Lunes 21 de Septiembre de 2020       •      Dólar= $763,24      •      UF=$28.699,24       •      UTM=$50.322

Sofía Valderrama, Pamela Padruno, Paulina Villalobos y Daniela Orellana.

Especial Iluminación Eficiente
Iluminación Eficiente
En busca del equilibrio
entre calidad y ahorro

Iluminación y eficiencia son dos conceptos que están unidos. Las empresas lo entienden así, y cada vez son más las que aspiran a contar con un sistema de iluminación eficiente en sus instalaciones. El problema es que, al parecer, no todas las iniciativas de recambio de luminarias consideran la calidad de la iluminación como un factor clave dentro de la eficiencia y el ahorro energético. Ese es, a juicio de los expertos, el desafío pendiente.

Actualmente, la gran mayoría de los proyectos de iluminación consideran la eficiencia como una de sus características principales. Esta demanda comenzó hace más de cinco años atrás, después que los principales fabricantes de luminarias se sumaran a la tendencia mundial de ahorro de energía, desarrollando tecnología tendiente a iluminar mejor, pero con un menor consumo eléctrico. En Chile este tema tiene un acento especial, porque frente a la inestabilidad de la matriz energética local, permanentemente en riesgo, ahorrar energía es una tarea imprescindible.


Eficiencia y ahorro

Paulina Villalobos, Arquitecta de la Universidad de Chile, especialista en diseño de iluminación y Directora de DIAV -empresa que con sus proyectos ha ganado prestigiosos concursos de iluminación en Singapur, Alemania y Francia- ha sido testigo de este ‘boom’ por la iluminación eficiente, pero a su juicio el concepto de eficiencia no está del todo bien entendido. “Todo el mundo pide proyectos eficientes, y nosotros como DIAV no hacemos proyectos que no lo sean, pero lo que se exige es potencia instalada -11 watts por metro cuadrado como máximo- y con un bajo consumo real en el tiempo. De hecho, en un espacio podríamos tener 20 watts por metro cuadrado de potencia instalada, pero un consumo real de 5 watts promedio en el tiempo, utilizando sensores y sistemas de administración, pero esa eficiencia real no se considera. Ese es un punto en el hay que avanzar, y en el que falta mucho por hacer”.

Según esta experta -Master en Iluminación de la Universidad de Wismar, Alemania- quien además se especializó en diseño de iluminación Suecia y Finlandia- esto ocurre porque en Chile no se habla de una definición concreta de iluminación eficiente. Por ejemplo, explica que ahorro no es lo mismo que eficiencia, ya que la inversión inicial en sistemas de iluminación eficiente no siempre es más baja, pero sí más conveniente en el tiempo. Asimismo, argumenta que ciertos espacios, dependiendo de para qué serán utilizados, requieren de iluminación especial, con ciertos acentos, y en esos casos la eficiencia pasa por la calidad y no por el ahorro.


Distribución de espacios

Para lograr niveles óptimos de eficiencia en la iluminación es vital considerar cada espacio como una realidad individual. Teniendo en cuenta esto, sería un error disponer el mismo tipo de luminarias para todo un edificio de oficinas, porque cada recinto tiene condiciones especiales, diferentes funciones y cantidad de luz natural que recibe a distintas horas del día y en ciertos sectores de una misma habitación.

De acuerdo a la opinión de la Directora de DIAV -empresa a cargo del diseño de iluminación de proyectos emblemáticos como el edificio Titanium, del recordado stand de Expo Chile en Shanghai y recientemente del nuevo datacenter de Entel- la distribución de las luminarias que se utilizan debe estar muy vinculada a la iluminación natural. “Por ejemplo, una oficina que tiene una gran ventana, con un muy buen asoleamiento y altos índices de iluminación natural, probablemente no requiera tener iluminación en el área más próxima a la ventana, y sí en la zona más alejada. Ahí lo que aplica es considerar el factor distribución y administración por sistemas de control”, detalla.

La calidad de las luminarias y el tipo de luz que emiten también son un factor necesario de considerar al momento de diseñar un proyecto de iluminación eficiente. “Dependiendo de las funciones que se lleven a cabo en un espacio, se requerirá una luz especial”, explica. Para Paulina Villalobos, son cuatro los factores que debe considerar la iluminación eficiente: cantidad de luz natural que reciben los espacios, uso de luminarias eficientes de acuerdo a distintos criterios de uso, distribución de las luminarias y sistema de control para una administración óptima.


Tecnología y eficiencia

Existe una gran variedad de tecnologías disponibles en el mercado de la iluminación. Lo importante, recalca la arquitecta, es entender la eficiencia de acuerdo a un criterio de uso y de calidad de iluminación. De acuerdo a su opinión, en términos residenciales son intransables las lámparas de excelente reproducción cromática, como las incandescentes para zonas donde se requiere calidad de iluminación, aunque tengan un mayor consumo. En este caso, vale la pregunta: Si una ampolleta está encendida 1 hora al día, ¿Vale la pena sacrificar la calidad de la luz que entrega versus el ahorro de energía que puede proporcionar, considerando que el uso que se le da es muy bajo? En los ambientes de oficinas, recomienda trabajar con sistemas fluorescentes, a su juicio los más eficientes hoy. Respecto a las ventajas de las luminarias LED, destaca el control de la distribución y el recambio, que en términos de eficiencia y ahorro a largo plazo resultan muy convenientes. En el área industrial, en cambio, recomienda los haluros metálicos y luminarias de sodio de alta presión. “Hay grandes desarrollos tecnológicos en luminarias, pero no todos son eficientes para iluminar un mismo lugar”, concluye.

Mayo 2012
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
CLIMATIZACIÓN: Un mercado centrado en mejorar la calidad de vida
AISLACIÓN TÉRMICA Y ACÚSTICA: Aportando al buen vivir
VENTANAS Y HERRAJES: Los desafíos de un mercado altamente competitivo
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.