Martes 25 de Enero de 2022       •      Dólar= $806,30      •      UF=$31.164,55       •      UTM=$54.442

INCENDIOS FORESTALES
Un nuevo desafío de reconstrucción

La compleja situación habitacional generada tras los incendios forestales que afectaron a parte del país, se ha abordado con viviendas de emergencia proporcionadas por el Ministerio del Interior, tras lo cual le corresponde al Minvu la entrega de subsidios para la reconstrucción de las viviendas afectadas.

Tras los incendios forestales que afectaron a las regiones VI, VI y VIII, la reconstrucción está en marcha por parte del Ministerio de Vivienda y Urbanismo en lo que a viviendas se refiere, junto con la ayuda de diversos actores del sector público y privado, como la Cámara Chilena de la Construcción y el MOP, entre otras entidades.

Según los expertos consultados, una vez más Chile fue puesto a prueba por la naturaleza, dejando claro que el país no cuenta con una política preventiva para este tipo de desastres. “Si bien en Chile hay una cultura de la reconstrucción, un país organizado desde el punto de vista de las instituciones y de canalizar la ayuda, aún queda la gran tarea de la prevención”, señala Juan Sabbagh, Director de la Asociación de Oficinas de Arquitectos de Chile (AOA).

En plenas tareas de retiro de escombros y definición de los catastros técnicos, se vislumbran los requerimientos que tendrán las nuevas viviendas. “Cumplirán con los estándares vigentes de aislación acústica, térmica y resistencia al fuego. Los subsidios consideran regularizar las soluciones sanitarias, para lo cual se trabaja con la red de contratistas que actualmente opera en las regiones, y que conoce los procesos y estándares de la vivienda social rural. Considerando que muchas de las viviendas siniestradas eran precarias antes del incendio, un principio de todos los procesos de reconstrucción ha sido no solo reponer lo que había, sino reconstruir mejor”, comenta a Revista EMB Construcción el Subsecretario de Vivienda y Urbanismo, Iván Leonhardt.


Catastro técnico y retiro de escombros

El subsecretario señala que las particularidades de cada vivienda están definidas por su gente, entorno e historia en el lugar. “Hemos detectado muchos adultos mayores y familias dedicadas a pequeñas actividades económicas vinculadas al mundo rural. Por tal efecto, el Minvu ha dispuesto de manera inmediata subsidios para reparar viviendas mediante el sistema Banco de Materiales”.

Para la reposición de viviendas en sitios rurales dispersos de las tres regiones, el ministerio cuenta con una red de pequeños contratistas que desarrollan proyectos y construyen viviendas. “Todo este proceso está debidamente acompañado por el trabajo de las oficinas de Serviu que se encuentran en cada región o zona afectada”, detalla el subsecretario. Una situación distinta es lo sucedido en Maule. Junto a la reposición de sus servicios básicos (escuela, jardín infantil, posta de salud, Bomberos) se está trabajando en la urbanización y regularización de la propiedad, tareas necesarias para reconstruir Los Aromos, Santa Olga y Altos de Morán.

En terreno, los diversos actores se han encontrado con casos opuestos. Mientras en algunos sectores el fuego arrasó con pueblos completos como Santa Olga, en otros dejó en pie las instalaciones y servicios, también se registran casos de casas aisladas que se quemaron, o bien moradores que no contaban con títulos de dominio de sus propiedades, por lo que el catastro que está llevando a cabo el Minvu será exhaustivo en analizar caso a caso.

Tras el retiro de escombros de las zonas afectadas, en el caso del sector rural de las tres regiones, las familias están en proceso de acreditar disponibilidad de terreno, el que puede ser propio y/o contar con autorización especial del propietario.

Para Pablo Álvarez, Gerente de Vivienda de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), desde el punto de vista técnico, el incendio -al igual que el tsunami- arrasó con todo, “por lo que la reconstrucción no difiere mucho. Lo importante es definir cómo se va a construir. Una zona de tsunami tiene características importantes como zona de riesgo para efectos de reconstrucción, pero difiere de la zona forestal, donde se deben tomar otro tipo de resguardos como son las distancias con los bosques, por ejemplo. Para un tsunami los bosques son una buena alternativa de disipación. En el caso de los incendios forestales la reconstrucción deberá ser planificada de manera de evitar que las casas queden tan expuestas y construidas bajo el bosque o a pocos metros de ellos. Por eso será tan importante la planificación urbana”.

Para el caso de Santa Olga, Los Aromos y Altos de Morán en Constitución, el retiro de escombros “se ha realizado con un gran aporte del sector privado. Se ha recopilado toda la información de las propiedades, las que contaban con regularización y las que no la tienen. También se ha efectuado un nuevo levantamiento topográfico el que ayudará a definir los deslindes originales”, detalla Leonhardt.

La ayuda brindada por la CChC y delegaciones ha sido fundamental para los trabajos iniciales. En un esfuerzo conjunto entre el Ministerio de Vivienda, junto a Desafío Levantemos Chile, y el apoyo de la Cámara Regional de Talca, “trabajamos específicamente en la localidad de Santa Olga, y otras zonas cercanas, en las labores de despeje de las vías, extracción de escombros con maquinaria pesada y, en general, todo lo que permitiera iniciar los trabajos de reconstrucción”, comenta Pablo Álvarez. Paralelamente, la entidad gremial colaboró en el combate de los incendios aportando con maquinaria para realizar cortafuegos que intentaran limitar el avance de las llamas en las zonas siniestradas. De hecho, y según cifras del Ministerio de Obras Públicas (MOP), se han cavado más 450 kilómetros en las regiones más afectadas por los incendios. Son alrededor de 1.400 viviendas las que deben reconstruirse en Santa Olga y unas pocas de carácter más rural, como casas aisladas o grupos de cinco viviendas. En este sentido, “logísticamente no difiere su estructura de otras obras de construcción pero es fundamental que el Gobierno ponga a disposición los terrenos para poder abocarse a la construcción de las viviendas, sin eso no se puede partir”, prosigue el representante de la CChC.

Como lo reafirma Juan Sabbagh, “los desafíos constructivos son los mismos de una vivienda nueva. Lo que hace la diferencia son las situaciones urbanas a propósito de los desastres. Las diferencias están en el tipo del pueblo que se construye y las relaciones con su fuente laboral y de comunidad”.


Planificación

Pero los expertos coinciden en que la reconstrucción tiene que ir de la mano con la planificación. “Ha habido un cambio de visión del gobierno; hoy en día hay una conciencia de calidad, donde la gente está pidiendo otros estándares. También destaca el sentido de preservar los valores de comunidad que tenían estos lugares. Como AOA, desde el Minvu nos pidieron colaborar con diseños para las viviendas definitivas, a las que se podrán acceder a través del subsidio que entrega el Ministerio. Como AOA estamos en eso, definiendo los diseños junto con colocar toda nuestra asistencia técnica para las familias, esto ya sea una persona hasta grupos organizados, junto con soluciones para la gente que vive en zonas de riesgo más aisladas”, comenta el arquitecto Juan Sabbagh.

En el caso de las viviendas rurales, siempre y cuando los terrenos estén emplazados en zonas seguras, se respetará la ubicación original. “La primera voluntad es dejar a la gente donde está. No obstante el catastro dirá dónde se puede construir y dónde no, ya que había construcciones en zonas de remoción en masa o áreas peligrosas”, comenta el arquitecto.

Para el sector Santa Olga, Los Aromos y Altos de Morán, la gran mayoría de los terrenos está bien emplazado y cuenta con acceso a servicios, los tienen o los tendrán con los nuevos proyectos. Sin embargo, hay un grupo de viviendas que previamente estaba emplazada sobre un sector destinado a área verde, en la faja de protección fiscal de la carretera y/o en borde de cerro con riesgo de derrumbe. Estas viviendas serán emplazadas en un nuevo proyecto a construir en un terreno vecino. Todo ello, en el marco del mejoramiento general de la localidad que considera la reposición de la red de servicios, su urbanización y conectividad.

Desde el Minvu adelantan que las viviendas serán construidas cumpliendo las exigencias normativas definidas en la Ley General de Urbanismo y Construcción. En cuanto al distanciamiento de la actividad forestal, esto será materia de modificación normativa.


Trabajos de excavación y movimiento de tierra

En el marco de los trabajos de reconstrucción, la excavación y movimiento de tierra son faenas fundamentales, a la hora de retirar escombros y despejar terrenos, entre otras actividades. En este contexto, el uso de maquinaria y equipos, tales como excavadoras, retroexcavadoras, minicargadores y cargadores frontales, entre otros, es de vital importancia.
Abril 2017
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
CLIMATIZACIÓN: Un mercado centrado en mejorar la calidad de vida
AISLACIÓN TÉRMICA Y ACÚSTICA: Aportando al buen vivir
VENTANAS Y HERRAJES: Los desafíos de un mercado altamente competitivo
Contáctenos
Dirección: José Manuel Infante 919,
Providencia, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.