Miércoles 11 de Diciembre de 2019       •      Dólar= $777,52      •      UF=$       •      UTM=$49.623

ACCESOS PARQUE METROPOLITANO DE SANTIAGO
Diseño lumínico coherente con la naturaleza

Tres de los accesos principales al Parque Metropolitano, Pío Nono, Pedro de Valdivia y La Pirámide, presentan un rasgo muy importante en su presencia urbana: mantienen una imagen volumétrica armónica entre ellos.

Los tres accesos son similares en sus formas arquitectónicas y en su funcionalidad, lo cual los hace claramente identificables desde la ciudad y desde el propio Parque.

Es clara la presencia de láminas compuestas por vigas de madera que los enmarcan de lado a lado. Estas vigas van cambiando de sección, con ángulos y quiebres en proporción rítmica, lo cual proporciona cierto movimiento, que se puede comparar al que produce una brisa en la copa de los árboles. En esta imagen se basa el diseño de la luz destinada a ser encendida durante la noche. Considera proyectores herméticos embutidos en el suelo, con un haz abierto y con un protector visual, iluminando esta gran cubierta. Con el propósito de cubrir lo más homogéneamente posible toda la gran lámina, en el lugar donde se encuentran las casetas de control se ubicaron líneas de luz en la techumbre de cada una de ellas, y de ese modo rellenar los espacios que no se alcanzaban a cubrir desde el suelo. Siempre la intención es ocultar los equipos de iluminación y que sean los mismos elementos de la arquitectura los que sostuvieran la luz.

El conjunto del ingreso incorpora un tótem con el nombre del parque, definido por un elemento vertical metálico que tiene un proyector por ambos lados, embutido en el piso. Así, en la noche, convierte a este elemento en una línea encendida de luz.

Toda esta volumetría en cada uno de los accesos, conforman plazas que van siguiendo la topografía del lugar. Cada una tiene diferencias de acuerdo a la llegada de la ladera del cerro, pero el criterio de diseño arquitectónico y de luz es el mismo para los tres accesos.


Pío Nono

La plaza Pío Nono es la más grande y la que tiene el mayor programa, por ser el acceso principal al Zoológico. Aquí se encuentran el funicular, una feria artesanal y quioscos, además de variados senderos peatonales que confluyen a la plaza.

Para este espacio se privilegió la idea de eliminar postes y objetos de luz protagónicos, dejando la jerarquía visual en el castillo del Funicular, con sus muros de piedra encendidos desde el piso con proyectores embutidos en el suelo, que proporcionan una iluminación rasante, lo cual permite subrayar la textura y relieves que tiene la piedra.

Los árboles se transforman en las principales fuentes de luz. En su contorno van equipos embutidos en el suelo con haluro metálico de 70W en 360 grados, lo cual permite iluminar toda la copa. En el pavimento de la plaza, en los adoquines, van puntos de led que enmarcan las tazas de la vegetación, haciendo grata la visión del peatón cuando baja del cerro, pues ve en el suelo el espejo de un cielo estrellado. Luego, en los senderos de la ladera van guías de luz, en un bolar oculto en los jardines. Este enciende la vegetación y acompaña al visitante a tramos rítmicos de iluminación. Todo esto remata visualmente en la pileta de agua, que se enciende con equipos sumergibles. La luz emerge desde el agua y se refracta en la superficie, que el visitante apreciará desde la cima.


Pedro de Valdivia

En el área de Pedro de Valdivia, la plaza da acceso a los paseos del Parque Metropolitano. En ella se conforma un lugar para los ciclistas, que hacen uso permanente y masivo. En esta plaza se encendieron los árboles con proyectores en el suelo y se marcó un cielo estrellado para la imagen visual desde el cerro. También se incorporó un pequeño muro de contención que enmarca el acceso con un pequeño resplandor desde el suelo, con una línea de led embutida. Esto le da una amplitud visual hacia la ciudad.


La Pirámide

En La Pirámide se definieron dos grandes paseos de penetración. Uno va directo al cerro y el otro se extiende como un mirador a la ciudad. En ambos casos se dejaron arranques eléctricos para una futura implementación.


Formas de uso

Para un uso racional y eficaz de la iluminación, todos los circuitos podrán ser controlados y programados de diferentes formas, permitiendo distintas alternativas de escenas durante la noche, de acuerdo con las decisiones sobre el uso que tomen las autoridades del Parque. Por ejemplo, mantener el encendido completo en las horas de mayor uso público. Luego apagar los árboles, en seguida el suelo estrellado y dejando solo la gran cubierta encendida, primero en forma completa y luego solamente las techumbres. Esto puede variar en horarios de invierno y de verano, para programar mejor el impacto visual de acuerdo a cada época del año.


Fuentes. Diseño de Luz: Paulina Sir, arquitecto / Gaspar Arenas, diseñador industrial; José Domingo Peñafiel Arquitectos; Pedro Mutis en fotografías.
Abril 2016
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
CLIMATIZACIÓN: Un mercado centrado en mejorar la calidad de vida
AISLACIÓN TÉRMICA Y ACÚSTICA: Aportando al buen vivir
VENTANAS Y HERRAJES: Los desafíos de un mercado altamente competitivo
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.