Inicio
Facebook
Twitter
Viernes 22 de Septiembre de 2017         •         Dólar= $622,77         •         UF=$26.642,59         •         UTM=$46.600

MEDICIÓN Y VERIFICACIÓN
Actividad clave en el mejoramiento continuo del desempeño energético

A pesar de lo que se pueda creer, los procesos de Medición y Verificación (M&V) no se inician una vez implementados los proyectos, sino que son procesos transversales que deben ser planificados y concebidos a la par con el proyecto, ya que es necesario contar con información de la línea base, la cual debe ser levantada previo a la implementación de la iniciativa.
Por Álvaro Soto y Krystian Muñoz, Agencia Chilena de Eficiencia Energética

Se entiende como M&V el proceso sistemático para determinar de manera confiable los ahorros de energía como resultado de la implementación de uno o más proyectos energéticos, lo anterior en base a la utilización de mediciones.

El ahorro energético no se puede medir de forma directa, ya que representa la ausencia del consumo. Por lo tanto, se determina comparando el consumo antes y después de la implementación de un proyecto, realizando los ajustes necesarios para que dichos consumos sean evaluados en las mismas condiciones.


Experiencias locales

En el caso particular del Programa de Eficiencia Energética en Edificios Pú- blicos (PEEEP), se ha podido generar una importante experiencia, tanto en el desarrollo como en la ejecución de metodologías de M&V en diferentes proyectos (térmicos y eléctricos) y en diferentes regiones del país.

Cabe destacar que en estos proyectos la determinación de ahorros es fundamental, ya que han sido desarrollados mediante la modalidad de contratos por desempeño energético con ahorros garantizados, es decir, si el implementador no logra los ahorros comprometidos puede quedar sujeto a multas.

El año 2016 se midieron y verificaron proyectos en 10 hospitales de alta complejidad en la Región Metropolitana implementados en 2015. En dicho proceso el principal aprendizaje estuvo relacionado con el levantamiento en terreno de la información y la sensibilización de la importancia del trabajo colaborativo para poder llegar a resultados transparentes, confiables y robustos. Con este trabajo se pudo determinar de manera real que los proyectos generaron un ahorro cercano a 1,9 GWh en el período de un año.

El presente año se están midiendo y verificando 14 proyectos en hospitales de alta complejidad, implementados principalmente en regiones durante 2016, desde Norte Grande hasta Chiloé. En este caso, los principales aprendizajes han estado relacionados con conocer las diferentes realidades regionales de los establecimientos de salud, así como también planificar con mayor detalle las actividades, ya que la posibilidad de realizar visitas a terreno son menores, debido a la distancia geográfica.


Desafíos

De manera general, los principales desafíos de implementar procesos exitosos son determinar y consensuar la metodología de determinación de ahorros, también conocido como el Plan de Medición y Verificación, ya que implica conocimiento técnico como de la realidad del establecimiento donde se desarrolla el proyecto.

En una segunda instancia, se debe determinar el plan de instrumentación, necesario para medir tanto los consumos energéticos como variables que afectan dichos consumos en el tiempo, lo cual toma mayor relevancia en el caso de proyectos regionales, donde no es posible visitar las instalaciones de manera periódica.

En base a la experiencia, se ha corroborado que para lograr una determinación de ahorros energéticos exitosa es necesario iniciar la planificación de M&V lo antes posible, contar con información histórica ordenada y sistematizada, para determinar la línea base, y contar con contrapartes (tanto implementadores como usuarios finales de energía) que se comprometan con las actividades planificadas.

Un aspecto importante de aclarar es el costo de la M&V en la determinación de ahorros. Partiendo de la premisa de que todos los cálculos de ahorros tienen un grado de incertidumbre, el costo de esta actividad es variable y depende de la cantidad de incertidumbre que se esté dispuesto a aceptar. Por ejemplo, en un contrato por desempeño energético es posible que se invierta más que en un proyecto financiado de manera regular y que no sea replicable en la organización.

De manera general, los costos de medir y verificar un proyecto corresponden entre un 3% a 5% de los ahorros esperados por la implementación de dicha iniciativa.

Los desafíos futuros de la Línea de Desarrollo de Medición y Verificación de la Agencia son seguir masificando tanto los conocimientos como herramientas de M&V, para poder facilitar tanto su entendimiento como su aplicación en el mercado nacional, esperando que se vuelva una práctica regular en la gestión del desempeño energético de las organizaciones.

Septiembre 2017
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clww.ng.clwww.gerencia.clwww.embdinero.clwww.electroindustria.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
2 Editora Microbyte Ltda.