares de la política energética del país. Usar bien la energía es una posibilidad para que Chile se convierta en un país sustentable, manteniendo su crecimiento y competitividad.

A nivel de los hogares, el uso adecuado de la energía permite paliar los costos en gas, electricidad, agua y combustible, beneficiando a la población más vulnerable, mientras que en el ámbito industrial y empresarial significa una variable altamente relevante en la gestión, tanto desde la eficiencia productiva como en los costos asociados al uso energético, donde la “Eficiencia Energética” como concepto permite que los procesos industriales sean más limpios y a costos menores.

Como señala Andrés Romero, "estamos viviendo una situación mundial y nacional de incertidumbre y alta complejidad en el ámbito de la energía. La irrupción de China e India como grandes consumidores, el eventual agotamiento de las reservas de petróleo y el cambio climático han generado un cuadro inédito en la historia mundial. Esto demanda para Chile contar con una visión de futuro de los desafíos energéticos desde una mirada global, integral y de largo plazo, siendo uno de los retos de la política energética iniciada por el Gobierno el uso eficiente como una fuente fundamental de energía, la más disponible, limpia y económica".


Consumo energético en la construcción

En la construcción, el consumo energético en las edificaciones comerciales, residenciales y públicas representa un 25% de la energía consumida en el país, según el balance energético de la CNE del año 2007. Las mayores demandas en las viviendas están relacionadas principalmente por conceptos de iluminación, calefacción y refrigeración. Por ejemplo, la iluminación y refrigeración de un hogar consumen juntas cerca del 60% de la electricidad de las viviendas en nuestro país.

Romero explica que "en Chile, hemos avanzado en términos de normas y reglamentos obligatorios para fomentar el bueno uso de la energía en edificaciones, pero queda trabajo por hacer. Hay que buscar soluciones arquitectónicas para el acondicionamiento térmico e iluminación, más aún si consideramos que, al analizar económicamente las diferentes soluciones constructivas de mejoramiento, se observa de manera inmediata un ahorro para las familias y para el país; en términos económicos y de energía, incentivando las áreas de la arquitectura y de la construcción".

Agrega que para calcular el valor de demanda promedio de energía en viviendas, departamentos o en una extensión, es necesario definir previamente parámetros de confort y variables de consumo energético a considerar. Cabe destacar, que se entenderá por demanda promedio de energía en vivienda el consumo teórico calculado bajo condiciones de simulación.

Comúnmente se manejan parámetros óptimos de temperatura resultante en relación al confort entre 18ºC y 20ºC al interior de la vivienda, niveles de iluminación de 250 lux y una humedad relativa del ambiente del 40% al 60%. El Director del PPEE comenta que es interesante contraponer estos estándares de confort con el estudio "Determinación De Línea Base Para La Evaluación De La Inversión En Eficiencia Energética En El Sector Residencial" elaborado por PPEE y la Agencia de Cooperación Alemana (GTZ), que determinó la línea base de confort higrotérmico aproximado, demanda y gasto real de energía utilizada en calefacción y refrigeración, fundamentalmente sobre información recogida in situ -encuestas y mediciones efectuadas en los meses de invierno 2007 y verano 2008- en diversas regiones. Este estudio concluyó que la temperatura del aire al interior de las viviendas en invierno en la Región Metropolitana es cercana a 15ºC y en verano a 29 ° C, lo que demuestra que en Chile se debe poner énfasis a la condición térmica de las viviendas, específicamente, su envolvente.

efi2.jpg (6858 bytes)"Basándonos en un estudio encargado por el PPEE y el MINVU a la Fundación Chile y la Universidad de Concepción (durante 2008), denominado ‘Sistema de certificación energética de viviendas’, se establece que el consumo teórico de energía primaria promedio de las viviendas en Chile en calefacción, iluminación y agua caliente sanitaria, bajo condición de confort térmico, sería del orden de 192 [kWh/m²año]. De este valor el ítem de consumo más incidente corresponde a calefacción (por sobre el 50%). Por otra parte, como los departamentos poseen menos lados perimetrales en contacto directo al exterior, presentan un consumo menor en calefacción. De modo contrario, las viviendas presentarán un consumo mayor debido a la exposición de todas las caras de la envolvente con el exterior. Actualmente, la CNE, a través del PPEE, está trabajando en una encuesta de consumo residencial, que entregará información actualizada sobre consumo de energía desagregado por usos finales, concluye Romero.


La normativa vigente

La realidad de las edificaciones en Chile, en cuanto a su reglamentación, se rige por las Normas Chilenas elaboradas por el Instituto Nacional de Normalización y la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones (OGUC), siendo esta última de carácter obligatoria y las Normas son de aplicación voluntaria.

Desde el año 2000 el MINVU inició un proceso para establecer un estándar mínimo obligatorio de acondicionamiento térmico para las edificaciones residenciales. Este proceso se describe en tres hitos: el primero ocurrió en marzo del año 2000 cuando entró en vigencia la regulación térmica para las techumbres; el segundo, en enero del año 2007 cuando entra en vigencia la aplicación de la norma para toda la envolvente (techumbre, muros, piso ventilado) correspondiente al artículo 4.1.10 de la OGUC; y el tercer hito, en desarrollo, que pretende normar un máximo de demanda energética de la vivienda, entendida como un sistema y no una suma de elementos constructivos.

La CNE, a través del PPEE, se ha sumado a este trabajo para facilitar la elaboración de herramientas que fundamenten la necesidad de ir actualizando periódicamente la norma. En conjunto con MINVU se actualizó la herramienta de cálculo llamada Software Certificación del Comportamiento Térmico de Edificios de Chile (CCTE v2), se encargó una guía de diseño de vivienda social con variables de Eficiencia Energética y estudios tales como "Sistema de certificación energética de viviendas" y el "Programa de Inversión Pública para fomentar el reacondicionamiento térmico del parque construido de viviendas".

Romero indica que las constructoras se adecuaron fácilmente en materializar proyectos bajo la nueva reglamentación, ya que participaron -a través de representantes de la Cámara Chilena de la Construcción- en la discusión sobre los estándares mínimos de acondicionamiento térmico que se deben exigir en cada elemento de la envolvente. Añade que en el mercado de la construcción ya existen materiales y soluciones constructivas eficientes desde el punto de vista energético, sin embargo, a nivel de inmobiliarias, se ha comenzado lentamente a considerar la eficiencia energética como una ventaja competitiva en su producto. En tanto, los usuarios manejan menos información sobre las ventajas reales que pueda presentar a mediano y largo plazo, una vivienda con medidas de eficiencia energética v/s otra tradicional. Por esto el proceso de certificación de vivienda es muy importante.


La necesaria certificación

El Director del Programa PPEE enfatiza que las construcciones residenciales deben ir superando los estándares vigentes y que se debe lanzar oficialmente el método de cálculo CCTE v2 y oficializar el sistema de certificación de vivienda. En cuanto a certificaciones, existen diferentes sistemas de certificación, ambientales y energéticas. Las primeras intentan evaluar el desempeño global del edificio mientras que las segundas se concentran específicamente en el uso de la energía en todas sus aplicaciones. "Hoy en Chile el sector privado ha empezado a demandar certificaciones ambientales internacionales. Por su parte el Gobierno, a través del MINVU, CNE y PPEE están en proceso de aprobar y oficializar el sistema de certificación energética para las viviendas nuevas, abarcando las demandas de calefacción, iluminación y agua caliente sanitaria. Como tarea futura, el Gobierno deberá incluir normativas térmicas para otras edificaciones, no residenciales".

Agosto 2009
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
CLIMATIZACIÓN: Un mercado centrado en mejorar la calidad de vida
AISLACIÓN TÉRMICA Y ACÚSTICA: Aportando al buen vivir
VENTANAS Y HERRAJES: Los desafíos de un mercado altamente competitivo
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.