Inicio
Facebook
Twitter
Miércoles 22 de Noviembre de 2017         •         Dólar= $635,10         •         UF=$26.688,51         •         UTM=$46.692

Corrosión: Un serio problema que puede ser evitable

La corrosión es un proceso natural y espontáneo, mediante el cual los metales buscan su forma más estable o de menor energía, vale decir, buscan transformarse en un óxido. Este proceso afecta a todos los metales y está presente en la naturaleza desde que el planeta existe.
Corrosión en perfil metálico, que tiene una avanzada corrosión uniforme. (Foto aportada por los profesionales de DICTUC, Alberto Ferreira y Sebastián Córdoba).

En el mundo moderno, la corrosión de los metales constituye una de las pérdidas económicas de mayor envergadura, pudiendo generar grandes desastres y deterioro del ambiente.

El proceso de corrosión también se puede observar en la degradación de los artículos domésticos, en carrocería de vehículos motorizadosy en un sinfín de artículos metálicos que están presentes en la vida cotidiana. Sin embargo, hay que tener presente que no siempre que se presenta oxidación de un metal existe corrosión. En el caso del aluminio, zinc y magnesio entre otros metales, el óxido que se forma superficialmente es resistente e impide que el resto del material continúe el proceso de corrosión.


Clasificación del proceso de corrosión

En general, se considera que el proceso de corrosión se clasifica según la forma y el medio. Con respecto a la forma, puede clasificarse en uniforme o localizada y según el medio, en químico, también llamada corrosión seca, y electroquímico o corrosión húmeda. La corrosión uniforme se presenta cuando el material no exhibe diferencias en su microestructura y el ambiente en el cual está inmerso tiene una composición uniforme. Esta corrosión se extiende sobre toda la superficie y el daño que produce en el elemento es previsible. Este tipo de corrosión es menos dañina que la corrosión localizada.

En la literatura técnica, existen datos de velocidad de corrosión uniforme para distintos materiales en diversos medios, por tal motivo una adecuada protección del material, tales como protección catódica, cubiertas protectoras o inhibidores, puede minimizar el problema de corrosión uniforme.

Con relación a la corrosión localizada, los factores que la provocan son, entre otros, el esfuerzo concentrado, erosión, cavitación, celdas de concentración, celdas galvánicas y presencia de microorganismos.

Caso extremo de corrosión de armadura inferior de losa cielo, con un avanzado deterioro y pérdida de sección. (Foto aportada por los profesionales de DICTUC, Mario Olivares y Lilian Berríos).

En general, una buena y periódica mantención de los perfiles de una estructura metálica, así como una protección adecuada de estos, puede retardar el inicio de la corrosión en las estructuras por un tiempo prolongado. Del mismo modo, la buena y adecuada protección de oleoductos o elementos críticos de la minería podría inclusive inhibir el proceso de corrosión en el elemento principal.


Corrosión en estructuras de hormigón armado

Las estructuras de hormigón armado no están libres del proceso de corrosión. Desde este punto de vista, el problema de corrosión de la armadura está siendo cada día más estudiado y analizado por los expertos, dado que actualmente hay un sinnúmero de estructuras de hormigón armado que presentan deterioro debido a la corrosión de la armadura. Cuando esta entra en el proceso de corrosión genera desprendimiento de la interfase entre el metal y el hormigón y en caso extremo de corrosión, se producen cambios volumétricos con agrietamiento y desprendimiento de la superficie del hormigón, dejando la armadura a la vista.

Para evitar la corrosión de la armadura en el hormigón armado se debe procurar que el hormigón de recubrimiento sea impermeable a los agentes agresivos, lo que se logra mediante la buena calidad del hormigón, el espesor adecuado, el tipo de moldaje, los procesos de colocación y el curado del hormigón, proceso que se hace indispensable para evitar la formación de fisuras por retracción plástica. Para evaluar la calidad del hormigón de recubrimiento existen ensayos no destructivos que se realizan sobre la superficie y permiten determinar parámetros relacionados con la durabilidad del elemento.

Armadura inferior de una viga de hormigón armado con corrosión, pero sin pérdida de sección de la armadura. (Foto aportada por los profesionales de DICTUC, Alberto Ferreira y Lilian Berríos).

Respecto de las fisuras en el hormigón, el Manual de Inspección de Estructuras Dañadas por Corrosión de Armadura, perteneciente al Programa de Corrosión de Armaduras indica que las normativas de los diferentes países contemplan un ancho máximo admisible de las fisuras de la superficie en 0,3-0,4 mm para ambientes no agresivos y en 0,1 mm en ambientes agresivos. Sin embargo, este mismo documento indica que variados estudios han demostrado que no existen diferencias significativas en el comportamiento de las fisuras siempre que estas tengan anchos inferiores a 0,4 mm, ya que estas fisuras se obturan con los propios productos de la corrosión y no suponen una variación significativa en términos de la vida útil de la estructura. Es importante destacar que este documento establece que factores como la relación recubrimiento/ diámetro de la armadura y calidad del recubrimiento, han resultado decisivos en estudios relacionados con la vida útil de la estructura.

Asimismo, el documento denominado Durar, Manual de Inspección, Evaluación y Diagnóstico de Corrosión en Estructuras de Hormigón Armado, perteneciente al Programa Iberoamericano de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo indica que los códigos suelen limitar el ancho de fisuras a valores entre 0,1 y 0,4 mm y se establece que la abertura máxima de fisuras se limita, entre otras exigencias, por la durabilidad de la estructura. Este documento también propone acotar al valor de 0,4 mm, la abertura máxima de fisuras para estructuras de hormigón armado, por considerar que por debajo de este valor el riesgo de ataque no se incrementa. Igualmente, se limita indirectamente la abertura por recomendaciones constructivas: recubrimiento de la armadura, diámetros y espaciamiento entre barras y calidad del hormigón (W/C, adiciones).


Fuente: Lilian Berrios, Jefe de Sección Servicios Especiales Unidad Resmat del área DICTUC Construcción.
Diciembre 2014
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clww.ng.clwww.gerencia.clwww.embdinero.clwww.electroindustria.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
2 Editora Microbyte Ltda.