Martes 16 de Julio de 2019       •      Dólar= $679,05      •      UF=$27.953,42       •      UTM=$49.033

GRUPOS ELECTRÓGENOS
Simples, flexibles y estratégicos

Los grupos electrógenos son ampliamente utilizados en la actualidad y de mucha utilidad en distintas aplicaciones como entrega de energía en sectores aislados o como fuente de reemplazo en el suministro formal, entre otras.
Rafael Mena Yanssen, Ingeniero Civil Mecánico UTFSM.

Rafael Mena Yanssen, Ingeniero Civil Mecánico UTFSM, Profesor DIMEC, señala que para el inicio de construcciones o en sectores aislados, estas unidades pueden generar una carga base desde la que puede energizarse prácticamente la totalidad de los equipos utilizados en una construcción, como soldadoras, taladros, betoneras, vibradores, llaves, instrumentos y muchos otros. Agrega que también es posible proveer los servicios de iluminación, agua potable e industrial, atender potenciales agotamientos y hasta las oficinas técnicas.

El profesional sostiene que los grupos electrógenos son, además, una extraordinaria fuente de respaldo y reemplazo estratégico del suministro formal, para hospitales, recintos públicos, hogares o sitios electrodependientes.

En general, son una fuente de energía que permite independizar y dar inicio a obras, sin retardos, y en la configuración que se necesite (centralizada o distribuida). El experto de la UTFSM añade que “en casos particulares, también son utilizados como una respuesta de suministro alternativo para salir de los horarios punta y no incurrir en los altos costos que conlleva operar en ese horario. Pese a que, si bien es cierto, su operación manifiesta dependencia de costo respecto de las variaciones de precio de los combustibles, son numerosos los casos de rentabilidad demostrada para su utilización programada en estos horarios”.


Evolución de la oferta

Rafael Mena Yanssen comenta que “la oferta de generadores en el mercado para el rubro de la construcción ha mejorado ostensiblemente en la última década con la entrada de nuevas marcas y proveedores, quienes han aportado rangos de potencia más amplios y con un umbral de partida menor. Hoy es posible obtener, en márgenes adecuados de precios, configuraciones para energizar uno o múltiples equipos o herramientas”.

El académico plantea que las facilidades que otorgan el desarrollo del control para los sistemas de carga y respaldo, junto a una mayor autonomía y menores dimensiones, son definitivamente aspectos a destacar. “En lo que a emisiones se refiere, podemos destacar mejorados estándares de insonorización, que sería deseable extender a las motorizaciones y gases de escape”, afirma.

Para instalaciones de gran tamaño, el profesor indica que las principales normativas técnicas que existen para grupos electrógenos en Chile están relacionadas con los combustibles y las emisiones. Explica que en los combustibles se utiliza principalmente diésel y en las emisiones están los gases de escape, el particulado y el ruido.

“En lo formal, toda instalación que acumule más de un metro cúbico de combustible para autonomía o reserva, y que forme parte de una instalación de respaldo, necesita la autorización de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC), y las emisiones están debidamente reguladas y fiscalizadas”. Agrega, sin embargo, que “para nuestro caso, existe una gran cantidad de equipos e instalaciones que no son regulados, pues su carácter de fuente móvil, junto a su tamaño reducido, permiten que estos funcionen a discreción de los usuarios y no sean fiscalizados”.

El académico señala que hoy la perspectiva tecnológica está puesta en los motores y la eficiencia energética. Grandes tamaños para una generación más eficiente y la regulación de emisiones con normas como la EURO 5 o 6, junto al rescate de calor para otras fuentes o para el mismo proceso. Añade que se trabaja, además, en alternativas para los combustibles (biocombustibles, hidrógeno y reemplazo parcial del diésel) y en mejorar la calidad de las emisiones con filtros, convertidores y combustión. Además, avances tecnológicos buscan permitir que estos motores trabajen con un ángulo de inyección óptimo y en un rango adecuado de eficiencia para su régimen de velocidad constante.


Un poco de futuro

Los desafíos que enfrenta Chile respecto de la incorporación y uso de estos equipos, son los del planeta, comenta Rafael Mena Yanssen: normalizar su operación y las emisiones; utilizar la tecnología con criterios de eficiencia energética; recuperar energía; utilizar combustibles alternativos en base a biomasa e hidrógeno, y disminuir al mínimo las emisiones de gases nocivos, el particulado y el ruido. El profesional indica que “el hidrógeno generado con energía solar y almacenado en estado líquido a costos razonables, junto al desarrollo de unidades para su combustión, nos permiten visualizar el concepto de cápsula energética transportable, que desplazará definitivamente el consumo de combustibles fósiles y permitirá contar con unidades estacionarias, livianas y eficientes, y consolidar el diseño y producción de unidades autónomas, con paneles fotovoltaicos extensibles y orientados al sol, que aportarán energía almacenable en forma de hidrógeno, cuya combustión entregará agua en lugar de emisiones nocivas”.

Agosto 2018
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
MERCADO DE PISOS INDUSTRIALES: La unión que hace la fuerza
MERCADO DE IMPERMEABILIZACIÓN Y TUNELERÍA: Alta competitividad, bajos precios, innovación para crecer
CALEFACCIÓN EFICIENTE: Cambio de paradigma
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.