Viernes 6 de Diciembre de 2019       •      Dólar= $783,34      •      UF=$28.267,34       •      UTM=$49.623

Juan Carlos Gutiérrez, Director Ejecutivo de ICHA:
“Como país tenemos una gran oportunidad de ampliar el uso del acero”

Este año, si bien no se presenta como el más dinámico para la industria del acero, se ha avanzado en potenciar la difusión de sus atributos, derribar algunos mitos que dificultan su masificación y continuar con la actualización de normas, con la implementación del Código de Mejores Prácticas para Construcción en Acero y el Sello ICHA.
Juan Carlos Gutiérrez.

¿Cómo ha sido este año para el mercado del acero en Chile?
En general, ha sido un año de menor dinamismo respecto de las expectativas que el sector tenía. Si nos referimos a los datos que consigna el Instituto Latinoamericano del Acero -ALACERO-, nuestro país muestra un ajuste del 1% de crecimiento en el consumo aparente respecto de 2018. Claro está, esas cifras son al primer semestre del presente y podrían mostrar una mejora que dependerá de cómo se muevan las inversiones de los sectores construcción y minero durante el segundo período. También, observamos que el sector ya lleva varios años de ajustes; por ello, todos los avances asociados a productividad son necesarios, no solamente para el sector del acero, sino que también para los de la construcción y minería, que son los que concentran en Chile más del 80% a 90% del consumo de este material. Dado que estas dos actividades también están ajustadas, el acero puede aportar a que mejoren sus índices.

¿Cuáles son las ventajas del acero en la construcción?
Uno de los principales atributos del acero es que es un material industrial, por lo que cuando se utiliza en la construcción sabemos que contamos con una infinidad de controles que permiten obtener una alta calidad, trazabilidad y tolerancias milimétricas, entre otros atributos.

Por otro lado, destaca su capacidad de facilitar la prefabricación, es decir, de permitir a sus usuarios modular un proyecto, establecer componentes y minimizar las actividades de construcción en terreno. Lo anterior es muy significativo, ya que hoy la construcción industrializada es la mejor vía para mejorar la productividad.

Además, el uso de acero en la prefabricación reduce las actividades que implican enfrentar la humedad, acelerando los procesos constructivos asociados a la estructura con una precisión milimétrica. En la obra, impacta disminuyendo la congestión de camiones, el nivel de ruido y de residuos, lo que permite un uso más eficiente del agua y potencia la seguridad, entre otros beneficios.

Por otra parte, en cuanto al diseño arquitectónico, el acero es muy versátil en las formas; posibilita hacer edificios más livianos, disminuyendo la masa sísmica desde el punto de vista de la ingeniería y cubrir grandes luces sin interferencias, lo que es muy atractivo para edificar centros comerciales, estadios, instalaciones industriales o viaductos, entre otros ejemplos. Otro tema de gran relevancia actual es el de la sostenibilidad, ya que este material cumple fielmente las 3R: es 100% reutilizable y reciclable, y puede reducir los impactos ambientales significativamente.

¿Ha aumentado el uso de acero en viviendas?
En los últimos 20 años, hemos visto un aumento sistemático de la perfilería liviana en acero para la construcción de viviendas, que desplazó el uso de la madera y el trabajo de albañilería. Ahora, estamos avanzando en pasar del uso de elementos en acero a la utilización de módulos o conjuntos de segmentos de estas construcciones. En algunos casos se trasladan paneles, que pueden ser muros o el set con los elementos de conexión, de manera de que se acelera el proceso constructivo y el material de despunte y residuos disminuye. En conclusión, hay un uso más racional de la mano de obra.

Un desafío pendiente es sumar la versatilidad del acero en terminaciones como fachadas, cubiertas y perfiles arquitectónicos.

Edificio Oficinas ALONSO / Alonso, Balaguer y Arquitectos Asociados. Foto: Plataforma Arquitectura.

Y, ¿cuál es la realidad de su uso en otras edificaciones?
En altura media -edificios de hasta cinco pisos-, en Chile hemos tenido experiencias de construcción en acero pero que no se han repetido en el tiempo porque aún existen estos paradigmas o mitos por derribar, lo que requiere que desde el diseño en adelante, se internalicen sus atributos y que haya una integración entre los distintos actores de un proyecto. En 2007 hicimos una publicación que se llama “Edificio en altura media, una solución eficiente”, donde se detallan las soluciones para un prototipo de edificio habitacional de cinco pisos en acero, cumpliendo con toda la normativa vigente en cuanto a requerimientos de protección térmica, acústica, comportamiento frente al fuego y estabilidad. El documento está disponible y tiene el patrocinio del Minvu.

En edificios altos -hasta 22 pisos-, las experiencias en construcción habitacional no han prosperado aún. Existen algunos proyectos de oficinas que se han hecho 100% en acero, que están operativos, pero según nuestros análisis es el crecimiento de los edificios mixtos, de núcleo de hormigón y estructura de acero, el que permitiría a constructoras, inversionistas y al entorno que circunda la construcción, tener una serie de beneficios asociados. Esta es una mirada empresarial de largo plazo; el diseño en acero tiene una curva de aprendizaje y los retornos no necesariamente se ven en un proyecto, sino en un conjunto de ellos.

¿Qué obras civiles e industriales requieren más acero?
En el caso de obras civiles, destaca todo lo que tiene que ver con edificios industriales, viaductos, estructuras hidráulicas, estanques, sistemas de conexiones, transporte y de soporte, entre otras. Un ejemplo muy visible es la actual ampliación del Aeropuerto Arturo Merino Benítez, con amplio uso del acero. En lo que respecta a la industria, la minería es un motor muy potente para la economía en Chile y particularmente la infraestructura para la minería, donde el acero es el material por definición. Parte de nuestro trabajo consiste en traspasar estas ventajas y experiencias al mundo no industrial y allí como país tenemos una subutilización del acero. El desafío es acercar su uso a segmentos que no lo tienen incorporado en todo su potencial, lo que requiere una integración multidisciplinaria y espacios de confianza.

¿Cómo estamos en materia de normas?
La normativa chilena asociada al acero, no obstante avances recientes, todavía está desajustada y desde el ICHA hemos hecho un trabajo sistemático de actualización que ha implicado un esfuerzo significativo del sector y toma mucho tiempo. Cuando las normas comienzan a quedar obsoletas, los distintos agentes recurren a soluciones rápidas, como es el ocupar las normativas internacionales comúnmente aceptadas, iniciándose un proceso de adaptación local. En muchas ocasiones se empieza a generar una segmentación entre los proyectos de mayor envergadura, que tienen un alto control y los de menor envergadura, con un control, ejecución y calidades menores, lo que va finalmente en contra del correcto aprovechamiento de los atributos del acero.

Ahora bien, dentro de la normativa vigente existen normas chilenas actualizadas en los ámbitos del diseño de estructuras, fabricación de perfiles, acero para uso estructural, perfiles conformados en frío, postes de luminarias y parrillas de piso, entre otras. Estas normas conversan entre sí, por lo que hoy inversionistas, constructores, arquitectos y empresas de inspección técnica disponen de un conjunto de normativa coherente que les permite desarrollar especificaciones técnicas adecuadas.

Ampliación aeropuerto AMB. Foto: Arrigoni.

Por otra parte, quienes ofertan soluciones en acero, tienen un respaldo normativo apropiado y actualizado. Uno de los desafíos más importantes que nos ha tocado enfrentar en este Instituto, es la implementación en el mercado del Código de Mejores Prácticas para Construcción en Acero, documento que es el resultado de años de trabajo y que está basado en el Code of Standard Practice del Instituto Norteamericano de Construcción en Acero - AISC. En Chile, hace varios años estamos trabajando en incorporar y hacer conversar este código con la normativa chilena, con los estándares propios de un país como el nuestro y las características sísmicas que tenemos, y también con el ordenamiento jurídico que tiene la construcción en Chile. Hemos sido muy rigurosos en esas materias, de modo de entregar a los distintos actores que trabajan en la construcción las mejores prácticas para desarrollar proyectos en acero, ya sea estructura mixta, estructura completa, independientemente si es para la minería, el sector habitacional o el centro comercial. La idea, ahora, es avanzar en la implementación de las buenas prácticas que establece este Código en el ámbito de la ingeniería, fabricación, montaje, suministro de materiales y servicios asociados, conectando al mandante, representante de este, constructor, subcontratos, proveedor y al ITO. Para propiciar esta implementación, hemos desarrollado en el Instituto el “Sello ICHA” afines a las Mejores Prácticas para la Construcción en Acero, las normas vigentes y la Ordenanza General de la Construcción.

Si bien el Sello ICHA no es una certificación, sí se trata de un distintivo donde los diferentes actores de la cadena de valor del acero, les permitirá demostrar que aseguran un umbral de cumplimiento de estas mejores prácticas y el cumplimiento con toda la normativa obligatoria establecida en Chile.


MITOS DE LA CONSTRUCCIÓN EN ACERO

1. El acero no permite una adecuada protección contra el fuego.
FALSO:
En Chile, existen diversas alternativas para protegerlo y cumplir las normas en este sentido.

2. No hay adecuada disponibilidad.
FALSO:
Si bien somos dependientes más de un 60% de la importación de acero, la producción nacional está enfocada en los aceros largos, en línea con el tamaño de nuestra economía.

3: El acero no es sismoresistente.
FALSO:
Dos ejemplos comprueban lo contrario: la Torre Santa María 2 y el Edificio Soho Miramar de Concón, ambos proyectos mixtos con núcleo de hormigón y columnas perimetrales de acero.

Noviembre 2019
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
CLIMATIZACIÓN: Un mercado centrado en mejorar la calidad de vida
AISLACIÓN TÉRMICA Y ACÚSTICA: Aportando al buen vivir
VENTANAS Y HERRAJES: Los desafíos de un mercado altamente competitivo
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.