Inicio
Facebook
Twitter
Domingo 16 de Junio de 2019         •         Dólar= $698,26         •         UF=$27.825,51         •         UTM=$48.741

Avances en reglamentación térmica y eficiencia energética

En la actualidad los esfuerzos en materia de aislación térmica han caminado por la actualización de la normativa vigente, sumado a nuevos requisitos de calificación energética y construcción sustentable. Los usuarios que habitan un inmueble también han adoptado una función prioritaria en torno al confort de los recintos.
Foto: Agencia de Sostenibilidad Energética.

En los últimos años la eficiencia energética y aislación térmica en el sector residencial y de edificación en general se han posicionado como referentes y, en algunos casos, en condicionantes de compra por parte de un número no menor de usuarios. El vidrio doble, el aislante térmico, la iluminación LED y colectores solares, entre otros, han dejado de ser atributos desconocidos y hacen parte del abanico de la oferta inmobiliaria, tanto residencial como comercial.

Hasta ahora dichos conceptos se habían desarrollado en medio de una regulación térmica con una necesidad urgente de mejora, lo que se ha traducido en un trabajo conjunto de diferentes actores para desarrollar programas, como la Calificación Energética de Vivienda y los Estándares de Construcción Sustentable.

La reglamentación térmica nacional, contenida en el artículo 4.1.10 de la OGUC, regula las edificaciones de uso habitacional y en esta actualización actualmente en proceso, se incorporarán edificaciones de uso en educación y salud. Esto gracias al trabajo conjunto con los Ministerios de Educación y Salud en el desarrollo de la propuesta.


Reglamentación

Nuestro país cuenta con una Reglamentación Térmica (RT) para edificaciones residenciales –vigente desde el 2000 y actualizada en 2007– que establece un estándar de eficiencia energética para las viviendas en Chile. En 2013 se diseñó una actualización con el fin de atender la necesidad de mejorar la eficiencia energética deficiente de las viviendas construidas en Chile y, con ello, prevenir la aparición de patologías relacionadas con la humedad y hongos, junto con reducir los altos requerimientos energéticos para calefacción. Esta actualización considera el aumento de las exigencias térmicas en elementos constructivos de muros, techos y pisos ventilados, junto con la incorporación de exigencias de superficie vidriada máxima por orientación, aislación térmica de sobrecimientos, análisis de condensaciones, estanquidad al aire de la vivienda y de puertas y ventanas y requerimientos de ventilación.


Principales mejoras

De acuerdo a lo que señala Verónica Latorre, Coordinadora Técnica de Edificación de la Corporación de Desarrollo Tecnólogico (CDT) de la Cámara Chilena de la Construcción, “lo más destacable de la próxima actualización a la Reglamentación Térmica es la nueva zonificación, reflejada en la nueva NCh1079, que incorpora el efecto de la oscilación térmica, haciendo la diferencia entre costa y valle. Además incorpora exigencias nuevas como transmitancia térmica de puertas y sobrecimientos, y porcentaje de superficie vidriada conforme a la orientación de la fachada”.

La modificación en la zonificación climática, en conjunto con el aumento de la exigencia de aislación de la envolvente es la que genera mayor impacto, ya que actualmente son siete zonas climáticas y con la nueva se pasará a contar con nuevas zonas. Asimismo, aumentaron las exigencias para parámetros existentes.

En la misma línea Jaime Arriagada, Académico de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Central, comenta que la calificación energética de viviendas considera nueve zonas térmicas, reconociendo las diferencias climáticas producto de la geografía del país. “Esta incorporación de nuevas zonas térmicas traerá como consecuencia una mayor exigencia en términos de resistencia y transmitancia térmica para los diferentes elementos constructivos; en términos globales se podría decir que en la actual zona 3 (comuna de Santiago) la nueva zona D es más exigente en un 30%”, afirma.

Actualmente, y conforme a la normativa, algunos sistemas constructivos en determinadas zonas térmicas, deben incorporar aislante térmico para cumplir las exigencias; de esta manera, por ejemplo, desde la zona térmica 2 y hasta la 6, un muro de hormigón armado tradicional requiere aislación de 6 cm de aislante térmico (de conductividad 0,042 W/mK). Lo mismo ocurre con soluciones de madera, bloques de cemento, albañilería y perfiles de acero, para determinadas zonas térmicas.

Siempre ha sido relevante la definición de la solución constructiva, debido principalmente a los puentes térmicos y el comportamiento de los aislantes, con respecto a la eventual existencia de humedad y el tipo de material que se encuentra alrededor del aislante. “El primer aspecto se justificaba en función de una serie de recomendaciones disponibles en el Manual de aplicación de la reglamentación térmica, lo que permitía disminuir el efecto de aquel problema.

En la actualidad existe un avance importante en lo que respecta a esto, ya que los puentes térmicos se clasifican en cinco tipos distintos y la definición de la solución constructiva debe responder a aquello; sin embargo, la supervisión in situ durante el período de ejecución es un aspecto clave a considerar para realmente verificar que la disposición del aislante y el resto de los elementos se cumpla”, detalla Jaime Arriagada de la Universidad Central.


Gestión de los usuarios

Entendiendo la coyuntura anteriormente descrita, la cultura del usuario es imprescindible para mitigar los problemas de una precaria envolvente en los edificios existentes. Si hablamos de reacondicionamiento térmico en vivienda, el aislante, tanto en techos, muros y pisos, es una mejora significativa en términos de confort térmico interior, como también incluir un doble vidriado hermético y sellos en puertas exteriores reduciría el gasto energético de las viviendas y los problemas por contaminación acústica.

“La incorporación de aislación térmica en las viviendas debe tener en cuenta las características climáticas del país, en especial durante el verano y las estaciones intermedias, las actualizaciones y mejoras normativas deben considerar el sobrecalentamiento de los edificios teniendo en cuenta que para el caso de proyectos con orientación poniente se puede llegar en inclusive a los 40° Celsius, temperaturas que se han detectado tanto al interior de livings como de dormitorios. Esto es un problema considerando que parte de la solución se asocia a la adquisición de equipos de climatización, los cuales generarían consumos energéticos adicionales durante la operación”, sostiene David Cabieles, arquitecto de la Agencia de Sostenibilidad Energética. El profesional agrega que en este caso la arquitectura misma del edificio puede contrarrestar el ingreso de sol directo al interior por medio de aleros, persianas, cortinas exteriores, entre otros, adicionalmente favorecer la ventilación cruzada es otra medida pasiva para evitar el sobrecalentamiento de los recintos.

“Cabe destacar que los criterios de eficiencia energética no se deben limitar a aspectos térmicos, también se deben tener en cuenta los valores mínimos de iluminación natural durante todo el año, considerando que esta afecta a las actividades diarias. Por lo tanto, la elección de una vivienda debe considerar que la distribución arquitectónica favorezca la iluminación y ventilación de manera natural”, sostiene David Cabieles.

Antes de elegir la tecnología ideal para un hogar, se debe tener en cuenta el comportamiento de los habitantes. “Si la casa está habitada la mayor parte del día, lo ideal es tener un artefacto que cuente con termostato y dejar este en temperatura de 20ºc de manera constante para el día y 18ºC para la noche. Apagar y encender calefactores y estufas que no cuentan con este elemento hace que se gaste más energía y que el lugar se enfríe rápidamente”, señala el profesional de la Agencia.

Diciembre 2018
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
Nelson Jesús Silva Comte Paneles Pómez SCUD EIRL (13/12/2018)

Desafío al ingenio en aislación integral y oportunidad para los Paneles Pómez SCUD.

GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clww.ng.clwww.gerencia.clwww.revistahsec.clwww.electroindustria.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.