Jueves 27 de Febrero de 2020       •      Dólar= $812,02      •      UF=$28.451,93       •      UTM=$49.673

SEGURIDAD CONTRA EL FUEGO EN EDIFICACIONES
Realidad local y desafíos

Chile destaca dentro de la Región como un país con un buen nivel en materia de seguridad contra incendios, liderado por el rubro industrial y debido principalmente a la auto-regulación del mercado, sin embargo, existen ciertas falencias que resulta necesario corregir para seguir avanzando en este ámbito.

Miguel Pérez, Jefe de Proyectos de Ingeniería en Seguridad contra Incendios de IDIEM - Universidad de Chile, precisa que “estamos bastante alejados del nivel de países desarrollados, sobre todo en materia de regulación, normativa y fiscalización”.


Sistemas de seguridad contra incendios

Pedro Pedro Reszka, PhD en Ingeniería de Seguridad contra Incendios y docente de la Universidad Adolfo Ibáñez, explica que los sistemas de seguridad contra incendios se basan en una serie de capas de protección, que sirven para mitigar los riesgos de incendio. “Las capas de protección incluyen un diseño inherentemente más seguro en términos de incendios, sistemas de protección activa, sistemas de protección pasiva, y sistemas de protección por procedimientos, que básicamente están relacionados con la forma de llevar a cabo las actividades dentro de la estructura que se está protegiendo”, comenta.

La implementación de estas capas de protección pasiva y activa está regulada por normas internacionales; las más comunes en Chile son las normas NFPA de EEUU. En este sentido, acota el ejecutivo, “se puede considerar que aquellos edificios que se diseñan y construyen según las normas NFPA en general están mejor preparados. En Chile, las edificaciones comerciales (como malls o edificios de oficinas) y las instalaciones mineras se construyen según las normas NFPA”.

Pedro Reszka indica que en lo que respecta a las construcciones habitacionales, estas siguen en algún grado las normas NFPA, y también las dictadas por la OGUC (Ordenanza General de Urbanismo y Construcción) y normas chilenas. “La regulación chilena entrega un nivel adecuado de protección pasiva, y típicamente los incendios en ambientes domésticos tienen características que hacen que la protección pasiva entregue un nivel adecuado de protección”, enfatiza.


Aspectos en que se debe mejorar

Miguel Pérez, MSc Structural and Fire Safety Engineering, UK, señala que el principal error que se comete en este ámbito es no considerar la disciplina de incendios como una de las especialidades transversales que debe ser parte de cualquier proyecto, desde su inicio. “Esta especialidad debiera tener incidencia en la arquitectura (evacuación - compartimentación), estructuras (protección pasiva), iluminación (en emergencia), clima (control de humos), corrientes débiles (detección, alarma, intrusión), manejo de sustancias peligrosas, sistemas activos, etc. Todo proyecto debería considerar un plan maestro o estrategia de seguridad contra incendios que se encargue de compatibilizar todo lo mencionado anteriormente. Habitualmente en Chile, a la especialidad de 'Incendios' solo le encargan los sistemas activos”, afirma.

Por su parte, Pedro Reszka sostiene que, en su opinión, el punto más débil de las regulaciones chilenas está relacionado con la reacción al fuego de los materiales de construcción, y ahí hay que poner esfuerzos para mejorar. “El punto más débil es la reacción al fuego de los materiales de construcción. El reciente desastre de la torre Grenfell en Londres deja en evidencia que este es un punto crítico, aun en los países más desarrollados en materia de seguridad contra incendios. La reacción al fuego está relacionada con la rapidez con que se alcanza la ignición y se propaga un incendio sobre un material particular, que puede estar en distintas configuraciones, según sea su aplicación en el edificio. Esto es clave, principalmente en el caso de los revestimientos internos y externos (Grenfell)”, plantea.


Sistemas de protección y avances tecnológicos

Pedro Reszka comenta que un buen sistema de protección debe basarse en una estimación adecuada del riesgo de incendio.

Ahondando en el tema, Miguel Pérez postula que debe existir una “estrategia de seguridad”, desarrollada por un profesional especialista para cada tipo de edificio y sus condiciones particulares, para lo cual existen normativas internacionales de respaldo y métodos de cálculo avanzados. “La estrategia consiste en incorporar diversos elementos, componentes y/o sistemas que sean redundantes y permitan de esta forma mantener el nivel de riesgo a un valor aceptable por el propietario y/o la autoridad. La primera parte y fundamental de esta estrategia consiste en definir correctamente la arquitectura del edificio (compartimentación, distancias hacia las salidas, número de salidas, anchos de pasillo, etc.)”, explica.

En cuanto a avances tecnológicos en esta área, el Jefe de Proyectos de Ingeniería en Seguridad contra Incendios de IDIEM - Universidad de Chile destaca que estos se centran, por una parte en sistemas de extinción como agua nebulizada (el control del tamaño de las gotas de agua brinda ventajas en el control de los incendios, tecnología que lleva más de 30 años); sistema de respuesta rápida y supresión temprana (ESFR -usados en bodegas, racks-, que se accionan antes, descargan un mayor volumen de agua con un mayor tamaño de gota -tecnología desarrollada en la década de los 80-). A ello se suman los sistemas de detección, tales como detección por video (basados en el análisis de imágenes de video mediante software, actualmente en continuo desarrollo); y sistemas de alarma por mensajería de voz (más eficientes que las tradicionales).

No obstante lo anterior, el ingeniero civil de la Universidad de Chile precisa que “el avance tecnológico que considero más importante es el desarrollo de modelos y herramientas de simulación computacional, que permiten desarrollar soluciones de ingeniería apropiadas y específicas a cada caso. Actualmente, destacan la simulación del movimiento de humos y la evacuación de las personas en caso de incendio.

En otro tema, referido a normas, el profesional señala que en su opinión la normativa chilena está desactualizada y es insuficiente, no existiendo, además, los mecanismos que permitan verificar que esta se cumpla en los aspectos que regula. Sin embargo, añade que existen referentes internacionales a los cuales se puede acceder fácilmente. “Considero que las principales falencias están relacionadas con no especificar el establecimiento de “estrategias de seguridad” para cada tipo distinto de edificio, no asegurar la evacuación de personas en edificios vulnerables (subterráneos, personas con limitaciones, gran carga de ocupación, etc.), y la falta de definición de responsabilidades y/o medios para hacer cumplir la regulación”, concluye.


¿Están las inmobiliarias dispuestas a invertir en sistemas de protección?

Ante esta interrogante, Pedro Reszka sostiene que, a su juicio, no están lo suficientemente conscientes del riesgo de incendio en las distintas aplicaciones. “Dada la diferencia entre el mandante y la persona que ocupa el edificio, la inmobiliaria tiene la motivación de minimizar los costos, lo que no siempre está en el mejor interés del ocupante del edificio. Para esto, los códigos de construcción son clave”, afirma.

En tanto, para Miguel Pérez una gran parte de las empresas tiene conciencia de que existe un riesgo, pero apuestan a que ellas no serán afectadas, aunque algunas sí contratan seguros. Por otro lado, explica, “las medidas de protección que implementan están exclusivamente asociadas a las exigencias de las compañías de seguros o a las exigencias de la reglamentación. La construcción inmobiliaria está controlada principalmente por las medidas reglamentarias, y no se hace mucho más que eso”.

Noviembre 2017
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
CLIMATIZACIÓN: Un mercado centrado en mejorar la calidad de vida
AISLACIÓN TÉRMICA Y ACÚSTICA: Aportando al buen vivir
VENTANAS Y HERRAJES: Los desafíos de un mercado altamente competitivo
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.