Martes 22 de Septiembre de 2020       •      Dólar= $773,60      •      UF=$28.700,20       •      UTM=$50.322

HYGGE
Tendencia danesa que privilegia la calidez y simplicidad

Llegar a la casa, ponerse cómodo, darse un respiro. Estar aquí, en el presente, apagar el celular y las luces. Prender las velas en la casa para estar con la familia o amigos, de preferencia, con comida para compartir. Eso y mucho más es “Hygge”, el concepto que engloba todo lo que hay que considerar para conseguir un estilo de vida relajado y confortable.

Hace cinco años que la ONU realiza el Informe de Felicidad Mundial. En tres versiones Dinamarca ha salido en primer lugar. En las otras dos ha quedado segundo. ¿Qué hace a los daneses tan felices? No se lo atribuyen a sus altos ingresos, ellos hablan de “Hygge”, una palabra en danés, difícil de definir y mucho más de traducir. Se trata de comodidad, calidez, simplicidad. Es una experiencia, una filosofía de vida que resalta y valora las cosas más sencillas.

Sin proponérselo, los daneses, que viven del comercio exterior, transformaron Hygge en un excelente producto de exportación del que se habla en todo el mundo.

Habría que saber cómo podríamos importarlo. Al parecer se requiere un cambio de actitud, calmarse, dejar el estrés fuera de la casa y usar el tiempo libre para lo que realmente nos gusta.

“Ojalá que la casa no nos quite tiempo, que sea simple, funcional, fácil de limpiar, que no tenga una ventana de dos metros de altura que no podemos limpiar cómodamente, por ejemplo. Lo otro es que tenga capacidad de almacenaje, harto clóset, muebles de cocina y de baño que permitan tener ordenado. Y materiales que sean sencillos de mantener. Todo esto nos ayuda a dedicarle menos tiempo al aseo y usarlo en lo que queramos” dice Isabel Palma, Gerenta Comercial de Inmobiliaria FG, empresa que actualmente construye sus proyectos pensando en este nuevo concepto de confort, comodidad y sencillez que invita a compartir.


¿La típica casa chilena permite el Hygge?

“Siempre hay soluciones. No es difí- cil crear un ambiente cálido. El Hygge recomienda usar materiales naturales: madera, lana, piedra. O sea, esto se puede incorporar en cualquier casa.

Pero hoy estamos haciendo un esfuerzo por cambiar la distribución de las casas. Privilegiamos los espacios comunes. Que el living sea más grande, pero que se use. Que deje de ser ese espacio intocable que se reservaba para las visitas. Que tenga vida. Otra cosa que ha cambiado es la cocina, por ejemplo. Si es integrada, mucho mejor; así permite que la familia esté en un mismo espacio, aunque estén haciendo cosas diferentes. Me imagino al papá preparando la comida ayudado por una hija mientras la mamá ayuda en las tareas al hijo en la mesa de al lado”, agrega.

Los daneses defienden su filosofía y aseguran que no se trata de dinero ni de tener muchas cosas. Ponen énfasis en la sencillez, en los objetos que tienen historia, que provocan nostalgia. Fotos antiguas o piezas de vajilla que fueron de algún familiar, el recuerdo de un viaje, un regalo. Los rituales son totalmente Hygge. No solo los tradicionales como la Pascua o el Año Nuevo, sino también los que cada uno crea como una familia que todos viernes se echa en el sillón para ver una película, por ejemplo. “La televisión vuelve al living. Ese living que era el mejor espacio de la casa y que se mantenía impoluto por si venían visitas, ahora cobra vida, se usa, se aprovecha. Lo mismo la cocina. Ojalá fuera amplia para que ahí se vivan momentos en familia, todos preparando la comida con disfrute”, dice Isabel Palma y agrega: “Hay que privilegiar los espacios comunes, los íntimos pueden ser más pequeños”.

Para decorar, hay que enfatizar los colores plácidos, nada muy estridente, aunque un ramo de flores de colores vivoss es muy bienvenido. Entra la lana, las imitaciones de piel. Y las velas, por supuesto.


Tips a considerar

Luz

La arquitectura debería privilegiar ventanas amplias y con orientaciones que permitan recuperar la mayor y mejor luz de acuerdo con los momentos en que se utiliza el recinto. Dormitorios con ventanas norte u oriente, que reciban la luz de la ma- ñana, por ejemplo.

En la noche, cuando se acaba la luz natural, es preferible optar por la iluminación cálida. También aprovechar la nueva tecnología LED para iluminar rincones o muebles, el interior de uno empotrado, la base de otros de cocina, etc.

El uso del dimmer o potenciómetro es tremendamente recomendable., ya que permite bajar la intensidad cuando ya es hora del relajo. Nada mejor que un living a media luz, con un par de pequeñas lámparas encendidas y una buena música de fondo.


Una casa “práctica”

Para relajarse es importante contar con un espacio que invite a hacerlo. Cuando hay mucho que hacer dentro de la casa, se usa mucho tiempo en estos quehaceres y queda poco para sentarse en el sofá preferido a leer. La cabeza, además, estará en aquellos deberes pendientes. Por eso, una casa Hygge debe considerar que su mantención, orden y limpieza sean labores sencillas y eficientes.

La capacidad de almacenaje, para contener los disruptores visuales, cobra gran importancia porque ayudan a mantener el orden. Casas o departamentos con muebles y clósets bien pensados, que hayan sido diseñados considerando lo que se debe guardar en una vivienda. Aspiradoras, escobas, sábanas, son algunas de las cosas que muchas veces no encuentran un lugar adecuado. Clósets que consideren accesorios para pantalones o faldas, muebles de cocina que puedan contener condimentos, tarros de basura, etc. son algunos de los tips para una casa que facilite el Hygge.

Utilizar materiales que sean complicados de limpiar es anti Hygge. Por eso, se debería privilegiar aquellos que tengan una mantención baja tanto en tiempo como en dinero. Un porcelanato, por ejemplo, es barato y fácil de limpiar. Los alfombrados -si se insiste en usarlos- son mucho más adecuados para sectores de bajo tráfico y finales, como un dormitorio. Ojalá las ventanas estén ubicadas en sectores de fácil acceso. Una ventana muy alta es un problema. ¡Difícil relajarse mirando el jardín a través de una ventana sucia!

Para el caso de los muros, el uso de cerámicas, porcelanatos u otro material que facilite la limpieza diaria es mandatorio detrás de cocinas y lavaplatos. Papeles murales lavables también, sobre todo si hay niños pequeños que de seguro más de algún dibujo harán en las paredes.


Espacios que propicien compartir

Hygge, además de ser sinónimo de momentos calentitos, ricos, lo es de compartir. Por ello, una arquitectura que privilegie los espacios abiertos y comunes por sobre los privados es muy deseable. Las cocinas abiertas ganan cada día más terreno porque hoy se entiende que cocinar es una actividad que conlleva unión y amor. Otro de los espacios para compartir es el living. Hay que olvidarse de ese lugar impecable en que se recibía a las visitas los domingos y empezar a vivirlo a diario. Es un sector privilegiado de la casa, que normalmente tiene más metros cuadrados, ¿por qué no aprovecharlo al máximo? Terrazas y jardines, son otros rincones donde se puede vivir momentos Hygge. Ojalá haya espacio para hacer un asado o plantar un pequeño jardín, o armar una mini huerta, cualquier actividad que pueda traer gratificación en forma sencilla.


Uso de materiales

Sin duda hay materiales que asociamos con el adjetivo “acogedor” por sobre todo. La madera es uno de ellos. La arquitectura Hygge sugiere el uso de este noble material junto con cerámicas, ecocueros, arpilleras, linos y todo aquellos más conectado con lo natural. Plásticos, acrílicos y lacas deberían ser usados más bien como complementos y no como eje central.


Eficiencia energética

Para que una vivienda sea confortable, la temperatura es fundamental. Un lugar demasiado caluroso o demasiado frío no invita al relajo. Por eso, tener viviendas eficientes -energéticamente hablando- ayudan a que se pueda tener temperaturas agradables por un costo razonable.

La eficiencia energética pasa por una buena aislación térmica del calor del verano y del frio en invierno, por termo panel -en la medida de lo posible- por sistemas de calefacción eficientes y, por supuesto, por la incorporación de paneles solares u otra alternativa de autoabastecimiento.


Colores y texturas

El uso de colores neutros o pasteles ayudan al descanso visual. Eso no quiere decir que no podamos incorporar elementos de color en la decoración, pero en una medida justa, que no canse.

Por su parte, las texturas deben privilegiar lo suave y mullido. Alfombras y pisos que inviten a caminarlos, tapices que sean agradables al tacto, sillones que acojan y no que después de unos minutos de estar sentado te duela todo.

Septiembre 2018
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
CLIMATIZACIÓN: Un mercado centrado en mejorar la calidad de vida
AISLACIÓN TÉRMICA Y ACÚSTICA: Aportando al buen vivir
VENTANAS Y HERRAJES: Los desafíos de un mercado altamente competitivo
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.