Viernes 19 de Julio de 2019       •      Dólar= $683,30      •      UF=$27.953,42       •      UTM=$49.033

PROTECCIÓN CONTRA INCENDIOS
Situación nacional, soluciones de protección y desafíos

A nivel industrial se aprecia más preocupación por la seguridad contra incendios que en el ámbito de la edificación residencial, donde, en todo caso, las problemáticas a abordar son generalmente más simples de resolver.

Tanto la prevención como la protección se engloban en el concepto de seguridad contra incendios. Así lo señala Sebastián Lagos Rivera, Jefe Sección Estudios y Asesorías - Unidad Ingeniería de Protección contra el Fuego DICTUC, quien comenta que nuestro país tiene un enfoque prescriptivo plasmado en la actual Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones (OGUC) que contiene un capítulo específico referido a la seguridad contra incendios, el cual se enfoca principalmente en la resistencia al fuego de los elementos constructivos que componen una edificación, ya sea del tipo residencial, de almacenaje o industrial.

Al respecto, plantea que “las normas son importantes porque sientan una base o ‘piso’ en este tema, pero sin duda nos falta avanzar hacia el diseño basado en desempeño (enfoque ingenieril), pensando que la arquitectura de los edificios se complejiza cada vez más. Si bien tenemos un buen nivel de desarrollo dentro de la Región, junto con Brasil y Argentina, también existe un gran espacio para crecer al compararnos con naciones más desarrolladas como Estados Unidos, Canadá y otras europeas”.

Por su parte, Miguel Ángel Pérez, Jefe de Proyectos de Ingeniería en Seguridad contra Incendios de IDIEM - Universidad de Chile, indica que en general, hay mucho desconocimiento sobre los riesgos por incendio: “A nivel industrial he notado una preocupación cada vez mayor por la seguridad contra incendios, sobre todo por la mayor presencia de profesionales ligados a la prevención, sin embargo, aún falta mucho por hacer en lo que respecta a la realización de pruebas, recepción, inspección y certificación de los sistemas contra incendios que se diseñan e instalan. Además de los riesgos por ausencia de consideraciones o sistemas, se agrega el riesgo por sistemas que no funcionan o que fueron mal diseñados”.

Sebastián Lagos Rivera, Jefe Sección Estudios y Asesorías - Unidad Ingeniería de Protección contra el Fuego DICTUC.
Miguel Ángel Pérez, Jefe de Proyectos de Ingeniería en Seguridad contra Incendios de IDIEM - Universidad de Chile.

El especialista agrega que en edificios residenciales la preocupación es menor que en el caso industrial, ya que mejorar el nivel de riesgo de los edificios residenciales es relativamente más fácil, dado que se requiere dar solución a problemas relativamente simples con soluciones de menor costo. En este sentido, explica que “algunos de los problemas a solucionar en este sector son la detección dentro de los departamentos, la compartimentación vertical del edificio y la distancia de recorrido a una salida”.


Protección pasiva y activa

Estos conceptos, indica Miguel Ángel Pérez, hacen referencia a una forma de clasificar los sistemas o criterios de protección para disminuir el riesgo de un incendio (la probabilidad de ocurrencia y con las posibles consecuencias si es que sucede).

El experto de Idiem sostiene que la protección pasiva corresponde al uso de un criterio que disminuye el riesgo de un incendio, debido a su condición intrínseca, y que no necesita de un accionamiento. Ejemplos de esto son el uso de elementos constructivos para la compartimentación y evitar la propagación hacia otros recintos (tabiques, losas, puertas, etc.); la utilización uso de materiales para la protección estructural y evitar el colapso de la estructura (morteros, pinturas intumescentes, lanas, etc.); el empleo de materiales de difícil ignición y uso de materiales de buena reacción al fuego para evitar una elevada producción de humo o una alta velocidad de crecimiento del incendio; el diseño de vías de evacuación de personas adecuadas, etc.

Sebastián Lagos, en tanto, distingue en esta área, además de los mencionados morteros y pinturas intumescentes, los sistemas de encajonamiento con placas aislantes como yeso cartón, fibrosilicato o manta de fibra cerámica, entre otros. Añade que la protección activa, a su vez, está compuesta por sistemas de accionamiento automático los cuales entran en funcionamiento mediante un sensor, destacando entre estos los detectores de humo, detectores de calor y rociadores automáticos (sprinklers).

Miguel Angel Pérez complementa que se trata de sistemas que se utilizan o accionan cuando se inicia el incendio. “Otros dispositivos como los extintores portátiles o los carretes de red húmeda son denominados dispositivos de lucha contra el fuego, y dado que su accionamiento no es automático, habitualmente no se les considera como sistemas de protección activa”, acota.


Oferta local

El Jefe de Proyectos de Ingeniería en Seguridad contra Incendios de IDIEM afirma que actualmente se observa en el mercado nacional una amplia oferta, de distintas calidades y procedencia, de productos tales como detectores de humo, gas y llama; alarmas contra el fuego, rociadores y extintores.

“En el caso de los extintores portátiles la reglamentación les exige una certificación nacional. Para los rociadores automáticos existe normativa técnica oficial sobre su calidad (diseño, pruebas de recepción y mantenimiento, etc.), pero en la práctica aún no se implementa la certificación de los proyectos. Para los sistemas de detección aún no se incluye normativa técnica en la reglamentación. Sin embargo, una gran parte de estos productos tienen una certificación de origen extranjero. En general, lo importante es asesorarse por empresas independientes que aborden cada proyecto de una manera integral con una estrategia global y especifiquen solo las soluciones necesarias o sistemas óptimos para cada caso”, enfatiza el ingeniero de IDIEM.

En relación a sistemas integrales de protección contra incendios, el especialista señala que “la solución integral viene de la mano con una estrategia global que se especifique mediante un estudio de ingeniería contra incendios. Esta estrategia debe abordar los distintos aspectos del diseño contra incendios, tales como: arquitectura, vías de evacuación, compartimentación, prevención, evacuación, sistemas de detección y alarma, manejo de humos, protección estructural, sistemas de extinción, uso de materiales, planes de emergencia, etc”. De esta forma, concluye, la solución la brinda un conjunto de requerimientos o aspectos que se especifican para cumplir un objetivo en común. La estrategia o plan maestro, junto con la coordinación de especialidades y la centralización de los sistemas, son la clave de la seguridad contra incendios.

El especialista de DICTUC, por su parte, enfatiza que “el principal vacío de nuestra legislación es que no existe una norma de carácter obligatorio para la posterior inspección y verificación de que estos sistemas funcionen correctamente. Es así como se hace indispensable avanzar en esta materia, sobre todo en lo que respecta a la mantención de los sistemas instalados para que cuando se detecte un incendio funcionen de manera correcta controlando el incendio en su etapa inicial. En lo que respecta a los extintores, existen de diversos tipos para distintas clases de fuego, aquí es fundamental la capacitación del personal para su correcto manejo y activación”.


Normativa

Miguel Ángel Pérez, comenta que la reglamentación de incendio está comprendida principalmente en la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones (OGUC), y se encarga de indicar los requerimientos para los distintos tipos de edificios. Hay varios aspectos de la reglamentación que están desactualizados y que se pueden mejorar, y actualmente hay varios comités técnicos trabajando para su mejora, liderados tanto por el sector público como por el privado.

Sebastián Lagos agrega que en la OGUC se establecen normas de reacción al fuego, como la NCh 1914/1, que determina la no combustibilidad de un material de construcción, sin embargo en ninguno de los artículos de la OGUC se estipula un requisito mínimo para estos materiales, es decir, no se hace referencia a dichas normas por lo que actualmente no hay ninguna restricción formal sobre los materiales que instalamos en una edificación. “Esto resulta altamente riesgoso, considerando que los revestimientos y contenidos presentes pueden ser combustibles de rápida propagación y generación de humo, lo que puede originar un incendio de mayor tamaño y sin duda será mucho más complejo controlarlo”, sostiene.

Agosto 2018
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
MERCADO DE PISOS INDUSTRIALES: La unión que hace la fuerza
MERCADO DE IMPERMEABILIZACIÓN Y TUNELERÍA: Alta competitividad, bajos precios, innovación para crecer
CALEFACCIÓN EFICIENTE: Cambio de paradigma
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.