Viernes 7 de Agosto de 2020       •      Dólar= $789,25      •      UF=$28.660,96       •      UTM=$50.322

Ventajas del acero en la arquitectura y construcción

El uso del acero es altamente relevante en obras de arquitectura y construcción, ya que posee diversos atributos que explican esta demanda. Sin embargo, esta industria aún tiene pendientes ciertos desafíos, como potenciar la utilización de este material en la edificación en altura.

Respecto a las ventajas del acero en la arquitectura, entre estas destacan la ligereza (levedad) en el diseño del cuerpo edificado, aspecto posible por la esbeltez de los elementos estructurales, debido a su gran resistencia y rigidez mecánica. También sobresale la mayor superficie útil en planta, por menores secciones de los elementos estructurales, y la gran libertad para el diseño espacial y sus modificaciones posteriores.

En cuanto a las ventajas de este material en el sector de la construcción, se cuentan la rapidez de su construcción por montaje; la mayor precisión dimensional y definición de líneas o planos constructivos; la facilidad de transformación constructiva, incluyendo modificaciones de la estructura; el menor peso de la construcción, por la buena relación peso-resistencia del material; y por último, el reciclaje, pudiendo reutilizar elementos o reutilizar la “chatarra” en mini acerías.


Aplicaciones en viviendas y edificación en altura

Aparte de los productos de revestimientos usados en cubiertas y cerramientos, barras o perfiles en escaleras, balcones y protecciones, cabe destacar que se observa un mayor uso de perfiles estructurales (de preferencia plegados), en lo que algunos han denominado el ámbito “doméstico” de la construcción. Esto es, construcciones y/o ampliaciones habitacionales de uno a tres pisos. Todo ello en gran medida por las ventajas constructivas que reporta este material, antes mencionadas.

Por otra parte, dado que se observa un mayor uso del acero en la construcción “doméstica”, se podría promover un aumento del empleo de este material integrado con hormigón armado y/o madera en concursos de proyectos habitacionales, que saquen partido a las ventajas, conocidas de estos materiales, en diseño y costos competitivos.

En tanto, en el área de edificación en altura, la industria tiene el desafío de masificar el uso de este material. Pero, ¿qué hace falta para el logro de esto? Como sabemos, la definición de la materialidad estructural depende de los costos finales de mercado. En la construcción con acero, inciden los sistemas de protección al fuego y el nivel técnico que precisa de mano de obra calificada, que es escasa y cara.

En este contexto, se podrían iniciar acciones de capacitación, por ejemplo, en formación de maestros soldadores, como hizo la CAP en sus inicios. Esto comenzaría por reportar beneficios en mejor calidad del uso “doméstico” de la construcción. Por otro lado, se podrían patrocinar ciertos concursos públicos en obras habitacionales de altura media, promoviendo sistemas constructivos competitivos, como puede ser el caso del Sistema H.A.P.E., aportando de este modo gran parte de sus ventajas (rapidez, precisión y calidad constructiva, entre otras).


Ámbito normativo

Los entendidos en este ámbito reconocen que faltan etapas de mayor desarrollo, lo que se suma el hecho de que la sola aceleración de avances y obsolescencias tecnológicas demanda actualización de carácter permanente. Entonces, es preciso establecer procedimientos de actualización de normas y de carácter permanente, y por esta vía, revisar y/o afinar, con mayor regularidad, el ámbito normativo. En una primera instancia debiera revisarse en su globalidad, incluyendo el ámbito jurídico en lo que respecta a las responsabilidades penales de la validez de las normas. Tal vez, en la revisión sea conveniente poner el acento en aspectos prescriptivos referidos a la práctica constructiva, junto con extender las normas a la vida útil de los edificios, indistintamente de sus materiales constructivos estructurales. También se pueden tratar asuntos más específicos de algunas áreas, por ejemplo, todo aquello tendiente al aseguramiento de la reposición en obra de productos importantes para la seguridad de las personas, como aquellos correspondientes a sistemas pasivos de protección al fuego.


Fuente: Alexis Cortés Sanhueza, arquitecto y académico de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Central de Chile. Profesor de la asignatura Edificación VII Acero, en esta misma universidad.
Junio 2017
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
CLIMATIZACIÓN: Un mercado centrado en mejorar la calidad de vida
AISLACIÓN TÉRMICA Y ACÚSTICA: Aportando al buen vivir
VENTANAS Y HERRAJES: Los desafíos de un mercado altamente competitivo
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.