Domingo 17 de Noviembre de 2019       •      Dólar= $780,86      •      UF=$28.125,05       •      UTM=$49.229
ich.jpg (6619 bytes)
Renato Vargas, Jefe del Departamento de Educación, Capacitación y Certificación del Instituto del Cemento y del Hormigón de Chile (ICH).
Especial Moldajes y Andamios
El devenir
de los sistemas de
moldaje y andamios
en Chile

Con el creciente nivel de profesionalización de la construcción, la búsqueda por sistemas constructivos cada vez más eficientes es una preocupación central. En este contexto aparecen los sistemas industrializados de moldajes y andamios, que durante los últimos años han registrado un acelerado desarrollo, dejando atrás las antiguas estructuras armadas al fragor de las obras, con escaso nivel tecnológico y de seguridad; para dar paso a sistemas diseñados especialmente para cada obra, con gran durabilidad y adaptabilidad, y una completa oferta de alternativas.

La historia de los moldajes en la construcción está íntimamente ligada a la masificación del uso del hormigón, donde la aplicación de este último es impensable sin la incorporación de sistemas de moldes que contengan el material.

El desarrollo de estos sistemas ha sido lento pero sostenido, desde estructuras de madera que se construían en obra, con toda la inexactitud de un proceso que combinaba un bajo nivel de productividad y eficiencia, con grandes problemas de seguridad para los trabajadores. "Este tipo de moldajes -explica Renato Vargas, Jefe del Departamento de Educación, Capacitación y Certificación del Instituto del Cemento y del Hormigón de Chile (ICH)- daba como resultado terminaciones de mala calidad, donde era necesario recubrir siempre, lo que implicaba costos en materiales, tiempo y mano de obra".

Para disminuir el escurrimiento de la lechada se aplicaba la llamada técnica del "calafateo", que consistía en rellenar con el papel proveniente de las bolsas de cemento las uniones entre los tablones de madera, lo que mejoraba los resultados pero no alcanzaba el nivel de estanquidad óptimo.

La necesidad de aumentar la productividad en obra y mejorar los estándares de seguridad ayudó a que poco a poco se instalaran los sistemas industrializados de moldajes, con la consiguiente profesionalización del área. De esta forma, aparece una serie de materiales que brindan mayor resistencia y durabilidad, permitiendo reutilizar cada una de las partes y obtener mejores terminaciones en el hormigón. Se trata de sistemas de acero, aluminio, plástico, contrachapado, solo o con lámina fenólica, y hasta fibra de vidrio, con los cuales es posible hacer frente a cualquier tipo de requerimiento de forma de los proyectos.

"Lo que hacen las constructoras es analizar sus costos y, generalmente, optar por el uso de sistemas de moldaje industrializados, ya que aun cuando ello implica una inversión inicial mayor, es mucho más productivo y genera importantes ahorros en mano de obra, tiempo y materiales, que compensan la inversión", comenta Vargas.


Cuadro normativo

ich2.jpg (6660 bytes)Desde hace algún tiempo el ICH, a través del Comité de Tolerancias Dimensionales y Moldajes, viene trabajando en la generación de recomendaciones para desmolde y descimbre, además de especificaciones de tolerancias admisibles para diferentes realidades. "En Chile no existe una normativa específica para el tema de los moldajes, a diferencia de lo que ocurre en Europa, donde hay exigencias legales bien claras sobre deformaciones admisibles, para aplicaciones tanto horizontales como verticales".

En Chile, en cambio, se ha optado por la autorregulación del mercado, donde se privilegia una evaluación basada en el desempeño de las estructuras, a través de códigos de comportamiento que determinan los requisitos de tolerancias admisibles.


Productos y mano de obra

A juicio del profesional del ICH, en Chile existe una amplia gama de materiales y sistemas de moldaje, dependiendo de las necesidades de cada proyecto, lo cual genera un mercado de la oferta bastante robusto.

La introducción masiva de sistemas industrializados ha provocado un gran impacto en la industria, que se evidencia en mayor facilidad y rapidez de montaje, gracias a estructuras con menos piezas; mayor alternativa de formas, mejores terminaciones y mayor adaptabilidad para ser aplicados en distintos tipos de proyectos.

Sin embargo, pese a lo anterior, las principales necesidades del sector van por el lado de la capacitación del personal, donde aún falta extender masivamente la práctica, en empresas y trabajadores, de aprender formalmente la técnica del armado de moldaje y certificar los conocimientos aprendidos en la experiencia. "Hace años que el Instituto viene insistiendo en la importancia de la certificación de las competencias laborales, lo que implica, por un lado, una gran seguridad para la industria de que el trabajo va a estar bien hecho y de manera eficiente; y por otro, una gran confianza para el trabajador en su desempeño".


Nuevas tecnologías

La tendencia mundial en infraestructura y edificación en altura apunta hacia el desarrollo de sistemas de moldaje de mayor envergadura, a partir de la utilización de grúas, reduciendo el uso de mano de obra y simplificando el traslado a partir del movimiento de menos cantidad de piezas, lo cual implica menores costos totales y mejores tiempos de respuesta.

En el ámbito de la edificación en extensión, el desarrollo de sistemas integrales de moldaje apunta a alcanzar un acabado perfecto en terminaciones de obra gruesa y una mayor velocidad de montaje, lo que genera una mayor productividad y competitividad respecto de otros sistemas constructivos.

Por otro lado, a nivel de uso de materiales, existe una gran variedad de alternativas para las caras de contacto y sus estructuras soportantes, en donde el aluminio y el plástico han tenido en el último tiempo un gran desarrollo, dado a que son más livianas y fáciles de transportar.

"Con todo, explica Vargas, el desarrollo tecnológico de los moldajes no ha terminado completamente con los problemas en las terminaciones finales, donde aún es necesario aplicar lo que antiguamente se tendió a llamar calafateo. En este sentido, desde el Instituto hemos fomentado el uso de sellos de silicona para mejorar las terminaciones y evitar los retapados posteriores, todo esto con muy buenos resultados", concluye el profesional.


Andamios, una estructura clave

Los andamios, por su parte, constituyen un aliado indiscutible en las obras del rubro construcción y otros. Actualmente, es posible observar en el mercado una amplia gama de modelos, dependiendo de la obra en cuestión.

Entre otros, destaca el andamio modular, ideal para el trabajo en fachadas, que incorpora diversas medidas de seguridad tales como barandas de protección laterales y frontales, plataformas con escotilla para acceder en forma segura por el interior del andamio, y diagonales en determinadas alturas. Otros modelos son el metálico tubular, el colgante y el de plataforma autoelevadora, por mencionar algunos ejemplos.

Más allá del tipo de andamio, existen ciertas variables o aspectos que inciden fuertemente al momento de la compra o arriendo de estas estructuras provisionales que sustentan plataformas de trabajo. Los clientes por lo general buscan un producto que sea versátil, funcional, durable y seguro. En relación a este último punto, destacan, entre otros, los andamios galvanizados en caliente, cuya larga vida útil hace más rentable su adquisición.

En cuanto a la comercialización de estas estructuras, mientras en muchos casos la compra de andamios es lo mejor, en otras situaciones lo más acertado es el arriendo, o bien optar por un sistema que incluya ambas modalidades. El camino a elegir dependerá en gran parte de los tiempos involucrados en cada proyecto.

Mayo 2009
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
CLIMATIZACIÓN: Un mercado centrado en mejorar la calidad de vida
AISLACIÓN TÉRMICA Y ACÚSTICA: Aportando al buen vivir
VENTANAS Y HERRAJES: Los desafíos de un mercado altamente competitivo
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.