Lunes 17 de Enero de 2022       •      Dólar= $822,69      •      UF=$31.100,54       •      UTM=$54.442

Videovigilancia en el mercado de la Construcción

A medida que sus costos han disminuido, las plataformas de videovigilancia se han transformado en una característica muy recurrente en los proyectos que se están desarrollando. En este artículo, revisamos algunos criterios a tomar en cuenta para una correcta implementación en el inmueble que está construyendo.

Dada la sensación del aumento de la delincuencia que afecta a algunas comunas del país, cada vez más proyectos inmobiliarios, tanto residenciales como comerciales, industriales y de servicios, incluyen una plataforma de videovigilancia, por lo que arquitectos y proyectistas deben considerar estas instalaciones en sus proyectos para evitar conflictos posteriores, que pueden tener resultados indeseables, ya sea estéticos o funcionales. Tradicionalmente, la videovigilancia ha estado asociada a los sistemas de Circuito Cerrado de Televisión (CCTV), pero en los últimos años la tecnología IP ha permitido optimizar este segmento con nuevas soluciones y beneficios para el usuario final, permitiendo, por ejemplo, la supervisión remota de las imágenes y audio.

De modo esquemático, un sistema de videovigilancia IP consiste en cámaras de video (que capta las imágenes) y un grabador digital de video (que las graba en un disco duro y ofrece generalmente funcionalidades de gestión para el sistema), conectados por medio de una red IP (cableada o inalámbrica). Existen diversas opciones de kits, y su implementación depende de las necesidades de cada proyecto.

En este sentido, al diseñar el proyecto, se recomienda tener en cuenta la instalación de los distintos elementos de la plataforma, es decir, cámaras, cableado y equipos activos (switches, router y otros). En otras palabras, no solo se debe planificar el posicionamiento óptimo de las cámaras, sino también tomar en cuenta los espacios requeridos para la instalación del cableado y del equipamiento necesario para el funcionamiento del sistema.


Posicionamiento de las cámaras

Existen estándares que regulan la instalación de los elementos activos y pasivos de las redes IP, por lo que nos concentraremos en discutir el posicionamiento de las cámaras de videovigilancia, las que deben estar instaladas en áreas críticas para capturar imágenes de video relevantes.

En este sentido, hay dos principios básicos para su posicionamiento:

1. Usar lugares donde se produzcan “cuellos de botella”, es decir, áreas que personas o vehículos deben pasar para entrar a un área determinada. Por ejemplo, pasillos, entradas de vehículos, puertas de acceso, entre otras. Colocar cámaras en estos puntos es una forma costo-eficiente para registrar las personas que han entrado a un inmueble.

2. Cubrir los “activos”, objetos o espacios que requieren seguridad, como cajas fuertes y bodegas. Asimismo, se debe considerar áreas donde ocurre actividad importante, como las cajas registradoras en un supermercado, o lobbies en un hotel. En este sentido, la definición de “activo” debe ser discutida con el usuario final del inmueble.


Funcionalidades de las cámaras

Fijas y PTZ: Las cámaras pueden ser fijas (apuntar en una sola dirección), o modelos PTZ, que pueden girar hacia la izquierda o la derecha (lo que se conoce como “panning”, en inglés), hacia arriba o abajo (tilting), y acercar o alejar la imagen (zooming). Por lo general, las cámaras usadas en vigilancia son fijas, mientras que las PTZ se usan para cubrir campos de visión más amplios, y se recomiendan en aplicaciones donde una persona usará diariamente la cámara de modo activo.

Color, Infrarrojos y Térmicas: En términos de precios, la diferencia entre una cámara a color y una monocromática es trivial, por lo que siempre se debería elegir las primeras. Sin embargo, las infrarrojas y térmicas pueden producir videos en blanco y negro cuando la iluminación es muy débil (por ejemplo, de noche).

Resolución: En pocas palabras, este concepto se refiere a la cantidad de detalles que puede obtener y transmitir la cámara. Antes, en los tiempos de CCTV, la resolución de las cámaras se medía en líneas de TV, pero con la digitalización, llegaron las resoluciones Megapixel (con más de 1 millón de pixeles en el sensor) y HD (Alta Definición), la que puede ser 720p o 1080p. En la actualidad, algunos fabricantes están lanzando cámaras con capacidades de capturar videos en 4k.

Cableado v/s Wireless: El video puede ser enviado a través de cables o de manera inalámbrica. La mayoría de las instalaciones de videovigilancia lo hacen a través de redes de cableado estructurado, pues es generalmente la forma más barata y confiable para la transmisión de video. Sin embargo, las tecnologías inalámbricas (como el Wi-Fi) pueden ser una opción atractiva en aplicaciones en las que la instalación de cables puede representar un costo prohibitivo, como estacionamientos, cercas o edificios remotos.

Octubre 2016
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
CLIMATIZACIÓN: Un mercado centrado en mejorar la calidad de vida
AISLACIÓN TÉRMICA Y ACÚSTICA: Aportando al buen vivir
VENTANAS Y HERRAJES: Los desafíos de un mercado altamente competitivo
Contáctenos
Dirección: José Manuel Infante 919,
Providencia, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.