Sábado 20 de Julio de 2019       •      Dólar= $685,79      •      UF=$27.953,42       •      UTM=$49.033

Patrimonios olvidados de la ciudad patrimonial
Por Pedro Serrano Rodríguez, académico Departamento Arquitectura, Universidad Técnica Federico Santa María.
Es importante dar una opinión sobre las formas en cómo se desarrollan la ciudades. Valparaíso es un ejemplo digno de analizar, donde los habitantes de sus cerros levantan sus viviendas conquistando pendientes y buscando el mar y el sol.
Pedro Serrano Rodríguez.

Valparaíso es una ciudad nueva; 500 años es nada comparado con la edad de las pirámides, del coliseo romano, de la ciudad de Granada, del palacio imperial en Beijing o de la Acrópolis en Atenas. Llega un crucero con cuatro mil turistas y se bajan unos quinientos que se van para Viña del Mar y Olmué y unas decenas de despistados que son asaltados rápidamente y pierden sus cámaras en algún cerro del "circuito patrimonial de Valparaíso". He acompañado a algunos y noto que toman muchas fotos de los perros vagos, los montones de basura y las hectáreas de rayados, murales y grafitis que cubren las calles de la ciudad. Pero fotos de la supuesta área patrimonial como tal, ninguna. Con suerte se incluye algún ascensor.

Ciudad asombrosa

Lo que sí causa impresión en el visitante, saca exclamaciones de asombro y gatilla las máquinas fotográficas, es la increíble audacia, creatividad estructural y material con que los habitantes de los cerros porteños conquistan las pendientes casi imposibles, con racimos de casas creando y recreando un proyecto arquitectónico y una ciudad elevada; sin arquitectos, ni ingenieros, ni urbanistas, ni consultores de ninguna clase. Los habitantes han creado una de las ciudades más asombrosas del mundo con sus manos, conquistando las pendientes y mesetas con una abigarrada masa de habitáculos, calles nunca planificadas, contrafuertes inadmisibles, con colores y estilos fuera de norma y sin manuales.

Lo que sí respetan estos habitantes constructores y arquitectos descalzos -como alguien los nombrara-, es el sagrado derecho a la vista y al sol, un derecho connatural a ese estilo de crecimiento tan -digámoslo así- patrimonial. Derecho agredido y amenazado por las inmobiliarias devotas del libre mercado, que levantan edificios masivos, ensombreciendo y enfriando manzanas de viviendas y al final personas a sus espaldas y -por supuesto-, negando la vista y el sol que los antiguos habitantes buscaron al instalarse allí.

Menciono lo que, como observador común y corriente, destaco como elementos o conceptos patrimoniales propios de Valparaíso, que no están anotados en ningún documento de la UNESCO. Uno es el derecho no sancionado a la vista y al sol, que ha estado allí desde antes de que la ciudad naciera hace casi 500 años. Durante el siglo XIX el plan se saturó y la gente -en pleno auge comercial de Valparaíso- se tomó los cerros, igual como se los sigue tomado ahora.

De esa manera hubo algo de pionero y precursor en las famosas actitudes -tan de moda y dudosamente enfocadas hoy en día- de la creatividad, de la innovación y del emprendimiento; las personas, la gente, creó, innovó y emprendió con esa particular forma de ganarse el territorio, con estructuras y empeños inverosímiles, naciendo así lo que para mí es lo verdaderamente patrimonial de Valparaíso: su forma de hacer arquitectura y urbanismo sin profesionales, formas arraigadas y heredadas por generaciones de habitantes en la cultura de sus mujeres y hombres.

Cultura que -por ejemplo- habiendo sido arrasados sus cerros por el incendio más colosal en su historia como ciudad, los han re-construido y re-ocupado en menos de un semestre, con sus manos; contra viento y marea, normas y permisos formales. Allí hay otra actitud de los porteños: la ciudad dinámica la hacen sus habitantes; esa es la cultura patrimonial, tan patrimonial, que será gracias a ella que Valparaíso pasará al siglo XXII y -con seguridad- a muchos más en el futuro.

Enero 2015
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
MERCADO DE PISOS INDUSTRIALES: La unión que hace la fuerza
MERCADO DE IMPERMEABILIZACIÓN Y TUNELERÍA: Alta competitividad, bajos precios, innovación para crecer
CALEFACCIÓN EFICIENTE: Cambio de paradigma
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.