Inicio
Facebook
Twitter
Jueves 18 de Octubre de 2018         •         Dólar= $669,39         •         UF=$27.397,67         •         UTM=$48.016

PREFABRICADOS DE HORMIGÓN
Mayor productividad

En un desayuno organizado por Revista EMB Construcción, se dieron cita los principales actores del rubro para analizar las proyecciones en la introducción de este sistema constructivo. Si bien ha habido avances y ya hay proyectos emblemáticos en distintas áreas, los expertos coinciden en que se debe trabajar en una cultura del prefabricado de hormigón.

La construcción ha experimentado un incremento de costos sostenido en el tiempo y de alta variabilidad en los resultados esperados. Esto en parte ha generado la urgente necesidad de tener procesos constructivos certeros en plazo, calidad y costo, generando las condiciones para que la industrialización y la prefabricación comiencen a ser la forma de construir en la industria nacional.

Existen empresas y proyectos relevantes que van dando cuenta de esta tendencia que se va materializando en el sector de la construcción, lo que se suma al consenso, cada vez mayor, de la necesidad de migrar los procesos tradicionales a un estadio de mayor certidumbre y estándares, lo que se consigue con sistemas constructivos industrializados. En este horizonte aparecen los prefabricados de hormigón, que es parte de una cadena de partidas que hoy son posibles de introducir desde las etapas iniciales en la construcción nacional, tanto en viviendas, minería, área industrial, infraestructura, y edificación en general.


Ventajas

De acuerdo a los expertos, la prefabricación en hormigón es una construcción económicamente eficiente, con un alto grado de seguridad de los costos, un período de instalación corto, en base a una planificación de los procesos más fiable y segura, donde se logran construcciones de alta calidad, resistente a terremotos, entre otras ventajas.

Eduardo Muñoz, HORMISUR.
Hugo Mery, FACORO.
RO. Alejandro Venegas, BOTTAI.
Mauricio Jiménez, ACONCRET.
Augusto Holmberg, ICH.
Tatiana Martínez, HORMIPRET.
Jon Ander Urgoitia, PREANSA.
Rodrigo Sciaraffia, TENSACON.
Carlos Basaul, HORMIBAL.
Diego Mellado, TENSOCRET.

Para Alejandro Venegas, Gerente Comercial de Bottai, entre los beneficios de los prefabricados de hormigón, se encuentra “la velocidad de construcción, la ejecución de obras más limpias y con menos personal en obra”, lo que ha llevado a que en la actualidad se hayan convertido en una alternativa real de construcción.

El ahorro en tiempo y, por ende, de mano de obra, y lo relacionado con la operación misma del proceso constructivo, hace que los prefabricados de hormigón se estén implementando cada vez más, tanto como soluciones constructivas como para elementos ornamentales relacionados con alguna edificación. “A su vez, se está eliminando el estigma de que el prefabricado no cumple con la norma sísmica, y creo que esta es la razón principal por la que en Chile se ha demorado más su introducción”, destaca Hugo Mery, Subgerente Comercial de Facoro.

En esa línea, Tatiana Martínez, Gerente General de Hormipret, comenta que bajo su experiencia en terreno, ha podido observar que “las losas prefabricadas en viviendas están siendo una alternativa real y se están masificando de a poco porque hay constructoras que al hacer el cambio de hormigón in situ a losas prefabricadas se van dando cuenta que hay partidas que se eliminan, por ejemplo los moldajes, o la producción de alzaprimas con el uso de losas prefabricadas”.


Introducción del prefabricado

Las oportunidades de negocio para introducir este sistema constructivo son variadas. Es así como, de acuerdo a Mauricio Jiménez, Jefe de Ventas de Aconcret, “hoy se vislumbran oportunidades de negocios en el sector construcción en proyectos de viviendas”.

Justamente en el caso de la vivienda industrializada, Augusto Holmberg, Gerente General del Instituto del Cemento y el Hormigón de Chile (ICH), proyecta el inicio de un fenómeno donde “la vivienda industrializada va a tener un desarrollo bastante fuerte en lo que es el sector habitacional. La entrada de tecnología robotizada al mercado marcó un antes y un después. Efectivamente había una oferta interesante antes pero esta nueva tecnología cambió el estándar con los proyectos que hoy en día está ejecutando. Esto creo que generará una cultura de trabajo entre el prefabricador y la inmobiliaria que, en definitiva, debiese llevar a un aumento de la vivienda prefabricada, para luego dar el salto hacia la media altura. Estamos viendo el inicio de un uso más intensivo de la prefabricación en la edificación”.

Un área donde hay muchas expectativas y donde se espera que el prefabricado entre con mucha fuerza en los próximos años es el sector minero. “Ya en el 2012 se veía un interés muy fuerte por los prefabricados. Hemos tenido varias conversaciones con profesionales de esa área que están viendo qué prefabricar. Como ICH creemos que con el repunte de los proyectos vamos a ver al prefabricado no solamente en fundaciones, donde también hay un espacio tremendo, sino en superestructuras”, prosigue Augusto Holmberg.

Para Eduardo Muñoz, Ingeniero de Estudios de Proyectos de Hormisur, ha habido avances. “En la actualidad hay constructoras que de a poco han ido incorporando los prefabricados y, junto con eso, hoy muchos proyectos vienen desde el inicio con el prefabricado incluido, lo que le suma valor al sistema”.

Otra gran virtud de los prefabricados de hormigón es que representan una solución óptima en proyectos emplazados en climas extremos. Un ejemplo concreto es el nuevo Complejo Fronterizo Los Libertadores, actualmente en construcción. Para Jon Ander Urgoitia, Gerente Comercial de Preansa, empresa que junto con Tensacon están trabajando en el proyecto, “este es un buen ejemplo de que se puede construir con prefabricados en zonas extremas. Este proyecto ha sido un tremendo modelo de una obra de muy alto estándar en condiciones especiales de montaje y que va a poder estar operativa en muy corto plazo, ya que nos demoramos tres meses menos en terminar toda la obra”.


Brechas

Si se analiza dónde ha entrado con fuerza el prefabricado, hay estructuras icónicas hoy en día que son prefabricadas casi en un 100%. A modo de ejemplo, los estadios, las naves industriales, las que se desarrollaron y consolidaron desde hace unos 20 años. De acuerdo a los expertos, en las obras de infraestructura en general, el nivel de participación del prefabricado es muy fuerte y por lo tanto es fácil sacarle provecho a sus ventajas. “No obstante, cuando llegamos al área de edificación, en que el nivel de terminaciones es mucho más alto, nos topamos con que las terminaciones son una de las partidas más artesanales que tenemos, y llegamos con sistemas industrializados que se enfrentan a una especie de muro de construcción artesanal. Si lo analizamos, en la medida que no avancen las dos en paralelo, será difícil sacarle provecho a cualquier otro sistema industrializado, y es ahí donde tenemos un cuello de botella. Las dos cosas tienen que ir juntas. En ese sentido tenemos un gran desafío, pero no por el lado del prefabricado, sino por lo que viene después del prefabricado”, anota Augusto Holmberg.

De acuerdo a Rodrigo Sciaraffia, Gerente Comercial de Tensacon, “la brecha que muchos de los prefabricadores hemos tratado de romper, y para ello formamos un Comité de Prefabricados en el ICH, es que las soluciones que actualmente tenemos desarrolladas las empresas, no están incluyéndose en la etapa de licitación de ingeniería. Cuando encontramos a nivel de infraestructura vial, con puentes o pasarelas que se siguen diseñando igual que hace 10 o 15 años, nos ponemos a pensar qué es lo que busca el MOP o Concesiones, ¿el menor costo de construcción o de ingeniería?, y la respuesta sale por defecto. En ese sentido hay una responsabilidad de nosotros, de cómo llegamos a quienes están preparando esas bases de licitación o desarrollando las solicitaciones de ingeniería, para que opten o por lo menos permitan que haya competitividad con las soluciones prefabricadas vigentes”.

Y si bien la normativa avala al prefabricado como una solución constructiva confiable, en la práctica los proyectos “que se están ejecutando no consideran el prefabricado desde la etapa inicial y, a mitad de camino, llegan requerimientos para saber si se puede prefabricar alguna partida. Nos hemos dado cuenta, por ejemplo, en las escaleras prefabricadas, donde hemos participado, en que el mandante nos pregunta qué podemos prefabricar, hasta el punto de pedirnos cosas que no son posibles. Hay un gran desconocimiento, y eso afecta porque los proyectos no vienen con los prefabricados insertos desde el comienzo del proyecto”, complementa Carlos Basaul, Gerente Planta Talca de Hormibal.

Jon Ander complementa que justamente “el desafío mayor es introducir el prefabricado desde la etapa inicial, y para eso tenemos mucho camino por delante”. Junto con ello, para el ejecutivo de Hormisur influye mucho “la constructora que ejecutará el proyecto. Hay empresas que están muy acostumbradas a utilizar prefabricados y los siguen usando; sin embargo pueden haber otras más reticentes, como las locales, y es ahí donde observamos mucho desconocimiento para su aplicación”.


Tecnologías

Se observa un campo interesante para la mayor incorporación de tecnología. “En el ICH vemos que esta introducción irá por el lado de la robotización o por el uso más intensivo del BIM, el que se adapta muy bien a los prefabricados. En suma, debiéramos estar viendo un cambio tecnológico con mayor incorporación de tecnologías dentro de la misma industria”, comenta Holmberg. Es así como las distintas compañías han hecho esfuerzos por mejorar sus estándares, como el caso de Bottai.

“Adquirimos una máquina que puede fabricar cajones de 5x3 metros, tenemos también máquinas para adoquines con las que podemos llegar hasta 2000 m² por día”, plantea Alejandro Venegas. La variante sísmica, de acuerdo a Hugo Mery, será determinante en la aplicación de nuevos desarrollos. “En Chile existe una reticencia respecto si los prefabricados van a funcionar o no ante un sismo. En esa línea hemos hecho adaptaciones, incorporando tecnologías, haciendo pruebas, modificando los sistemas de uniones entre paneles”.

En esa línea Diego Mellado, Director de Tensocret, afirma que justamente hoy se necesita introducir tecnología. “Incorporar innovación es fundamental en el desarrollo de estos sistemas, para abordar de manera más eficiente la edificación, en cuanto a las soluciones y plazos. Hoy hay varios ejemplos de edificios con protección sísmica y uniones columna viga que funcionan a la perfección”.


Grandes desafíos

Los expertos aseguran que se debe promover el concepto de la prefabricación como una solución constructiva eficiente, rápida y que apunta a la productividad de la construcción.

Para Augusto Holmberg, el gran desafío es llegar al desarrollo de una cultura del prefabricado, lo que en otras palabras significa que “toda la experiencia de las obras anteriores se vaya capitalizando hacia las obras nuevas, y para eso se necesita de una cierta masa crítica, pero también de un trabajo dirigido, de manera que a nivel de todos los actores se decante la información y sea accesible”. Junto con esta línea de trabajo, Tatiana Martínez sostiene que “el esfuerzo se debe dar en conjunto con todos los actores y también agregar valor desde la academia”.

La normativa también ha ayudado a pavimentar el camino. “Haber incorporado el año 2000 el prefabricado dentro de la norma de diseño sísmico industrial (NCh 2369), marcó una transformación en la manera de percibir la prefabricación, pero también alineó la práctica del diseño. Este cambio normativo está detrás del gran crecimiento que ha experimentado el uso del prefabricado en el área industrial, pero hay que seguir avanzando, y esperamos que la modificación de esta norma, que hoy está en borrador por el Instituto de la Construcción (IC), y que se espera dentro del año entre a discusión, sea el puntapié que se necesita para seguir avanzando”, precisa el ejecutivo del ICH.

En lo estrictamente comercial, los actores del rubro proyectan que a contar del segundo semestre del año se espera el repunte definitivo. Gracias a la reactivación de la minería, las obras públicas en general y la edificación, el panorama se observa positivo para los prefabricados.

Julio 2018
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clww.ng.clwww.gerencia.clwww.embdinero.clwww.electroindustria.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
2 Editora Microbyte Ltda.