Inicio
Facebook
Twitter
Viernes 20 de Abril de 2018         •         Dólar= $593,81         •         UF=$26.986,65         •         UTM=$47.301

MOLDAJES Y ANDAMIOS
Claves en obras de hormigón armado

Los moldajes y los andamios responden principalmente a la construcción en base a hormigón armado. Como los grandes proyectos se construyen generalmente en este material, el uso de ellos ha tenido un rol preponderante en la edificación contemporánea.

Jaime Arriagada Araya, Académico de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Central, señala que, en términos operacionales, los moldajes “tienen una gran importancia sobre actividades de obra gruesa, conformando la estructura soportante: muros, pilares, losas, y especialmente debido a la incidencia que tienen en las terminaciones posteriores del proyecto”.

Complementando lo anterior, Jorge Bravo González, Ingeniero Civil, Profesor de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Talca, comenta que estos elementos “confinan el hormigón fresco, por lo que inciden en varios aspectos como la terminación superficial de este, la velocidad de desmoldaje, la resistencia final que presenta el hormigón (debido a la pérdida de lechada) y, además, en costos”.

El profesional añade que, en el caso de los andamios, su importancia reside en que “son estructuras auxiliares que permiten trabajos en altura. Típicamente se usan en fachadas para facilitar el trabajo de terminaciones. No obstante, también sirven para otros fines, como pasarelas provisorias”.


Tipos de moldajes

Como indica Jorge Bravo González, en Chile no existe ninguna norma oficial sobre moldajes, por lo que se trabaja con las especificaciones de los proveedores. Explica que los encofrados pueden ser de madera, metálicos, mixtos y, en algunos casos, de otros materiales, diferenciándose según el elemento estructural, existiendo moldajes de muros, pilares, vigas y losas. El Profesor de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Talca agrega que, según la forma de trabajo, se dividen en:

Manuportables: Se manipulan y transportan a mano. Son los más utilizados debido a su sencillez.

Manejables: Operados con grúas, debido a su peso.

Autotrepantes: Se mueven mediante gatas hidráulicas.

Deslizantes: Permiten un hormigonado continuo y progresivo de una estructura de sección constante.

Colaborantes: Terminan formando parte del elemento constructivo, como las losas colaborantes.


Cabe precisar, como acota Jaime Arriagada Araya, que el moldaje a utilizar en cada caso dependerá, principalmente, de las características de la obra: “Los proyectos de gran escala utilizan tipologías en base a metal y los de pequeña utilizan generalmente madera”.


Clasificación de andamios

Jorge Bravo González sostiene que los andamios se encuentran clasificados en la norma NCh 997 Of. 1999 y que, según su forma de apoyo, se clasifican en:

De apoyo simple: En el terreno, mediante pies derechos.

Anclados: Apoyados simultáneamente en el terreno, mediante pies derechos, y en el edificio, a través de anclajes.

En volado: Completamente apoyados en el edificio.

Colgantes: Suspendidos del edificio mediante cables y pescantes.

De plataforma autoelevadora: Con dispositivos mecánicos.


El académico de la Universidad de Talca afirma que los andamios también se clasifican según el uso que se requiera, destacando los de fachada; los estructurales, para cimbra y soporte de elementos constructivos; los andamios para circulaciones, como escaleras y puentes peatonales; aquellos orientados a actos públicos, como escenarios y galerías; y los de interiores, para terminaciones, limpieza o mantención.

Jaime Arriagada Araya explica, en tanto, que en los proyectos de gran escala suele utilizarse andamios industrializados, que se subcontratan a empresas especialistas en proveer los sistemas de la forma más eficiente posible.


Innovaciones

Una de las mayores innovaciones en cuanto a los moldajes viene desde los materiales. Así lo señala Jorge Bravo González, quien explica que, antiguamente, estos eran de madera de tapa, se confeccionaban en obra y dejaban una superficie irregular en el hormigón. Posteriormente, aparecieron los tableros de contrachapado y los moldajes de acero. “En la actualidad, han aparecido moldajes portables de aluminio, más livianos que los tradicionales, que permiten una mayor eficiencia y rapidez de manipulación. En cuanto a los tableros de contrachapado, hoy existen importados, hechos de madera de abedul, que disminuyen el peso sin perjudicar la resistencia. Una característica común en los nuevos moldajes existentes es que las terminaciones quedan mucho más lisas y se requiere menos desmoldante, debido a la menor adherencia entre los nuevos materiales y el hormigón”, declara el académico.

Por su parte, Jaime Arriagada Araya comenta que “en la última década se han incorporado sistemas que permiten asegurar la estanqueidad de los moldajes, así como encofrados modulares que posibilitan mayor aprovechamiento en obra. Estos aspectos son claves en la actualidad, debido a las crecientes exigencias de calidad, costo y plazo de los proyectos”, afirma.

El académico de la Universidad Central agrega que existe una clara tendencia de generar proyectos de geometría cada vez más complejos, por lo que también la adaptación de los moldajes a nuevas formas curvas representa un avance tecnológico importante.

En lo que respecta a andamios, Jorge Bravo González destaca que en el ámbito de los andamios también se han producido innovaciones en cuanto a los materiales. “Actualmente se fabrican andamios con un acero aleado que permite obtener las mismas dimensiones y resistencia de los tradicionales sistemas, pero con un peso más bajo, lo que permite una mayor eficiencia en el traslado y montaje”, plantea. Agrega que “además, se han creado andamios multidireccionales, cuyo sistema de conexión posibilita la instalación del mismo en distintos ángulos. Por último, existen hoy plataformas elevadoras por cremallera, las que pueden sustituir a los andamios colgantes. En este caso, las cremalleras pueden instalarse en la fachada de un edificio, mientras que la plataforma motorizada se desplaza a lo largo de la cremallera, facilitando una mayor eficiencia en la construcción”.


Otros avances

Si bien es importante resaltar que la seguridad y la productividad en la edificación dependen de una serie de factores, Jaime Arriagada Araya indica que los sistemas de moldajes y andamios representan elementos importantes que intrínsecamente afectarán tales variables. Un avance en este tema en el área de moldajes está dado por la existencia de módulos de calefacción, que permiten hormigonar bajo climas fríos sin inhibir el proceso de hidratación.

El académico de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Central también destaca la disponibilidad de sistemas hidráulicos que hacen posible levantar no solo los encofrados autotrepantes, sino que también sirven de apoyo al hormigonado y otras labores afines; y sensores de resistencia que se integran en el moldaje y permiten determinar la resistencia adquirida del hormigón en tiempo real, estableciendo el momento exacto en el que se puede desmoldar. “Todo esto en conjunto con los ya conocidos moldajes livianos de aluminio o plástico, que permiten encofrar una misma superficie con sistemas de menor peso y por tanto menor logística asociada al transporte de los módulos”, plantea. Con respecto a los andamios, añade el profesor, los nuevos sistemas permiten ensambles de alta calidad y resistencia, incluso con elementos móviles que permiten desplazar los andamios en la obra de forma fácil y segura para los trabajadores.

Marzo 2018
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clww.ng.clwww.gerencia.clwww.embdinero.clwww.electroindustria.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
2 Editora Microbyte Ltda.