Sábado 21 de Septiembre de 2019       •      Dólar= $713,30      •      UF=$28.031,72       •      UTM=$49.033

57STUDIO
Los detalles como expresión arquitectónica

Los arquitectos Maurizio Angelini y Benjamín Oportot estudiaron juntos en la Universidad de Chile y en el año 2002 fundaron su propia oficina, cuyo nombre corresponde a la dirección de su primer taller. A lo largo de su carrera han conseguido reconocimiento a nivel local e internacional y sus obras han sido premiadas en distintos certámenes.

sik1.jpg (9263 bytes)

Para esta dupla de arquitectos, su diferenciación fundamental en el plano profesional pasa básicamente por la preocupación en los detalles. Como explica Benjamín Oportot, “la manera de abordar un proyecto desde el punto de vista técnico implica llegar al fondo del problema constructivo”. El objetivo es preocuparse hasta de los detalles más mínimos de una obra. “Por ejemplo, puede haber una propuesta arquitectónica muy novedosa, pero a nosotros también nos preocupan los muebles o cómo se relaciona la persona con lo doméstico; no tenemos un grado de jerarquización de prioridades en un proyecto que nos lleve a elegir un elemento determinado por sobre otro”, añade Angelini.

Estos arquitectos no se ponen barreras en ese sentido; más bien las limitaciones pueden venir desde el cliente. Es así como su trabajo intenta maximizar la conexión entre la construcción y su entorno (natural o artificial) a través de una “expresión arquitectónica” que va más allá de sus propios límites físicos. Esas son, en parte, algunas de las razones por las cuales los han invitado a diferentes partes a exponer sus trabajos. “Además, esta singularidad también tiene que ver con el enfoque que le damos a las obras desde el punto de vista del oficio. Creemos que puede haber innovación cuando se rescata una forma de abordar los trabajos desde lo constructivo, sin resguardarse tanto en la abundancia de medios tecnológicos”, sostiene Angelini. Dedicación, oficio y preocupación por los detalles son elementos claves y diferenciadores. “El cómo hacer es la pregunta que nos planteamos generalmente al momento de diseñar algo; nos preocupamos más del cómo y no tanto del qué", agrega.


Una demanda poco arriesgada

57STUDIO está ubicado en la comuna de Vitacura, en un edificio hecho por y para arquitectos. La diferencia con su entorno (es un edificio muy “esbelto” que aprovecha al máximo el reducido espacio donde se encuentra) salta a la vista respecto a sus símiles tradicionales del barrio“.

Kübler House, Colina. Vivienda unifamiliar en que los espacios interiores se organizan en torno a un patio central.

“Da la impresión que la arquitectura contemporánea chilena presenta un menor grado de innovación en edificios residenciales respecto a los de oficinas”, asegura Angelini. “Puede ser por el hecho de que la gente es más tradicional con respecto al lugar en que quiere vivir y se da más licencias en su espacio de trabajo”, agrega. El solo hecho de colocar los pilares hacia la fachada o dejar el hormigón a la vista, tal como es el ejemplo del edificio donde trabajan, ya resulta ser algo que rompe el esquema. “No es algo que sea muy novedoso, pero aquel que lo hace termina siendo más atrevido”, aclara Angelini.

En parte, esa ha sido una de las razones que ha llevado a estos profesionales a dedicarse preferentemente al desarrollo de proyectos de viviendas unifamiliares. Otro motivo es el mayor grado de dedicación que pueden darle. “En una oficina, el proyecto es más mecánico y está más esquematizado”, comenta Angelini.

Por otra parte, aseguran que existe mucha gente que, pese a contar con los recursos económicos suficientes, deciden optar por una vivienda tipo, ubicada en un condominio, en vez de construirse una casa a su entero gusto. “En eso no hay nada malo. Muchos no tienen tiempo o ganas; simplemente les parece más práctico”, explica Angelini.

Además, agrega, “la construcción pasa por un período complejo, con escasez de mano de obra calificada, lo que indudablemente puede llegar a dificultar la concreción de una obra, especialmente cuando los proyectos son hechos a pedido”. Por su parte, la opinión de Oportot es tajante: “en Chile, finalmente, todos queremos lo mismo; somos poco arriesgados en materia arquitectónica".


En Montes House, el uso de la madera aporta calidez a los ambientes.

En LT House se aprecia el interés en los detalles como expresión de la arquitectura.

En Fray León House los espacios se organizan en una planta con forma de “H” y un segundo nivel sobre el ala central.

Tecnología y talento

Oportot y Angelini se autocalifican como muy “técnicos”, pero no por ello menos creativos. Esa libertad para desarrollar y pensar fue inculcada en gran medida por su gran maestro y “padre” arquitectónico Alberto Sartori, profesor de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Chile, quien los motivó a iniciar nuevas búsquedas y a respetar las grandes obras de la historia. “Me parece que hay cierto menosprecio por lo meramente técnico”, advierte Oportot. En ese sentido, la tecnología aparece como un complemento para la creatividad y el talento, pero "ninguna está por sobre la otra". “El oficio se puede aplicar de forma artesanal o acompañado de la mejor herramienta de modelamiento”. Según reconocen, sus obras siempre se distinguen por el uso de los colores y la combinación de los materiales. Respecto al tema del “sello personal”, ambos sostienen que siempre existe esta característica como parte inherente de esta profesión, ya que al igual que en el arte, el arquitecto siempre plasma cosas personales en sus obras. “No es algo que se busque, sino algo natural que forma parte de la arquitectura”, concluye Angelini.

Agosto 2014
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
AISLACIÓN TÉRMICA Y ACÚSTICA: Aportando al buen vivir
VENTANAS Y HERRAJES: Los desafíos de un mercado altamente competitivo
MERCADO DE PISOS INDUSTRIALES: La unión que hace la fuerza
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.