Jueves 21 de Noviembre de 2019       •      Dólar= $799,89      •      UF=$28.154,94       •      UTM=$49.229

Avances y desafíos en Protección contra Incendios

Cuando se trata de resguardar la integridad de las personas y del equipamiento e infraestructura de un recinto ante eventuales incendios, contar con sistemas de protección contra estos siniestros resulta fundamental.

Idealmente, para lograr una efectiva seguridad contra incendios, las edificaciones deberían contemplar este tema desde la etapa de diseño del proyecto constructivo, cumpliendo los requisitos establecidos en la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones, OGUC. Esta establece que el diseño de edificios debe facilitar el salvamento de los ocupantes en caso de incendio; reducir al mínimo el riesgo de este tipo de siniestro; evitar la propagación del fuego, tanto al resto del edificio como desde uno a otro; y facilitar la extinción de incendios.


Protección pasiva y activa

Un diseño adecuado de protección contra el fuego incluye dos sistemas de protección: pasiva y activa.

Andrés Santis, IDIEM.
Rodrigo Aravena, DICTUC.
Miguel Ángel Pérez, IDIEM.
Sergio Albornoz, Bomberos.

La protección pasiva se relaciona con el diseño de arquitectura y el diseño estructural de la construcción, estableciendo condiciones de seguridad para vías de evacuación y para la compartimentación de recintos, velando primero por la seguridad de las personas. La protección pasiva corresponde a los materiales y elementos constructivos que permiten entregar

algún nivel de seguridad y de retardo de la propagación del incendio. Este sistema opera una vez que el incendio ya se ha declarado.

De acuerdo a Andrés Santis A., Jefe Laboratorio de Incendios de IDIEM, “acá es posible encontrar soluciones de compartimentación de recintos, tales como puertas, ventanas, muros, losas, techumbres, y sistemas de protección tipo recubrimientos para retardar el calentamiento en elementos estructurales, como pinturas, morteros, placas o mantas de fibra”.

Por su parte, Rodrigo Aravena, Gerente Unidad Ingeniería en Protección contra el Fuego de DICTUC Construcción, explica que “la protección activa tiene que ver con sistemas de activación automática de detección, alarma y extinción, de los cuales se espera que reaccionen en las etapas más tempranas del incendio”.


Implementación y realidad local

Es muy importante que los sistemas de protección pasiva y activa sean implementados de la manera correcta para que tengan un funcionamiento eficiente. Miguel Ángel Pérez, Experto Técnico de la Sección de Ingeniería contra Incendios de IDIEM, precisa que “lo principal es garantizar desde el diseño arquitectónico la evacuación de las personas y luego considerar sistemas redundantes en línea con la estrategia general contra incendios establecida, como iluminación de emergencia, sistemas de detección y alarma, rociadores automáticos, escaleras protegidas con barreras resistentes al fuego y protección estructural, entre otros”.

En tanto, Sergio Albornoz, Jefe de Desarrollo Técnico de Bomberos, acota que si estos sistemas de protección son aplicados de modo deficiente, pueden brindar una falsa sensación de seguridad.

Sobre la realidad que se observa en este tema, el especialista indica que en el caso de la protección pasiva, esta es poco aplicada y que, luego de entregado un edificio, puede verse modificada por trabajos internos. En cuanto a la protección activa, enfatiza que es necesario que se utilicen productos de calidad y confiables, con una instalación y mantenimiento en el tiempo adecuados, para que los equipos no fallen en el momento en que sean requeridos.

Cabe señalar que los recintos industriales en Chile tienden a presentar tasas de incendios menores que las viviendas, lo que, generalmente, responde a un mayor nivel de control y a que el personal posee un mayor conocimiento de las instalaciones y es capaz de detectar un incendio de manera temprana.


Desafíos

En términos generales, la reglamentación contra incendios está dispersa y proviene de múltiples instituciones y organismos. Asimismo, diversos especialistas plantean que es necesario actualizar varias regulaciones. Por todo ello, existe la necesidad de mejorar el cuerpo normativo existente, por ejemplo, en lo referente a sistemas de detección, alarma y extinción, entre otros ámbitos.

Adicionalmente, se requiere una adecuada fiscalización de los sistemas de protección implementados, como de su mantenimiento, el cual debería estar a cargo de empresas especializadas. Otros desafíos son potenciar la educación sobre el tema, de manera que exista una comunidad informada, que exija construcciones protegidas; y fortalecer, además, el conocimiento de profesionales, técnicos y constructores en este tema.

Diciembre 2015
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
CLIMATIZACIÓN: Un mercado centrado en mejorar la calidad de vida
AISLACIÓN TÉRMICA Y ACÚSTICA: Aportando al buen vivir
VENTANAS Y HERRAJES: Los desafíos de un mercado altamente competitivo
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.